Atras


LUNES l6 DE MAYO 1910… TOROS DE MIURA EN CORDOBA. «QUINITO», «BIENVENIDA» Y GAONA.
Por: Redacción.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-06-02 04:24:39

La primera corrida de feria se celebró con una entrada muy floja en la sombra y buena en las localidades de sol.

El toro primero de los seis de Miura fué colorado, ojo de perdiz, buen moza y le faltaban las puntas de ambos pitones.

Demostró poder y bravura en varas, de las que tomó cinco y un refilonazo, dando cuatro caídas no matando ningún penco.

Sobresalió en los quites Bienvenida. Medianamente pareado pasó á manos de Quinito, quien toreó de muleta junto á las tablas, logrando hacerse con la res para entrar hábilmente y dar una corta superior, alargando el brazo, de la que rodó la fiera. Joaquín escuchó una ovación. Parecido fué el pelo del segundo al del primero; era bizco del izquierdo y estaba bien criado.

También fué bravo y de poder en las cinco caricias que aguanto, derribando en todas ellas. Un caballo fué la víctima de tales excesos.

Entre los picadores se distinguió Formalito y escuchó muchas palmas. Dos superiores pares puso Maera á este toro, y el hermano de Bienvenida, otro, no tan bueno.

Comenzó el espada á pasar con desconfianza y las protestas del público le encorajinaron, haciendo el muchacho una parte de la faena muy valiente, para entrar con una estocada atravesada, quedándosele el toro. (Pitos.)

Del mismo pelo que sus dos anteriores hermanos era el tercero, al que Gaona toreó bien de capa, y después, al hacer un quite en la caída de un picador, fué cogido y derribado, librándole de la recogida el oportuno capote de Quinito.

Cinco varas tomó el de Miura y mató un caballo. Gaona dió algunos pases buenos y toda la faena la realizó con valentía, aunque al final resultó pesada.

Mató con una delantera y perpendicular, escuchando palmas. El cuarto fué negro y de buen tipo. Se dejó pinchar la piel seis veces y derribó en cuatro. Murió un caballo. Fué bravo, lo lidiaron mal y acabó por hacerse de cuidado.

Medianamente banderilleado por Recalcao y Chiqulín, llegó á jurisdicción de Joaquín Navarro defendiéndose con las ideas de siete gatos.

El espada toreó con desconfianza y grandes precauciones para dar un pinchazo; luego es perseguido y tiene que tomar las tablas; una pasada sin herir, un sablazo, otro, una baja y delantera y media sin que le viera el toro. Bronca grande. El miureño tenía mucho que matar.

El quinto fué bravísimo, y después de ser toreado de capa por Bienvenida, tomó siete puyazos, dió tres tumbos y mató un penco. Dos medios pares puso Bienvenida y al llegar la hora de matar empleó una faena breve y artística, para entrar muy cerca y muy bien y dar media en todo lo alto. (Ovación.)

El que cerró plaza tomó con bravura siete varas, por cinco porrazos y tres cadáveres.

Agujetas fué ovacionado.

Con dos pares y medio pasó la res al último tercio, en el que Gaona dió dos pinchazos y una estocada jugándoselo todo. (Palmas.)

FUENTE: Los Toros.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino