25 septiembre, 2021

SIEMPRE EL “PRIETITO” EN EL ARROZ

Ahora que la fiesta en México empieza a despuntar. Ahora que se le ve por fin alguna luz al final del túnel de ignominia.

Ahora que la fiesta en México empieza a despuntar. Ahora que se le ve por fin alguna luz al final del túnel de ignominia. Ahora que el toro mexicano luce en todo su esplendor sus grandes cualidades ante el mundo taurino entero. Ahora que en el coso más grande del mundo se centra el universo taurino al celebrar su Temporada Grande, tal y cómo era antes. Justo ahora que la torería mexicana levanta la mano y se hace presente después de muchos años de ausencia. Si, justo ahora, de nuevo aparecen los inconformes en escena. Los del vaso medio vacío y nunca medio lleno. Los que creen que el trapío de los toros consiste en lo gordo y cornalón del animal. Los que ven bravura en dónde sólo hay guasa y mal estilo. Los que creen ver acometividad en donde hay arreones. Los que quieren crucificar al torero que triunfa porque no es de su gracia o por que no estimula ni su ego ni sus bolsillos. Los que a toda costa quieren imponer su criterio no con razonamientos, sino gritando más fuerte y haciendo más aspavientos que otros aficionados. Los que buscan un escaparate al escudo de “amar la fiesta”. Los del eterno “prietito” en el arroz…A todos ellos les digo, que muy a pesar de sus mal fundados y tendenciosos comentarios: La fiesta en México despertó de su letargo no gracias a ustedes. ¡Sino a pesar de ustedes!.

Deja un comentario