Atras


MATADORES POBLANOS… FIDEL DÍAZ
Por: Jaime Silva Gutiérrez.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-02-24 15:53:08

Fidel Díaz, nació en Chignahuapan, Puebla, el 23 de marzo de 1889, de familia muy pobre pues su señora madre trabajaba como doméstica, por lo que tuvo una instrucción rudimentaria y a corta edad lo dedicaron al oficio de herrero, que pronto abandonó por su afición taurina que lo llevó a torear, frecuentando estar en compañía de lidiadores y siguiéndoles a sus giras.

Probable es que por ello se encontraba en Aguascalientes cuando se enteró que en León, Guanajuato, el ex-banderillero Saturnino Frutos, “Ojitos”, formaba la que sería Cuadrilla Juvenil Mexicana y al no tener dinero para hacer el viaje en ferrocarril, lo hizo a pie, siendo el primer aspirante que llegó para formar parte de ella.

Después de las amplias enseñanzas de “Ojitos” y el debut de la cuadrilla en la plaza de toros de León, en la que actuó como banderillero, repitió el siguiente domingo, lo hizo como matador al lado de Rodolfo Gaona y Pascual Bueno con ganado de Jalpa. Continuando al lado del maestro durante las giras que hicieron por el centro y norte del país y luego a Puebla, donde con otros de los integrantes del grupo separándose, fueron a formar parte de otro.

Así se presentó en la capital del país como banderillero y al disgregarse esa cuadrilla toreaba en esa categoría. Iniciándose como espada, fue a toreare a Zacatecas, San Luis Potosí y plazas del norte, tomando la alternativa de Matador de Toros el 23 de octubre de 1910 de manos del español Manuel Lara “Jerezano” y con esa categoría continuó toreando por aquellos estados.

En 1913 fue a España toreando en Sevilla, Sanlucar de Barrameda, Isla de San Fernando, Jerez de la Frontera, y a su regreso en los estados de Veracruz, Puebla, Jalisco y Guanajuato, donde no faltaba en los cosos de Celaya, Salvatierra, Irapuato y otros, estableciéndose finalmente en León, donde puso un negocio de billares y cantina, pero sin dejar de torear, aunque fuese de banderillero. Su última tarde fue en Celaya con el español Bernardo Casielles.
Falleció en León, Guanajuato, el 15 de agosto de 1923.

Estos breves datos obtenidos del libro “El Maestro de Gaona”, de don Guillermo Ernesto Padilla y semblanza aparecida en “El Universal Taurino”, sin firma, con motivo de su fallecimiento, es todo lo que he logrado de este torero poblano, pero mucho más se habrá escrito de él cuando en el citado libro hay dos párrafos que expresan:

“Fidel Díaz (Díaz de León, según uno de sus biógrafos) era un torero finísimo con el capote y los zarcillos”.

El otro: “Fidel Díaz, al decir de un biógrafo suyo, tenía un magnífico tipo de torero: alto, moreno, de pelo rizado y ojos muy grandes. Aparte era un muchacho muy decente y caballeroso. El fue el primer interno de aquella escuela hogar”.

De su actuación en León al lado de Gaona y Pascual Bueno, dice en el libro: “… Fidel se hacía aplaudir su estilo pleno de finura.” Dos biógrafos, o tal vez uno sólo, pero se tomaba en cuenta el historial taurino de este olvidado matador de toros poblano.
Y… ¡Suerte!

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino