Atras


SIMPÁTICA VIEJA ANÉCDOTA
Por: Redacción.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-07-21 05:11:56

Leo en “Palmas y Pitos” publicado en el número 129 el 6 septiembre 1915…

En cierta ocasión se cometió un crimen en la capital de Sevilla, en el cual una infeliz mujer apareció en su casa brutalmente apuñalada, medio desnuda y con las medias caídas.

Como no pareciese el criminal, la Policía y el señor juez se deshacían en conjeturas, sin poder averiguar quién fuera el asesino, del cual no se tenían otras noticias, sino que era calvo y que había huido saltando una tapia.

Comenzaron las diligencias preliminares, se dispuso a tomar declaración a todos los vecinos y personas que conocían a la víctima.

En este estado las cosas, y cuando más obscuro se presentaba el esclarecimiento del delito, sin pedir permiso a nadie, y atropellando a todos, se introdujo en el despacho del juez un individuo completamente beodo, el cual, a grandes voces, pedía se le dejara hablar, pues él sabía quién era el autor de tan horrendo crimen.

Con la natural ansiedad se le rogó dijera cuanto supiese; a lo cual el curdela contestó contoneándose cual si fuera a entonar una copla:

—¡Pues, mire usía; yo creo que la cosa está más clara que el vino!
Un calvo que salta la trinchera, dos medías caídas y un montón de puñalás, ¿pues quién va a ser el asesino más que Rafaelito ér Gallo? Po ese es el autor.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino