Atras


FERIA DE INVIERNO EN VISTALEGRE, MADRID.
Por: Matador de Toros Mario Carrión.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-02-24 15:30:22

Durante el fin de semana del 17 y 18 de febrero en la plaza madrileña Palacio de Vistalegre se ha celebrado la Feria de Invierno, un corto ciclo que se inició el sábado 17 con una corrida de toros y se completó el domingo 18 con una novillada.

En la corrida de toros Curro Díaz, Daniel Luque y Emilio de Justo lidiaron un encierro de Victorino Martín. El festejo era un homenaje al ganadero Victorino Martín Andrés, y esta era la primera corrida que se lidiaba en Madrid desde su fallecimiento. Los seis toros lucieron divisa negra en señal de luto por el ganadero.

El público no respondió como se esperaba para ver lidiarse los famosos victorinos pues llenó algo más de la mitad del aforo de la plaza. Según la prensa cibernética hubo 6.222 espectadores.

Lo mejor de festejo estuvo a cargo de Curro Díaz, que le cortó una oreja al encastado cuarto astado y de Emilio de Justo que también puntuó al pasear un apéndice del bravo pero exigente tercer victorino, mientras que Daniel Luque se fue de vacío.

Emilio de Justo es un maduro diestro, que comenzó hoy su onceava temporada como matador de toros, y que desde su alternativa en el 2007 ha toreado poco, actuando más en Francia que en España, siempre enfrentándose a corridas de las consideradas duras, como la de esta tarde. El cacereño ha sido el primero en puntuar al desorejar al bravo, pero exigente astado, que salió al ruedo en tercer lugar. Emilio comenzó la faena por abajo pudiéndole al toro y, con valor, paciencia, mando y buenas maneras se impuso a las irregulares embestidas del complejo astado, para luego completarle una lucida faena que, al rematarla con una efectiva estocada, le puso la oreja en la mano. Con el toro que cerró la tarde, un animal con obvio peligro, estuvo muy decidido pero no tuvo opciones para redondearle faena, y al rematarlo con un estoconazo fue silenciado.

Curro Díaz le cortó la oreja al bravo y noble cuarto que embestía con nobleza y bravura. Fue el mejor victorino del encierro, El linarense le bordó una majestuosa faena, en la que el arte se conjugó con majestad y oficio. Curro hizo un toreo ligado, hondo, relajado, vertical, casi con desmayo, como si estuviera entrenando de salón. En su artístico hacer combinó las tandas de elegantes derechazos y naturales con inspirados adornos, sobresaliendo una serie de ajustadas trincherillas que provocaron los oles del público. Lástima que por cobrar una estocada caída, el premio se redujo a solo una oreja. Con el primer toro de la tarde, que estuvo escaso de fuerza y duró poco en el último tercio, tras brindar al cielo en memoria del fallecido ganadero, el maestro lo toreó con oficio y maestría para luego ejecutarle un ramillete de artísticos pases, pero sin poder redondear la faena. Al cobrar una certera estocada, hubo una petición de oreja y, al no concedérsele, el premio se redujo a saludar en el tercio.

Luque al segundo victorino, que embestía con codicia, con el capote lo recibió con unas muy buenas verónicas y también se lució en el quite. Con la muleta la faena fue irregular con más altos que bajos y, al matar con una estocada baja y desprendida, el sevillano saludó en el tercio. Con el quinto, el peor astado del encierro, que no tenía un pase, Daniel no se dio coba y, tras machetear al peligroso animal, se lo quitó pronto de en medio. Hubo silencio para el torero y pitos para el toro en el arrastre. Incomprensiblemente Luque había brindado el toro al público.

El domingo, ante un público que cubría un tercio del aforo del coso, 3.125 asientos, los novilleros Antonio Catalán “Toñete" y Ángel Téllez y la novillera Rocío Romero, que debutaba con picadores, tuvieron la buena suerte de enfrentarse con unos bravos y manejables utreros de la ganadería de El Parralejo, con el resultado de que cada espada paseó una oreja.

Romero fue la primera en puntuar al cortarle un apéndice al noble y bravo tercer novillo, con el que debutaba con picadores. Rocío con decisión lo saludó con el capote y en el tercio de banderillas hubo un hecho que pudo haber sido trágico, pues el banderillero Roberto Ortega se cayó en la cara del toro a la salida del tercer par de banderilleras y el novillo lo volteó y lo corneó durante unos infinitos segundos. El torero salió mal parado pero afortunadamente ileso. La cordobesa no se inquietó y con mucha decisión le completó una meritoria faena y al cerrarla con una estocada desprendida fue premiada con una merecida oreja. Hubiera podido obtener otro trofeo del sexto, otro buen ejemplar de El Parralejo, al que le completó una buena faena toreando con mando y ligazón, pero perdió el premio por fallar con los aceros. Oyó dos avisos, no obstante fue fuertemente aplaudida.

Toñete respondió a la torera paseando otra oreja del cuarto noble novillo. Con el capote lo recibió con unos lances por delantales y su labor muleteríl fue de menos a más. El novillero toreó con el oficio, técnica y el temple de un torero que ya está listo para militar en el escalafón superior. Tras matar de una estocada algo caída le fue concedida una oreja. A su primero también lo recibió con unas clásicas y lentas verónicas y lo bien hecho con la muleta lo emborronó con la espada al pinchar dos veces antes de cobrar una estocada. Saludó en tercio tras oír un aviso.

Ángel Téllez ya mostró que estaba dispuesto a triunfar en Vistalegre al completarle al tercer utrero un ajustado quite por gaoneras y, tras brindar al público, iniciar la faena de rodillas en el centro del ruedo, para luego continuar su labor sacándole pases a un novillo que embestía derrotando con genio. La faena no fue redondeada, y al cerrarla con unas bernardinas fue volteado espectacularmente. El diestro se levantó sin mirarse y remató esos pases. Falló con los aceros por lo que, tras oír un aviso, solo saludó en el tercio. La oreja se la cortó al quinto, un utrero que, a diferencia de sus hermanos, estuvo escaso de fuerza y se aquerenciaba en tablas. No obstante, el joven diestro se impuso al animal para con el capote hacerle un artístico quite por chicuelinas y con la muleta, con técnica y valor robarle muletazos y, al rematar al parado animal de una estocada tras un pinchazo, se ganó una oreja de peso.

Reseñas
Madrid. Domingo, 18 de febrero. Palacio de Vistalegre. 2º y último festejo de la Feria de Invierno. Novillada. Novillos de El Parralejo (bien presentados y de buen juego en conjunto, los mejores los encastados 1º y 2º) para Antonio Catalán “Toñete” (saludos tras aviso; oreja), Ángel Téllez (saludos; oreja) y Rocío Romero, que debutaba con caballos (oreja; palmas tras dos avisos). Entrada: 1/4. Incidencias: Juan Navazo saludó tras parear al 5º.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino