23 octubre, 2021

DATOS BIOGRAFICOS DESCONOCIDOS DE CARLOS ARRUZA… 1/3 PARTES… (*).

De las cuatro hijas y dos hijos, además de Ángeles y Pablo Leonidas, fallecidos a los pocos meses de nacer, que tuvo el Notario Don Higinio Camino de la Rosa con Doña Valeriana Galicia Ayala, la mitad, Salud, Cristina y Felipe, el que andando el tiempo habría de convertirse en el celebrado poeta León Felipe, emigraron a México, mientras los otros tres permanecieron en España… Una de las hijas que emigró a México, Cristina, había contraído matrimonio en Santander, donde habían transcurrido gran parte de su infancia y juventud, con José Ruiz Arruza, sastre de profesión, fruto del cual tuvieron tres hijos Manuel, Carlos y José Luis, desde luego, ya en este país…

De las cuatro hijas y dos hijos, además de Ángeles y Pablo Leonidas, fallecidos a los pocos meses de nacer, que tuvo el Notario Don Higinio Camino de la Rosa con Doña Valeriana Galicia Ayala, la mitad, Salud, Cristina y Felipe, el que andando el tiempo habría de convertirse en el celebrado poeta León Felipe, emigraron a México, mientras los otros tres permanecieron en España… Una de las hijas que emigró a México, Cristina, había contraído matrimonio en Santander, donde habían transcurrido gran parte de su infancia y juventud, con José Ruiz Arruza, sastre de profesión, fruto del cual tuvieron tres hijos Manuel, Carlos y José Luis, desde luego, ya en este país… Desde muy temprana edad nació en los dos mayores, Manuel y Carlos, una gran afición a la fiesta de los toros, fomentada de una parte por el padre, y por la otra francamente desaconsejada por la madre, quién finalmente terminó accediendo a la afición de sus hijos con la condición de que no abandonaran sus estudios, permitiéndoles inscribirse en la escuela taurina del maestro Samuel Solís… El comienzo, como alumnos taurinos, fue decepcionante para ellos, ya que además de otras tareas, don Samuel, les tuvo varios días ensayando cómo saltar la barrera limpiamente, lo que consideraron como un golpe bajo a su auto estima. El caso es que la estancia de ambos en la escuela resultó tan provechosa como desaprovechada fue la de los mismos en el “Colegio Cervantes”, de la capital mexicana al que pronto comenzaron a dejar de asistir… No parece que el disgusto de la madre hacia las aficiones de los hijos surtiera mucho efecto frente al apoyo y entusiasmo recibidos del padre, puesto que cuando solo contaban con 16 y 14 años de edad, don José arregla su debut en la plaza de toros de México, en la llamada becerrada de los ferreteros que se celebró el 8 de Agosto de 1934, en la que ambos cortaron las orejas de sus respectivas reses, saliendo a hombros… Doña Cristina no tuvo mas remedio que ceder a lo que ya es un hecho imparable y a partir de aquí comienza una breve, pero triunfal carrera de los hermanos Ruiz Camino que ya han adoptado el segundo apellido de su padre, como “nombre de guerra”, como puede verse en la funda de los estoques que Carlos utilizará durante toda su vida y en la que figura grabado: “Hermanos Arruza”… Su debut en serio se produce el 28 de noviembre de 1934, en la plaza mexicana de “Vista Alegre”, de la que ambos salen triunfantes. Tras un par de temporadas plagadas de éxitos, don José decide viajar a España con sus hijos, la suerte no les acompaña y tras una prueba a puerta cerrada en la recién inaugurada plaza de toros de Madrid, “Las Ventas del Espíritu Santo”, a poco tiempo se declara la denominada “Guerra Civil Española” y los Arruza deben regresar a México donde continúan su carrera. Tomando la alternativa el día 1 de diciembre de 1940, en la Plaza de “El Toreo”, de manos de “Armillita Chico” que le cedió la muerte de “Oncito” el cual le hirió al entrar a matar… Por cierto que en esta tarde, la corrida fue organizada por un empresario debutante, Alfonso Gaona de Lara… La desgracia se cebó en la familia en los años siguientes, primero cuando el día 12 de junio de 1941, Manolo Arruza murió trágicamente y posteriormente cuando el 1 de agosto de 1943, don Carlos, que se dirigía a presenciar una novillada en “El Toreo de la Condesa”, su “Cadillac” colisionó con un camión cuyo airado conductor sin mediar siquiera una sola palabra, apuñaló al torero repetidamente, debiendo ser atendido en la enfermería de la propia plaza de toros. Afortunadamente Arruza viajaba en compañía de su amigo, el boxeador “El Vaquero de Caborca” que le salvó la vida al enfrentarse al agresor… Tras su recuperación, Arruza que a pesar de su éxitos en México no se siente a gusto porque creen que no le toman en serio, dado que mucha gente empieza a llamarle el chico del brassier, ya que después de un éxito clamoroso en la plaza capitalina, una mujer le arrojó al ruedo una de estas prendas mientras daba la vuelta al ruedo, decidió regresar a Portugal donde todavía tenía un gran prestigió, Toreó cuatro corridas en dicho país, una de ellas en Lisboa con “Manolete”, en la que según el mismo confesaría posteriormente, descubrió lo que era el verdadero arte taurino y donde le nacería la admiración y el respeto que siempre sintió hacia el torero cordobés, ya que no la amistad que llegaría un tiempo después… Por cierto que, aunque no podamos corroborar la veracidad de la anécdota, se dice que en aquella época conoció al futuro Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, cuyas padres, los “Condes de Barcelona”, pretendientes al trono de España, residían entonces en la localidad de Estoril, próxima a Lisboa, en una especie de exilio al que les tenía sometido el General Franco. Al parecer, cuando Carlos Arruza toreaba en la preciosa plaza de “Campo Pequeño”, “colaba” en la plaza haciéndole pasar por uno de los miembros de su cuadrilla… Estando Arruza en Lisboa, tuvo la suerte de que se firmase finalmente el convenio Hispano-Mexicano, siendo por dicha circunstancia el primer torero mexicano que tras el acuerdo toreó en España, haciéndolo en la plaza de toros de “Las Ventas” de Madrid con extraordinario éxito el día 18 de julio de 1944, en corrida presidida por el denominado “Caudillo”, que le valdría un cierto distanciamiento de su tío León Felipe, durante algún tiempo, confirmando su alternativa de manos de Antonio “Bienvenida”, con “Morenito de Talavera” como testigo… A partir de ese momento se le empezó a reclamar en todas las plazas de de España, convirtiéndose en poco tiempo en un ídolo para la afición, formando junto a Manolete la pareja taurina de moda, toreando juntos innumerables “mano a manos” por todas las plazas de España. Y eso a pesar de que algunos críticos le negasen el pan y la sal; algunos llegaron incluso a falsear las crónicas de sus corridas, como el del diario “ABC”, que en una crónica de la segunda corrida toreada por don Carlos en España, la del día 25 de julio de 1944, reduce los trofeos que se le concedieron a solo dos orejas, cuando en realidad se le otorgaron cuatro orejas, dos rabos y una pata. Por otra parte a pesar de la letra de una coplilla que se haría muy popular en aquella época cuya primera estrofa era: Desde que torea Arruza, “Manolete” está que bufa. Lo cierto es que entra ambos toreros había nacido una firme y sólida amistad que duraría hasta la trágica muerte del primero. Continuaremos… Nos Vemos. *Testimonios recabados de la semblanza biográfica de “León Felipe”. Archivos de don Antolin Zagal Pinto y de diferentes portales en donde se menciona al poeta “León Felipe”.

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com