20 junio, 2021

ALGO DE TOROS Y RELIGION.

Por años la Iglesia Católica ha proscrito la corrida de toros. El Papa Pío V, 1566-1572, expidió cartas papales amenazando a los toreros con la excomunión y la negación de un entierro cristiano.

Por años la Iglesia Católica ha proscrito la corrida de toros. El Papa Pío V, 1566-1572, expidió cartas papales amenazando a los toreros con la excomunión y la negación de un entierro cristiano. Otros papas apoyaron esta posición hasta que Clemente VIII, 1592-1605, retiró las excomuniones anteriores, pero, al mismo tiempo, estipuló que las corridas de toros en España no habrían de celebrarse en los días de fiesta. No obstante, las corridas de toros se convirtieron en la práctica corriente para celebrar acontecimientos y festividades religiosas. Ilustran esto los siguientes comentarios que se hallan en la Enciclopedia Universal Ilustrada: “Con corridas de toros se celebraban luego las traslaciones del Santísimo Sacramento de uno a otro altar; de las reliquias o imágenes de santos; conmemoraciones de patronos de ciudades y pueblos; edificación de iglesias; canonizaciones y otras muchas fiestas religiosas. Más de 200 toros, en unas 30 corridas, sacrificaron alegremente con motivo de la canonización de Santa Teresa de Jesús. Se corrieron toros dentro de la Catedral de Palencia; las carnes de los lidiados en honor de los santos se guardaban como reliquias y para remedios; los cabildos eclesiásticos organizaron y costeaban corridas . . . En Tudela, la mañana del día de la corrida llevaban a un capuchino a fin de que los conjurase para que fuesen bravos.” Los toreros tienen la tendencia a ser religiosos; pero, como lo reconocen algunos, lo son de modo supersticioso.

Deja un comentario