19 septiembre, 2021

SARCOCISTIOSIS BOVINA. 2/3 PARTES.

POR SANTIAGO HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ. CATEDRÁTICO DE PARASITOLOGÍA Y ENFERMEDADES PARASITARIAS FACULTAD DE VETERINARIA.- UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA.

POR SANTIAGO HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ. CATEDRÁTICO DE PARASITOLOGÍA Y ENFERMEDADES PARASITARIAS FACULTAD DE VETERINARIA.- UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA. Los sarcorcistis tienen como característica la de formar quistes tabicados localizados en la musculatura estriada de contracción voluntaria e involuntaria que contienen en su interior elementos individuales con forma de banana que se denominan zoitos. La denominación de sarcosporidios, todavía en uso en algún tratado clásico de parasitología, se debe al uso bastante extendido del término, más eufónico que el de Sarcocystis. Su ciclo biológico ha permanecido desconocido hasta 1972, a pesar de todo hoy día todavía permanecen sin conocerse determinadas fases del ciclo biológico, tanto en los hospedadores definitivos como intermediarios y, desde luego tampoco son conocidos con minuciosidad los ciclos de aquéllos que parasitan a nuestros animales domésticos… CICLO EVOLUTIVO. El esquema es el siguiente: merogonias oral en capilares (fase proliferativa) Formación de quistes musculares con bradizoitos HOSPEDADOR INTERMEDIARIO MEDIO Heces con ooquistes HOSPEDADOR DEFINITIVO y esporocistos carnivorismo gametogonia y esporogonia, lamina propia… En el ganado vacuno se han descrito tres especies: S. cruzi, que tiene un tamaño menor a medio milímetro, se puede encontrar en cualquier parte de la musculatura estriada, aunque también en las fibras de Purkinje, corazón y SNC, son de pared delgada (1 ?m), su distribución es mundial, como hospedadores definitivos, el principal es el perro, habiéndose descrito también el zorro y el lobo. Es el más prevalente. S. hirsuta, forma quistes macroscópicos de hasta 8 mm de longitud por 1 de ancho, se trata de quistes de pared gruesa (3-6 ?m) y distribución mundial. Su prevalencia es media y su localización en el ganado vacuno se circunscribe únicamente a la musculatura esquelética. El hospedador definitivo es el gato. S. hominis, es eminentemente europeo, es el menos prevalente y su hospedador definitivo es el hombre. Los hospedadores definitivos perro, gato y hombre, se contagian por la ingestión de porciones musculares con quistes procedentes del ganado vacuno que son los hospedadores intermediarios. Los perros y gatos que se infectan en los ambientes rurales están capacitados para difundir los elementos de diseminación en un ambiente que posibilita la relación con los hospedadores intermediarios potenciales, mientras que aquéllos que adquieren la infección en ambientes urbanos domésticos no entrañan significación epidemiológica en la transmisión, simplemente por carecer de relación ecológica con los potenciales hospedadores intermediarios. Para que el perro, el gato y el hombre se contagien deben darse una serie de circunstancias, en muchas de las cuales interviene la mano del hombre. Dado que la parasitación por sarcocistos pasa desapercibida por la inspección veterinaria, es de esperar que numerosas canales puedan tener quistes por lo que huesos con restos musculares y recortes de piezas cárnicas procedentes de piezas dedicadas a consumo humano pueden ir a parar al perro y en menor medida al gato. En el caso del hombre como hospedador definitivo, su infección se relaciona principalmente con los hábitos alimentarios y culinarios, en la forma de preparar las carnes como alimento, donde las carnes rojas, sangrantes al corte, “poco hechas”, se consideran como una fuente importante de contagio, pero sobre todo son los preparados con carne cruda condimentada, como el filete tártaro, donde los quistes mantienen toda su capacidad infectante. En las canales bovinas sometidas a refrigeración a 2ºC los quistes permanecen viables durante 18 días, mientras que a –20ºC los quistes pierden su capacidad infectante a los 3 días. En porciones musculares que son sometidas a 45ºC, los quistes mantienen su vitalidad durante 5-6 minutos, siendo necesarias temperaturas de 65-70ºC durante 10 minutos para procurar la muerte del quiste; por lo que las piezas cárnicas refrigeradas que se comercializan en las carnicerías suponen una de las principales fuentes de contagio para los hospedadores definitivos… Cuando se infectan los hospedadores definitivos sufren una parasitación a nivel intestinal donde los parásitos localizados en la lámina propia del intestino realizan un ciclo de naturaleza coccidiana, eliminando al final del ciclo ooquistes que salen al exterior con las heces. En el medio, estos elementos de diseminación pueden mantener su capacidad infectante para el ganado vacuno aproximadamente un año en condiciones atmosféricas propias de climas templados. En el laboratorio se ha comprobado su viabilidad durante 2 años mantenidos a 4ºC, sobreviven 2 meses a 0ºC, incluso son resistentes en condiciones de sequedad durante 3 meses. El éxito de la supervivencia en el medio viene determinado por la biología del parásito que, entre otras razones, se debe a que los ooquistes ya salen esporulados con las heces, por lo que no tienen que supeditarse a las limitaciones térmicas a que se ven sometidos otros ooquistes de coccidios que necesitan esporular en el medio, donde las temperaturas próximas a 0ºC determinan su muerte. Los sarcocistos lo único que tienen que hacer en el medio es sobrevivir, no evolucionar. Estos ooquistes con esporocistos y esporocistos libres son la fuente de contagio para el ganado vacuno. Sabidas las relaciones ecológicas entre hospedadores definitivos e intermediarios, se deduce que la mayor o menor prevalencia de una determinada especie de Sarcocystis depende fundamentalmente de los sistemas de explotación animales… CONTINUARA.

Deja un comentario