Atras


ENTREVISTA DEL 7 DE AGOSTO DE 1947.
Por: Redacción.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-10-18 12:42:23

DON JOSÉ MADRAZO, PROPIETARIO de las ganaderías de la Punta y Matancillas, en su anual visita a España.
“El rendimiento del toro de lidia español es superior al del mejicano”
“Con MANOLETE, son LUIS MIGUEI, PARRITA y PEPIN los diestros españoles que más interesan en mi país"

ENTRAMOS en el bar en busca de un amigo y advertimos un grupo de caras conocidas. Diríase, por su composición, que se trata de la representación más calificada del mejicanismo en Madrid.

Con Garlos Arruza y Toño Algara, que llevan el peso de la conversación, se hallan El Soldado, Antonio Pardal -apoderado de Morenito de Talavera-, los Gago, Rangel, Mario Sevilla y un caballero que nos es completamente. desconocido. Pardal hace la presentación.

Se trata de una figura conocidísima; -en todo Méjico: es don José Madrazo, copartícipe con su hermano don Francisco de las ganaderías de reses bravas de aquel país. De La Punta y de Matancillas han salido y salen todos los años toros de bandera, lo que viene a evidenciar el prestigio de que gozan estas divisas.

Don José Madrazo es alto y membrudo, de porte muy señorial, el rostro abierto y noble. Se le podría clasificar, según las apariencias, entre los hombres que; sin ser jóvenes, todavía no rondan por la edad madura.

Tratamos de inquirir los motivos de su actual estancia en España, y obtenemos la más formidable explosión de españolismo que he- hemos escuchado de labios de un mejicano.

—La hospitalidad de España en franquía generosa a todos sus hijos de Hispanoamérica es algo tan verdadero y tan difícil de rehuir, que raro es el año que no la visite.

—¿Y cómo la ha encontrado usted en estos sus últimos viajes?

—Acabo de venir de Francia, Suiza e Italia, y puedo decirle que a España la encuentro espléndida, como ningún otro país de Europa, a pesar de cuanto tratan de oscurecerla la envidia y la calumnia de quienes se sienten incapaces de torcer sus providentes destinos.

Madrazo se ha egresado con viveza, descubriendo, acaso sin proponérselo, el repique de su origen hispánico.

—¿Qué impresión se lleva del estado actual de nuestra Fiesta?

—En el tiempo que llevo entre ustedes, un mes más o menos, tan sólo vi dos corridas. He presenciado la presentación de Manolete en Barcelona y la corrida organizada en homenaje a la señora de Perón. Las Plazas, pese a que los precios no eran bajos, se llenaron.

—¿A qué atribuye este fenómeno?

—A que, tanto en España como en el resto del mundo, el tipo de vida se ha aumentado. Nunca como ahora se venden más libros, se viaja más o se llenan hasta rebosar los espectáculos. Sin olvidar que en España, mientras haya españoles, habrá fiesta de toros.

—-¿Existen en Méjico muchos aficionados del toro, "toristas", como los llámanos aquí?

El ganadero sonríe con cierta indulgencia por sus compatriotas al avenirse a reconocer que en Méjico —salvo grupos escogidos de la capital federal— nunca se han apasionado en demasía por el factor toro. En cambio, ha podido observar —en Sevilla, al menos— que se conserva el culto fervoroso a tan básico aliciente de la Fiesta.

—¿Cuentan por allá todavía los verdaderos aficionados?

—-La mujer, sea española o mejicana, hace sentir hoy su decisiva influencia, si no en la Fiesta, al menos en la concurrencia. Este hecho y la capacidad de las nuevas Plazas son el motivo de que los sectores minoritarios vayan desapareciendo. Y lo que se ha aumentado en alegría y vistosidad lo hemos perdido en carácter doctrinario y aleccionador.

—¿Qué diferencias esenciales encuentra entre el ganado de ambos países?

—Verá usted: Si allá el rendimiento de un motor de gasolina baja de un 25 a un 28 por 100, y un atleta y un caballo de carreras rinden en menor grado a causa de las altas presiones -2.600 metros de altitud la capital-, se vendrá a la consecuencia de que el toro mejicano da una lidia más limitada que el español.

—-¿Qué peso reglamentario rige en su país?

—Las disposiciones actuales determinan 265 kilos en canal. Claro que, en la práctica, se lidian con más unas veces y con menos otras. También, a este respecto, el toro que aquí he visto lidiar tiene un mayor desarrollo.

—¿Le gusta a usted el toro grande o el chico?

—-Mire, mi amigo: lo que el toro es y hace no es por su corpulencia o pequeñez, sino "por lo que lleva dentro". Lo que importa es que su nota característica sea la bravura.

—¿Por qué no realizan ustedes los frecuentes cruces con sementales nuestros, como antaño solían hacer?

—A causa de la epidemia aftosa que desde hace un año viene implacable clareando las puntas de ganado. Por más que el Gobierno se apresta a. combatirla, no se ha dado aún con el procedimiento preventivo eficaz.

—Hablemos ahora del historial de sus vacadas. ¿Cómo se formó La Punta?

—Iniciamos nuestras tareas en 1918 con reses de San Mateo y un semental de Saltillo. Agregamos luego un toro de Parladé, de los que trajo a Méjico el malogrado Sánchez Mejías. Más tarde, sumamos una punta de vacas y toros de Gamero Cívico, y, por último, más recientemente compramos a Juan Belmonte la parte de Campos Valera que había adquirido. Acabamos con todo lo que tuvimos en principio, para quedarnos tan sólo con la rama de Parladé y Campos.

—¿Cuántas reses tienen en la actualidad?

—Pues, con permiso de la aftosa, venimos a tener trescientas vacas en La Punta y algunas menos en Matancillas.

—¿Qué época del toreo español le agradó más?

—Entre las de ayer, las excelentes temporadas de Juan Belmonte. y de las actuales, aquellas que podríamos considerarlas como las de la época de Manolete.

—Y una última pregunta, señor Madrazo: ¿Que toreros españoles, de los que usted conoce, interesarían más a sus compatriotas?

Don Jos é parece sorprendido por la pregunta; pero en seguida sonríe y dice:

—Exceptuando a Manolete, creo que los que más interesan en el momento presente son Luis Miguel Dominguín. Parrita y Pepe Martín Vázquez.

F. MENDO
Tomado de la revista “El Ruedo”.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino