Atras


¡QUIEN NO ENSEÑA NO VENDE!… OJO PLAZAS DE TOROS, OJO PLAZA MÉXICO
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-09-25 00:40:50

QUE TRISTEZA es ver las plazas semivacías y que infinidad de “comunicadores” digan que nuestra fiesta va navegando con vientos a favor. ¿A favor de quién?

Y LO siguiente es muy en serio.

EN LA esquina de la casa hay una tienda de abarrotes que da el kilo de azúcar en 24 pesos, a tres cuadras recién abrieron una menos surtida, pero sobre la banqueta esta un pequeño cartel avisando que el kilogramo de la mencionada azúcar -entre otros productos- cuesta solo 15 pesotes el kilo. Desde luego que está creciendo a pasos agigantados. Independiente al buen precio considero que gran parte del éxito es el citado cartelito, recordemos que el que no enseñan no vende.

GANAN POCO pero seguro y seguido.

CONCRETAMENTE HABLARE de la plaza más grande del mundo, la cercana a la Av. Insurgentes en la ciudad capital de nuestro país, la misma que no logra una asistencia digna en el coso que llegó a tener una jerarquía enorme y a niveles internacionales. Increíble es que se hayan olvidado de aquellos carteles que se pegaban a las paredes, a los aparadores y los llegue a ver, inclusive, en camiones urbanos. No pudo creer semejante miopía. El finado Alfonso Gaona manejó el coso por varios años y las entradas eran para presumir, ¿acaso sería “su malicia publicitaria” producto por ser oftalmólogo. Tenía más visión en el siglo pasado que en la modernísima actualidad. ¡Aunque Usted no lo crea!

LOS TIEMPOS cambian, totalmente de acuerdo, ya no hay boletos con llamativos cromos de reconocidos artistas de la paleta y los pinceles, hoy en día es un insípido cartoncillo, desaborido, desabrido, incoloro y vacío del arte que se presume nace de la cultura taurina.

HOY DEJAN todo “en manos” de lo cibernético, incrédula manera de pensar. Los viejos no “le inteligen” como se quisiera a lo de moda. Los jóvenes se desviven en sus relaciones sociales, los menores en juegos y “los jefes de prensa” de varios espadas, reciben un sueldo y lo que más hacen es enviarnos boletines de prensa para que nosotros hagamos, gratis, su trabajo. Dicen… “Esperamos contar con su apoyo en los próximos boletines que se les hagan llegar, y nos ayuden a difundirlo”. ¿Y a nosotros quien nos paga la conexión de teléfono e internet?

Y AÚN hay más… Existen escribientes que dentro de sus notas-avisos, cometen la estupidez -para no decir pendejada- de mandar fotos -y hasta videos- donde se ve que la soledad es la reina de los tendidos, al final de sus escritos dan la ficha del festejo y nos cuentan que la entrada fue “de casi media”. Yo agregaría… ¡Media soledad!... Por último…

FILI PIÑA, amigo creíble y leal, recién pasó seis días en la ciudad de México, había ganado un curso sobre el arreglo en maquinaria textil, y nos cuenta…

-“Llegamos el martes pasado muy de mañana, de inmediato nos alojamos en un hotel por el Monumento a la Madre, me acompañaba un compañero, José Luis Armendáriz. La cita para el curso iniciaría con la comida de bienvenida, donde sería quedaba a escasas tres cuadras, así estuvimos todas las mañanas, las tardes las aprovechábamos en conocer museos, el de Chopo me gustó, de Arte Moderno también, dos tardes fuimos a misa a la Villa, el sábado por la noche fue la despedida y el domingo con entrega de diplomas y desayuno. Nuestro compromiso había terminado por lo que, ya con las maletas en la cajuela de nuestro coche, sugerí a José Luis ir a conocer los alrededores de la plaza México. Grande fue nuestra sorpresa al ver gente y saber que se daría una novillada. Durante nuestros paseos vespertinos jamás vimos cartel alguno ero tuvimos suerte y así, de chiripazo, se nos hizo estar presentes en un festejo, ya tengo que presumir”.-

MÁS CLARO ni el agua. Un aparente insignificante cartel pagado por algún anunciante puede, debe, y mete gente a los cosos. Y lo decimos de frente, en la actualidad no hay espada nacional que llene plaza alguna.

OJO PLAZA México y sus demás cosos, no se descuiden o unan a los antitaurinos. La fiesta es grandeza, no la denigren solo por el mal fundado del ahorro de los mentados carteles de vil papel.

Y ASÍ termino, mis nietos insisten que juguemos “Monopolio” y debo hacerlo, por varios lados de esta casa me dejaron pequeños recuerdos que hoy nos juntaríamos a pasar el tiempo con ese juego que por cierto está prohibido en el comercio formal ya que así se puede hacer y deshacer, todo según convenga sin importa la ética.

YA HABLAREMOS de las novilladas que faltan en la capital del país… Nos Vemos.
MI CORREO… pedrojuliojmzv@hotmail.com

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino