Atras


RESUMEN DE LA FERIA DE OLIVENZA (BADAJOZ) 2018.
Por: Matador de Toros Mario Carrión.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-03-11 01:06:12

UN EXITOSO CICLO EN EL QUE SE CONCEDIERON 24 OREJAS Y HUBO BUENAS ENTRADAS A PESAR DEL MAL TIEMPO

La temporada española 2018 se inició en la Feria de Ajalvir (Madrid) en enero y continuó en la de Valdemorillo (Madrid) en febrero. Ahora bien, ni las figuras ni los nuevos valores, que estaban todavía actuando en las ferias americanas, o gozando del descanso invernal, se anunciaron en los carteles de esas dos primeras ferias españolas. En cambio, algunas figuras consagradas y jóvenes estrellas, como ya es la norma desde hace unos años, iniciaron la campaña europea haciendo el paseíllo en la plaza de toros del pueblo extremeño de Olivenza, en donde a primeros de marzo se celebra la feria taurina que precede a las más importantes de Castellón y Valencia.

La Feria del Olivenza comenzó el viernes 2 de marzo con una novillada y continuó el sábado 3 y el domingo 4, en cuyos días se celebraron dos corridas de toros, una matinal y otra por la tarde. O sea, el abono constó de un total de cinco festejos celebrados en tres días.

Los carteles estuvieron muy bien rematados, ya que estuvieron compuestos por las figuras El Juli, que era el único diestro que hacia doblete, pero por estar recuperándose de la cornada sufrida en Bogotá, fue sustituido por Ginés Marín en el festejo del 3 de marzo y por Ferrera en el mano a mano que cerraba la feria, Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante, los famosos diestros Antonio Ferrera y Juan José Padilla, más los nuevos valores Roca Rey, José Garrido, Ginés Marín y Luis David Adame. En la novillada alternaron seis novilleros.

A continuación primero resumo cuantitativamente los resultados artísticos y económicos de la feria y luego prosigo relatando lo sucedido en cada festejo con énfasis en los diestros que pasearon trofeos. Advierto que aquí trato de moderar mis opiniones, ya que lo que escribo está basado en la información y los vídeos difundidos por los medios de comunicación cibernéticos.

En conjunto, los resultados artísticos y los económicos de la Feria de Olivenza han sido buenos. En lo artístico en la feria se cortaron 24 trofeos, 3 en la novillada y 21 en las corridas. Los diestros Ponce, Padilla, Ferrera, Talavante y Ginés Marín cortaron tres apéndices cada uno, Perera y Roca Rey dos, y José Garrido y Luis David Adame más los novilleros Juanito, Toñete y Marcos pasearon un trofeo. Con referencia a lo económico, que se refleja en a la asistencia de público a la plaza, hubo casi un lleno en las corridas segunda y cuarta, 3/4 del aforo cubierto en la primera y última, y 2/3 en la novillada.

El viernes en la novillada María del Mar Santos, Juanito, Alfonso Cadaval, Toñete, Marcos y Alejandro Adame lidiaron utreros de El Freixo que fueron manejables con la excepción del primero. Así como el ganado ayudó a los toreros no lo hizo el tiempo, pues en contra de ellos estuvo el viento y la lluvia.

Lo mejor del festejo estuvo a cargo de Juanito, que le cortó una oreja al segundo novillo, de Toñete, que se la cortó al cuarto, y de Marcos, que también obtuvo un trofeo del quinto. Por otro lado Cadaval y Adame se fueron de vacío y María del Mar Santos tuvo la mala suerte de ser herida al entrar a matar al primer utrero que salió de los chiqueros.

Juanito fue el primero en puntuar al lucirse con capote y muleta lidiando el segundo, un bravo y noble novillo. Con el capote se lució dando unas chicuelinas al paso y en un quite por caleserinas. El último tercio lo inició de rodillas en el tercio, para luego completar una faena compuesta por templadas series de naturales y derechazos, y la cerró con unas ajustadas bernardinas. El hacer del portugués era merecedor de un doble trofeo, pero por fallar con los aceros solo paseó uno.

Toñete le cortó la oreja al cuarto toreando de capote y muleta con oficio y clase. En el tercio, comenzó la faena fijando al animal con muletazos en redondo con las piernas flexionadas. Luego, dio una serie de templados pases arrastrando la muleta por la arena para combatir al fuerte viento. Unas luquecinas finales fueron el cenit de la faena, y al matar con prontitud se aseguró el apéndice.

Marcos fue el último en puntuar al pasear la oreja del quinto, un buen novillo que se vino a menos al final de la faena. Lo recibió con dos largas cambiadas en el tercio, para continuar con unas templadas verónicas. La faena de muleta fue de más a menos por faltarle fondo al utrero, por lo que Marcos recurrió a hacer un emocionante y valeroso toreo de cercanías y al cobrar una efectiva estocada se mereció el trofeo.

La nota triste de la tarde la causó María del Mar Santos, quien tras completar una faena voluntariosa, fue herida al entrar a matar al utrero que abría la feria. Fue silenciada. Este es el parte facultativo: "Contusión en muslo derecho con pequeña escoriación. Dolor en la pala ilíaca derecha y en el sacro. Contusión fronto-temporal derecha y una escoriación en el lado derecho del cuello. Traslado al Hospital Infanta Cristina para completar estudio radiológico”.

El sábado, en una mañana fría y lluviosa, con tres partes del aforo cubiertos, se celebró la primera corrida de toros, en la que los tres alternantes puntuaron cortando un total de cinco trofeos, El cartel tuvo un carácter internacional, pues estuvo formado por los diestros españoles Juan José Padilla y José Garrido y el mexicano Luis David Adame que lidiaron toros del Tajo y la Reina, de los cuales los tres primeros fueron los más encastados.

Padilla, que comenzaba en España su última temporada en el toreo activo, fue obligado por el público a saludar en el tercio al romperse el paseíllo. El jerezano mató tres toros, los de su lote y el sexto por Adame estar en la enfermería. El Ciclón de Jerez estuvo como si estuviera iniciando su carrera, pues puso todo de su parte, al torear de pie y de rodillas con mucha voluntad, valor y variedad, luciéndose con capote, banderillas y muleta. Fue silenciado en su primero por fallar con los aceros y paseó una oreja de su segundo y dos del sexto. Salió a hombros.

Garrido puntuó en el quinto tras completar una sobria y clásica faena que fue muy apreciada por los buenos aficionados, la que el presidente premió con una oreja, pero no con la segunda por la espada haber caído algo baja. Otra faena de premio se la hizo al segundo astado, pero lo perdió por fallar con el descabello Saludó en tercio tras oír un aviso.

Adame realizó al tercer buen toro la que tal vez fuera la mejor faena del festejo, en la que sobresalieron varias series de templados y mandones naturales, El mexicano remató su buen hacer con unas ajustadas bernardinas. Fue herido al cobrar una buena estocada. Pasó a la enfermería tras pasear una oreja pero no la segunda fuertemente pedida. Este es parte facultativo: "el diestro Luis David Adame que ha sido intervenido de una cornada en la axila izquierda de trayectoria ascendente de unos 7 centímetros que en principio no parece afectar paquete basculo nervioso. Pulsos periféricos conservados. Exploración neurológica normal. Movilidad conservada con dolor. Intervenido con anestesia local. Pronóstico grave".

El sábado por la tarde en lal segunda corrida del ciclo, ante un público que casi llenaba el coso, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Ginés Marín, que substituía a "El Juli, dieron una buena tarde de toros estando por encima de la calidad del encierro. Entre los tres espadas sumaron siete orejas, tres las paseó Talavante y dos por coleta Perera y Ginés Marín. Los tres salieron en hombros por la puerta grande. Se corrieron toros de Garcigrande y Domingo Hernández que, aunque descastados y con poca fuerza, fueron manejables, en conjunto.

Perera mandó el primer toro al desolladero faltándole una oreja. De salida lo recibió con unas verónicas y luego le instrumentó un quite variado. En el último tercio al astado le faltó fondo y en varias ocasiones perdió las manos. No obstante, el extremeño usando temple y oficio se las avió para sacarle muletazos limpios, y al matar con efectividad le concedieron el trofeo. El cuarto astado fue complicado y de nuevo el diestro recurrió a su pundonor y maestría para tener momentos lucidos. Una buena estocada le puso otra oreja en la mano.

A Talavante no le importó que la lluvia cayera fuertemente durante la lidia del segundo toro, y se lució con el capote haciendo un gran quite por chicuelinas, y con la muleta le completó una ligada faena, compuesta por un par de tandas de derechazos y otros de naturales, antes de que animal se aquerenciara en la puerta los toriles. Allí el maestro le sacó algunos pases más, antes de rematarlo prontamente. Oreja. El quinto, con hierro de Domingo Hernández, fue más encastado y exigente, exigencia que el maestro extremeño controló toreando concomo mucho mando, cadencia y temple, y ya dominado le compuso una faena de cante grande, dando pases barriendo la arena con la muleta. Una buena estocada le aseguró un doble trofeo. Ese toro cogió al banderillero Julio López Martínez infiriéndole en el brazo derecho una herida de dos trayectorias de 15 y 5 centímetros, que desgarra músculo y fue calificada de pronóstico grave.

Ginés Marín, también toreando bajo la lluvia, poco pudo hacer con el capote, pero con la muleta, tras iniciar su labor toreando de rodillas, ligó una faena en la que sobresalieron varias serie de derechazos en redondo que pusieron al público en pie. Ginés continuó en los medios ejecutando más y más pases, dados con la mano muy baja, hasta que el toro se acabó. Entonces dio unas muy apretadas bernardinas y al cobrar una buena estocada se ganó el doble trofeo. Con el sexto, que se frenaba y perdía las manos no tuvo opciones para repetir el triunfo y sabiente abrevió. Hubo silencio.

En la matinal del domingo, con otro casi lleno, Enrique Ponce, Antonio Ferrera y Roca Rey fueron los autores del mejor festejo del ciclo. Entre los tres sumaron ocho orejas, Ponce y Ferrera cortaron tres cada uno y Roca Rey dos. Pero la más relevante no fue el número de trofeos sino que los diestros los consiguieron realizando el toreo bueno. A este éxito ayudó la buena calidad de los toros de Victoriano del Río que lidiaron.

Ponce inició en Olivenza su temporada europea y como acaba de hacerlo en América, dando lecciones de tauromaquia. Al primero, un toro pastueño pero muy medido de fuerza, el maestro lo cuidó toreándolo con suavidad, cadencia y estética, dándole tiempo entre pase y pase para administrar la fuerza del animal, y también aliviándose al final de los muletazos, lo que es su magistral manera de sacarle partido a toros que parecen no tenerlo. Su buen hacer fue apreciado por el público y al completar su labor con unas poncinas antes de cobrar una estocada, paseó una oreja. Al cuarto que tenia aun menos fuerza que el primero, el maestro ejerció de enfermero para robarle una lucida faena que fue premiada con dos orejas.

Ferrera se enfrentó al encastado segundo astado que no paraba de embestir. El diestro, tras lucirse con el capote, le ejecutó una emocionante faena en la que relucieron tres series por el pitón derecho en las que ligaba templados pases sin apenas moverse, pues el toro iba largo y repetía una y otra vez. Con la izquierda, con el animal entregado, redujo la distancia y le completó un par de tandas de naturales con los pitones rozándoles las taleguillas y, tras adornarse con pases variados, cobró un estoconazo echándose encima del toro. Paseó dos orejas de peso. Al quinto Victoriano del Río, que se quedaba corto y revolvía a final de los muletazos, el extremeño lo toreó con valor y maestría, y tras ejecutarle varias tandas de clásicos muletazos, recurrió al toreo de cercanías sacándole pases circulares metiéndose entre los pitones y, al matar de un mortal espadazo se ganó la tercera oreja que sumo esa tarde. El espada raramente no banderilleó a ninguno de sus toros, oyendo algunas protestas del respetable por negarse a hacerlo.

Roca Rey, no quiso quedarse atrás y, aunque el tercer bovino no le ayudó por quedarse corto por el lado derecho, aprovechando el lado bueno, basó su faena en el toreo izquierdista, bordando series de naturales con pases muy ajustados. Luego, remató su hacer metido entre los pitones dando pases circulares y adornos, calentando a la audiencia hasta tal punto que al presidente concederle una oreja, el público le pidió la segunda, la que el presidente negó. El limeño, al toro que cerró plaza, un astado con dificultades, con el capote le hizo un quite por ajustadas gaoneras, para luego comenzar su labor muleteril de rodillas en el tercio dando pases cambiados por la espalda. Andrés prosiguió dando tandas de pases circulares bajando mucho la mano para llevar largo al animal y, al este venirse a menos, terminó de calentar a la audiencia pegándose un arrimón antes de matar con una estocada efectiva, ganándose así el trofeo que le faltaba para salir a hombros junto a sus compañeros.

Con menos tres cuartas partes del aforo de la plaza cubierto, el domingo por la tarde en el festejo que cerró la feria el maestro Antonio Ferrera, sustituyendo a El Juli, se enfrentó en un mano a mano con el joven diestro Ginés Marín, lidiando un encierro mixto formado por dos toros de Zalduendo, primero y sexto, dos de Victorino Martín, tercero y cuarto, y dos de Garcigrande, segundo y quinto que, excepto por el segundo, no dieron facilidades a los dos espadas para conseguir el triunfo. A este noble animal Marín le cortó una oreja, la única concedida esa tarde. Al romperse el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de los ganaderos Victorino Martín Andrés y Domingo Hernández.

El joven diestro recibió al ejemplar de Garcigrande con una larga cambiada en el tercio para continuar bordando unas estéticas verónicas. Con la muleta inició la faena en los medios con unos pases por alto, un pase cambiado por la espalda, un pase del desprecio más uno de pecho. La faena fue clásica basada en bien ligadas series de derechazos y naturales, pero fue coloreada por inspirados pases de adornos, como afarolados, molinetes y otros. Cerró su emocionante labor con unas manoletinas antes de cobrar una estocada, y se le concedió una oreja de peso, pero no la segunda fuertemente pedida por el público. Ginés poca cosa pudo hacer, otra que estar decidido y torear con oficio, con los con los dos complicados astados que tuvo que lidiar, el cuarto de Victorino Martín y el sexto de Zalduendo. Fue ovacionado tras oír un aviso al matar al de Victorino y silenciado al deshacerse del de Zalduendo.

Ferrera, a diferencia de Marín, no tuvo un toro apto para puntuar, pues sus tres oponentes fueron complicados y presentaron dificultades, unos más que otros. No obstante el gran maestro extremeño, con lo buen torero es, puso todo de su parte, y con su maestría y valor fue capaz de tener momentos lucidos lidiando a sus tres astados. Antonio, a igual que en su anterior actuación, decidió no banderillear. Tras matar al de Zalduendo fue silenciado, al rematar al de Victorino fue ovacionado tras oír dos avisos, y al deshacerse del de Garcigrande, fue fuertemente aplaudido tras oír otro aviso.

Aunque el mano a mano no fue el cierre ideal de la Feria de Olivenza tampoco fue un fracaso y no emborronó un ciclo en el cual los toreros han triunfado y el público en buen número ha asistido a la plaza a pesar del mal tiempo. Reseñas
Estas son las cinco reseñas de los festejos de la feria:

Primer festejo de feria, novillada. Viernes, 2 de marzo. Novillos de El Freixo (bien presentados y manejables con la excepción del brusco 1º ) para María del Mar Santos (silencio, cogida al entrar a matar), Juanito (oreja), Alfonso Cadaval (saludos tras aviso), Toñete (oreja tras aviso), Marcos (oreja) y Alejandro Adame, que debutó con picadores, (palmas tras aviso). Entrada: 2/3. Incidencias: tarde lluviosa y ventosa, el festejo comenzó con retraso tras retirarse la lona que cubría el ruedo.

Olivenza (Badajoz). Segundo festejo de feria. Sábado, 3 de marzo, corrida matinal. Toros del Tajo y de la Reina, el 4º, (bien presentados y de juego variado; los mejores 2º, 3º y 4º) para Juan José Padilla (silencio; oreja; dos orejas, en el toro sexto que mató por Adame, salida a hombros), José Garrido (ovación tras aviso; oreja) y Luis David Adame (oreja con fuerte petición de la segunda; herido). Entrada: 3/4. Incidencias: mañana lluviosa; Padilla, que se despedía de este público, saludó en el tercio al romperse el paseíllo; Adame fue herido gravemente por el 3º.

Olivenza (Badajoz). Tercer festejo de feria. Sábado, 3 de marzo, por la tarde. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (manejables y con las fuerzas justas) para Miguel Ángel Perera (oreja; oreja; salida a hombros), Alejandro Talavante (oreja; dos orejas; salida a hombros) y Ginés Marín, substituyendo a "El Juli", (dos orejas; silencio; salida a hombros). Entrada: casi lleno. Incidencias: los toros salieron con divisa negra como luto por el fallecimiento de Domingo Hernández; durante la lidia del 5º el toro banderillero Julio López Martínez ingresó en la enfermería y este es el parte facultativo: "Herida inciso contusa por asta de toro en cara interior de brazo derecho que desgarra la musculatura del brazo con una trayectoria de 15 centímetros abajo y unos 5 centímetros hacia arriba. No se aprecia lesión del paquete vasculo nervioso. Pronóstico grave, se traslada al Hospital Infanta Cristina".

Olivenza (Badajoz). Cuarto festejo de feria. Domingo, 4 de marzo, corrida matinal. Toros de Victoriano del Río (de presentación desigual y manejables; destacaron el 1º y 4º por la nobleza, y el 2º por la casta) para Enrique Ponce (oreja; dos orejas; salida a hombros), Antonio Ferrera (dos orejas; oreja; salida a hombros) y Roca Rey (oreja con fuerte petición de la segunda; oreja; salida a hombros). Entrada: casi lleno.

Olivenza (Badajoz). Quinto y último festejo de feria. Domingo, 4 de marzo, por la tarde. Toros de Zalduendo, 1º y 6º, Garcigrande, 2º y 5º, y Victorino Martín, 3º y 4º, (desiguales de presentación y juego) para Antonio Ferrera, sustituyendo a El Juli, (silencio; ovación tras dos avisos; saludos tras aviso) mano a mano con Ginés Marín (oreja con petición de la segunda; saludos tras aviso; silencio). Entrada: menos de 3/4. Incidencias: al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de los ganaderos, Victorino Martín Andrés y Domingo Hernández recientemente fallecidos.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino