Atras


LA GENÉTICA Y LA ÉTICA.
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-04-26 05:07:04

MANEJAR LA genética en el campo bravo mexicano debe de ser harto dificultoso, corregir errores tiene que llevar años para recomponer lo que no funciona, eso, desde luego es importante, pero no tener una idea de lo que es trapío es imperdonable. Saber lo que es una corrida de toros es ético, de “no saberlo” es sinónimo de fraude.

LAS CORRIDAS tienen que prepararse para la categoría que se quiere tener, cierto lo es que contamos con plazas de primera, de segunda, de tercera y hasta funciones en lienzos charros, los ganaderos tienen que tener su termómetro y enviar ganado acorde a las condiciones descritas, nunca confundir la magnesia con la gimnasia.

Y NO solo ellos tienen la culpa, “socios” son los espadas que solicitan esas dehesas, a sabiendas que lo que en ellas impera es la sosería, la mansedumbre que esta, alarmantemente, acabando con la gallina de los huevos de oro y el aficionado está volteando a ver otro tipo de distracciones.

MONUMENTAL AGUASCALIENTES, Ponce, Ginés Marín y Luis David con solo ¾ de entrada y en el día fuerte del serial, el de San Marcos, el Patrón de los festejos. “Toros” de los herederos de Teófilo Gómez. Y hay más “correligionarios”.

LOS OTROS “cofrades” son la misma “consentidora” empresa y la H. Autoridad que “pasa” esos bovinos. Ya decía que la genética “no se ve”, el trapío SI.

Y ESTOY en un error, la genética es invisible pero antecedentes al respecto los hay por montones, lastima, la gallina está poniendo huevos de oropel, “blanquillos piratas”, “ovalados” preferidos por espadas que su agosto lo hacen cuantas veces vienen a México. “La culpa no la tiene el indio…” Ah, pero los toreros que no entran en esos carteles… ¡que se chinguen lo bravo!

HOY VIMOS 6 “teofilitos” disparejos en presentación, débiles, alguno se equivocó y a pesar de su genio permitió a Luis David, cierto, pocos momentos de lucidez, con el menos malo. Aunque a decir verdad los espadas estuvieron muy por encima del encierro tan lo es así que los dos primeros espadas se llevaron un apéndice, el de Ponce fue pitado al igual que el ganado en el arrastre y dos al salir al ruedo.

DEFINITIVAMENTE LA genética no se ve, se sabe de ella, pero el trapío se prepara con tiempo cuando se tiene ética. Hoy fallaron ambas cosas, las dos ya se conocían con anterioridad… Nos Vemos.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino