Atras


LOS REJONEADORES CON INDULTOS Y RABOS EN LA PLAZA MÉXICO.
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-11-14 05:22:44

CLARO QUE no… Muy mal que algún “agachón” le llevara al ruedo un rabo a Diego Ventura después del indulto de “Fantasma”, quizás el rejoneador, embargado por la emoción, no recordó que en los indultos no hay mayor premiación que el reconocimiento público por el logro. El rabo de utilería es peccata minuta, lo lastimoso es ver como un montón de improvisados y “ocasionales escritores” se le fueron a la yugular por ese detalle. Aquí debemos de decir que el reglamento taurino vigente en la ciudad de México especifica que está prohibida esa premiación, pero no menciona en ese renglón a los rejoneadores, por lo tanto, vale tomando en cuenta que si dice muy claro que a los Matadores sí. Y da la casualidad de que el caballista es alternativado, por lo tanto, es Matador.

QUIEN DEBIÓ acallar el hecho fue la H. Autoridad al ordenar de inmediato una fuerte sanción a quien tuvo la desvergüenza de correr al destazadero para servilmente llevar los trofeos al ruedo. Y ESO de los “ocasionales escritores”… A lo bueno le encuentran de inmediato lo malo, si no existe lo inventan. En cambio…

NO ELOGIAN y aplauden que después del paseíllo los subalternos, acompañados por los espadas, presentaron pancartas en total apoyo a la fiesta de la cual viven y, ciertos políticos, ante su incapacidad de ver los verdaderos problemas nacionales, quieren acabar con la fuente que da miles de empleos. La particularidad del acto les pasó de noche, no mencionan que los 25 o treinta mil aficionados ahí reunidos, se pusieron de pie ovacionando en refuerzo a la petición de los toreros. Esperamos no salgan ahora con que fueron “acarreados”, con torta y refresco, o que fue un complot en contra de los despistados diputados… Lo del rabo.

EL 23 de enero de 1966, año de su fallecimiento, el entonces ya rejoneador Carlos Arruza actúa en ese enorme coso, lidia a “Gavilán” con 440 kilos, de Tequisquiapan, completando el cartel el español, confirmante, Manolo Amador, el tlaxcalteca don Jorge Aguilar “El Ranchero”, y Rafael Muñoz “Chito”, también confirmante, que sufrió una cornada, pero se llevó un apéndice, don Jorge regaló a “Bandolero” de la misma dehesa sin mayor suerte. Aquí lo que sucedió es que Arruza se bajó de la jaca y muleta en mano bordó el toreo por lo que la audiencia solicitó se le otorgaran los máximos trofeos, siendo dicho rabo el número 60 en la historia de la plaza México. Por cierto, tuve la fortuna de estar presente y escuchar lo siguiente que para mí es una anécdota muy grande.

NUNCA NEGARE mi admiración por el también llamado “Ciclón Mexicano”, así jamás le vi torear de luces. Dos o tres años antes de lo ya relatado, don José Miñón “Toriles”, me pidió le acompañara a hacer algún trámite a una línea de aviación, terminado su entrevista nos dirigimos a la conocida cafetería Do´Brasil, frente al “Tupinamba”, al entrar llamaron a don José, era Arruza en la compañía de “Curro” Ortega. Dentro de la charla entre ellos, don Carlos se quejaba de su reciente temporada española, decía “que ya estaba viejo” y en el otro continente, desde el paseíllo, los aficionados esperaban la hora en que se bajara del caballo, querían verlo como en sus mejores tiempos, a pie y con los enrazados bureles de aquellos.

YO NO entendía lo de “viejo”, lo veía fuerte, animoso, en plenitud física, pero siendo yo un joven inmaduro no lo podía creer, ¿viejo mi ídolo? Al paso de los años comprendí lo que pesan los almanaques, cargarlos cuando se anda en la brega tiene que ser extenuante, además debe de tenerse respeto por la profesión, irse antes de que los corran, dando paso a las nuevas generaciones.

VESTIDO DE luces ya había logrado varios rabos en la Monumental capitalina. El primero fue el 25 de febrero de 1951 al toro “Holgazán”, de Pastejé. El 3 de febrero de 1952 a “Maestro”, también de Pastejé. De la misma procedencia era “Tanguero” lidiado el 5 de marzo de 1952. De Zacatepec fue “Bardobián” que lo obtiene el 16 de noviembre de 1953.

COMO SIMPLE dato diré que Hermoso de Mendoza se ha llevado cuatro de ellos sin bajarse del caballo, por lo mismo entonces si fue el primer caballista en ganar ese premio, él ha sumado mayor cantidad de festejos en el coso más grande del mundo, por lo mismo las nefastas comparaciones no vienen al caso. El pasado 11 de febrero Andy Cartagena pasa a la historia como el primer rejoneador en conseguir el perdón de “Copo de Nieve”, nativo en los potreros de Reyes Huerta… Nos Vemos.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino