17 septiembre, 2021

“EL TELELE” CON LO DE LA TELE… NOVILLADAS SI ELOY DEJA NOVILLOS.

Acerca de la nota que ayer les informábamos sobre el regreso de la televisión a la plaza México, es todo una confusión o caos. Definitivamente este asunto ni tiene ni pies, ni tiene cabeza, la distorsión con la que llegan, o salen, las notas sobre este asunto, es un verdadero laberinto de intereses encontrados en la cual motivos desconocidos al público o la prensa, nos ponen a pensar que quienes lo manejan están en los puestos equivocados…

Acerca de la nota que ayer les informábamos sobre el regreso de la televisión a la plaza México, es todo una confusión o caos. Definitivamente este asunto ni tiene ni pies, ni tiene cabeza, la distorsión con la que llegan, o salen, las notas sobre este asunto, es un verdadero laberinto de intereses encontrados en la cual motivos desconocidos al público o la prensa, nos ponen a pensar que quienes lo manejan están en los puestos equivocados… Los de la tele quieren toros, los de la empresa no quieren tele y un “télele” provoca la desorganización… A decir verdad la empresa poco habla, y eso “habla” del desinterés en, increíblemente, no dar a conocer el producto que venden y lo que venden es una fiesta llevada al sinónimo de pachanga en lo administrativo. No es posible que muchos medios de comunicación les estemos “engordando el caldo” de manera gratuita y ellos ni se dignen a ordenar las ideas que saldrán a la luz publica en su beneficio. Hoy basta apretar solo un botón, o tecla, y al momento la información esta circulando por todo el mundo. A finales de la década de los años cincuenta y principios de los sesenta, y con solo un aproximado de seis, siete millones de habitantes en el Distrito Federal, tanto “El Toreo de Cuatro Caminos”, como la México, daban corridas de toros, ambas en el mismo horario, y en los dos casos se transmitían por televisión y radio. Hoy, con cerca de treinta millones por la periferia al mayor coso del mundo, ni radio ni televisión ni nadie que se preocupe en dar un orden lógico como se acostumbra en todo negocio que se digne o jacte de ser un profesional “en su materia”… Un solo ejemplo… ¿Cómo es posible que de seis toros de “Puerta Grande”, la tarde inaugural, se regresaran cuatro?. Para muchos pasó desapercibido que en el cartel iba un rejoneador y en las fotos que proporciono la empresa, todos estaban “en puntas”, cuando bien sabemos que a los del de a caballo se le deben de despuntar sus enemigos. Esto, por normal conclusión, nos da a entender que en los corrales del coso, existe el departamento de “estética y maquillaje” y se corren futuros riesgos de “cirugías plásticas” ahí adentro… Pero hablamos de la comunicación… Esta situación, de “descomunicacion”, por consecuencia normal y lógica, va en contra de los toreros que repercute en las malas entradas vistas en lo largo y ancho del país y se retachan al tan mencionado coso de Insurgentes, máxime ahora que la temporada grande esta dividida y ya el cachondeo entre los aficionados es que hay, “temporada de” malos y “temporada de buenos”. Desde luego que eso no es cierto, pero cuidado, la “vox populi” nunca se equivoca y se corre el riesgo que cuando lleguen “los buenos”, el pagano no lo crea, así sucedió y lo vimos el 4 y 5 de febrero pasados, tardes de medias plazas con todo y “Morante”, Castella y José Tomas… Hace varios años platicaba en la oficina particular del director del diario deportivo “Ovaciones” y él nos comentaba que la sección taurina “le quitaba espacio”, (¿?), a su periódico. Nunca imagine su entendible explicación… -“Los periódicos vivimos de la publicidad y los anunciantes piden las secciones muy contrarias a la taurina, es por eso que a los toros la dejamos al último y no le damos el espacio que le proporcionamos a otros deportes”-… Tiene razón el señor Vázquez, en la actualidad “los toros” están a la cola de otros espectáculos. Irónico, nadie da un capotazo a su favor a esta diversión, antiguamente buen negocio. Hoy, desgraciadamente, y salvo que maten a un torero, o salga, vuele, un “Pajarito”, lo taurino no es noticia… Veremos como “pinta” esta primer etapa taurina, deseamos salga un torero “para primera plana”, y que en la segunda parte del serial capitalino se le incluya. Que las cámaras regresen a dejarles dinero a la empresa, a crear nuevos aficionados y toreros, todos saldríamos ganando y así esperar que por la provincia se den novilladas para renovar lo que se tiene, cíclicamente, que cambiar, esperamos y deseamos de todo corazón que Eloy y compañía, dejaran por ahí algún novillo que pueda servir para estos menesteres… Por lo pronto, si no cambian de opinión, las corridas las podremos ver en televisión, a partir del domingo venidero… Nos Vemos.

Deja un comentario