Atras


LO IMPORTANTE DE LA TRIPLE “T”… Y CUATRO COSAS MUY IMPORTANTES.
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2018-11-23 01:28:33

VALE Y se debe de apoyar en lo que puede ser “un clavo ardiente”, el horno no está para bollos… Y la culpa no es de la Kodak o de la Chevrolet. Si se retomara la triple “T” no andaríamos tan mal.

SÍ, LA triple letra significa “Toros, Toreros y Turismo”, al aficionado viejo ya no lo hacen tarugo con cartelitos de oropel, muchos ya se fueron, se cansaron de esperar retornara la seriedad a los cosos manejados por excelentes comerciantes que no les interesa lo taurino, las paupérrimas entradas vistas son lo de menos, para eso hay contadores muy duchos que conocen de memoria la dirección donde se ubica la SHCP.

Y NADA de que el astado mexicano debe de tener “elefantiasis”, el toro nacional se quedó con la sangre que aguanta poco menos de media tonelada. Si nos vamos a la historia podremos comprobar “su corpulencia”, veamos algunos ejemplos de lo lidiado en el pasado. Haciendo la aclaración que tomo los datos de bureles, toros y novillos, sin llevar orden cronológico de la fecha de su lidia y mezclo triunfos con cornadas…

22 DE marzo de 1959, el toro “Camisero”, de La Laguna, con 440 kilos, le infiere gravísima cornada en el pecho a Manuel Capetillo que le rompe la pleura.

JAIME RANGEL le corta el rabo a “Moctezuma” de Reyes Huerta el 19 de enero de 1964, el tocayo del emperador azteca pesó 442 kilos.

2 OREJAS a la espuerta de Diego Puerta, ellas pertenecían a “Rastrojero” de Tequisquiapan con 464 kilos, fue el 9 de febrero de 1964.

JOSELITO HUERTA con “Rebosero” de José Julián Llaguno de 440 kilos la tarde del 31 de enero 1971 un rabo.

“COMANCHE”, DE Santo Domingo, fue indultado por Raúl García el 31 de enero de 1965, pesó 448 kilos.

PACO CAMINO se lleva a Camas el rabo de “Novato”, con 448 kilos, del ingeniero Mariano Ramírez el día 27 de enero de 1963.

AL NOVILLO “Marqués, de La Trasquila, con 347 kilos, el tlaxcalteca Miguel Villanueva obtiene un apéndice el 5 de octubre de 1969.

SE ANUNCIO como “Gibarito”, de Santa Marta, con 340 kilos, tocó al debutante regiomontano Eloy Cavazos, a pesar de su aparente poco tonelaje le infirió una cornada. A su primero, “Trovador”, con similitud en la báscula, obtuvo dos orejas. Fue el 12 de junio de 1966.

EL 14 de noviembre de 1965 se otorga el rabo de “Suerte Buena” a Rafael Muñoz “Chito”. El burel paró la romana al llegar a los 380 kilogramos.

DEBUTA EN la Monumental México Manolo Martínez el 20 de junio de 1965, lo hace con el novillo “Gladiador” de la Viuda de Franco que pesó 350 kilos. Repite el 26 de septiembre, su primera intervención es con “Carcelero”, de Valparaíso, con 338 kilogramos.

CREO QUE son suficientes los ejemplos de la presencia-corpulencia de los astados “antiguos”. Peso idóneo para que lo criado en México permitiera el lucimiento de los espadas o los hiera seriamente. Hoy subió el tonelaje y bajo la casta, el día que regrese la bravura a los ruedos ese mismo día, como por arte de magia, dejaran en paz los teléfonos que en el graderío chatean los “aficionados” y prestaran atención a lo que sucede en el ruedo.

¡¡¡TE LO pedimos Señor!!!

MIENTRAS, EL mal llevado turismo “medio que sostiene” la agonizante fiesta que vivimos. Faltan los toreros, y sus allegados, que no rehúyan lidiar algo de las escasas ganaderías que conservan lo bravo que tantas satisfacciones brindó antaño a toreros, ganaderos y visitantes ocasionales que posteriormente hubieron de regresar a emocionarse. En la Fiesta deben de prevalecer cuatro cosas importantísimas, edad, peso, trapío… y casta. España tiene su Fiesta, la nuestra es diferente en lo que respecta a la morfología de los astados. No comparemos así veamos mucha televisión española.

… Nos Vemos.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino