Atras


¿SE VALE SOÑAR Y CREER QUE ALADINO EXISTE?… NO FUNCIONAN LOS CARTELES CON DOS EXTRANJEROS.
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-10-08 17:51:09

NO CONFUNDIR hospitalidad con entreguismo…
INADMISIBLE Y absurdo es ordenar en negocio o casa ajena. Cada uno “se acomoda” como son sus exigencias, como se requieren sus compromisos, como sus necesidades se lo ordenan. Meterse en “privacidades” es meterse en problemas. Cierto lo es, pero cuando se trata de un espectáculo público ahí es donde la puerca tuerce el rabo.

EL FINAL del párrafo anterior nos brinda la oportunidad de hacer algún -este- comentario.

DE NUEVO veremos el ya excesivo sistema de un cartel con dos extranjeros y un nacional -en este caso Andy Cartagena y Castellá en Aguascalientes- formula que, según lo visto en el pasado, no ha funcionado por muchos cambios le hagan a ese tipo de programas. Desconsuela verlos por la orfandad a muchos de los nuestros…

DUELE VER esos lugares donde se menosprecia a los toreros mexicanos. Tenemos en casa -México- espadas del tamaño de quien posee el mayor temple en la actualidad, Juan Pablo Sánchez, variación con Leo Valadez, Diego Sánchez, Diego Emilio, Fermín IV, Juan Pablo Llaguno, el muy rescatable Jerónimo y varios más que están tan parados como guardia londinense. Los espadas aztecas merecen un “empujoncito” sin pedirle de inmediato peras a los olmos. Algunos de ellos harto hacen con salirle al toro después de tener meses sin torear.

DICEN, Y dicen bien, que la mejor “amante” de cualquier comercio es tener llena su bodega, por lo tanto, surge la pregunta siguiente… ¿Hay un puñado de novilleros que regresen al aficionado a los cosos?... ¡¡¡NO!!!... Ni siquiera dos extranjeros y un nacional de la línea alta. Recordemos que… ¡Para sacar provecho primero hay que invertirle!

GRAN PARTE del problema radica en que -ambas temporadas- las llevan a cabo como ferias, dando sus carteles por anticipado.

AH, PERO exigen otra “obligación” con los espadas que no están en el candelero o nómina de las empresas, es la cortar orejas o los arrumban sin tomar en cuenta su labor, así estén muy bien se van al final de la fila y no les queda más remedio que esperar salga de la lampara el genio y les cumpla un deseo, el de hablar con la empresa rogándole les vuelva a tomar en cuenta. Se vale soñar y creer que Aladino existe.

REPETIRLOS DE inmediato después de un triunfo puede -y debe de ser- que el pagano se interese en asistir con más regularidad a los cosos. Y no será al primer intento, hay que volver a construir.

NO SE vale dejar fuera a los toreros nacionales. Seguro estoy que el apoyo debe salir de las empresas, no esperemos que la Kodak, la Chevrolet o la Pepsi haga toreros. ¡Ya basta de entreguismo! ¡Y de pagar compromisos ajenos!

… Nos Vemos.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino