Atras


MATADORES POBLANOS… AGUSTÍN SÁNCHEZ, PARTE DOS.
Por: Jaime Silva Gutiérrez.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-02-24 05:14:19

Durante los años que vivió en Puebla, fueron sus compañeros de actuaciones novilleros destacados como Ángel García “El Chaval” padre, Rogelio de Pascual, Fabián López, Isaac González “Gitanillo de Puebla”, Luis Vargas y muchos más. En la península yucateca toreó al lado de muchos de los toreros, matadores y novilleros, de la capital y otros estados, destacados en el medio.

Entre otros como Palomo Linares, Víctor Pastor, Leonardo Manzano, Ricardo Balderas-recientemente fallecido- y muchos más, así como todos los yucatecos y los capitalinos residentes en Mérida: Manolo Soto, Salvador de la Cruz, Alejandro Montoya; Álvaro Cámara, Salvador Andrade “Pebo”, Víctor Díaz, Pepe Moreno, Alfonso Algaez, Reinaldo Kan, Alfonso Gamboa, Armando Domínguez, Eugenio Lima “El Tachuela”.

Otro de sus frecuentes alternantes fue Marcelo Cortés, que perdió un ojo por cornada y recibió otra en la femoral y que aún así continuó en la profesión; también Felipe Chiu, torero chino, que a pesar de su avanzada edad continuaba toreando allá por la década de los setenta del siglo pasado.

Su mejor tarde entre otras muy buenas que tuvo, para él fue en la feria de 1981 en Hunucma, Yuc., en que le tocó un toro muy bueno de la ganadería “La Palma”, de Fernando Palma y que antes fue “Orizaba” de la familia Palomeque, de Campeche, trasladada a Yucatán. A ese toro muy bonito y bravo, difícil por la bravura de tal manera que querían indultarlo, le hizo faena en los tres tercios, lo mató de estocada y le concedieron las orejas y lo sacaron en hombros.

Las orejas las conservan en un grupo taurino de Mérida. Otra faena que recordaba gratamente, fue la que le cuajó a un toro que lo toreó muy a gusto y consideraba que bien, hijo del toro “Gobernador” de la ganadería de don Jesús Cabrera, en una tienta de machos en Sinkehuel, a ese semental fue muy bravo y acudió varias veces al caballo y de muy buen estilo.

También aquella tarde en Tizimin cuando alternando con Ricardo Balderas toreó con éxito a un toro muy grande, siendo tal el entusiasmo que, como se dice “la plaza se venía abajo”, lo que afortunadamente no sucedió pues el coso, era de tres pisos; pero lo sacaron en hombros. Dicen que nadie es profeta en su tierra, y Agustín Sánchez Altamirano no lo fue en su madurez torera, pero sí dejó muy gratos recuerdos cuando ya apuntaba lo que podía llegar a ser durante sus actuaciones en Puebla.

Rectifico: su deceso fue el jueves 15 de este febrero.

y… ¡Suerte!

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino