16 junio, 2021

UN REGLAMENTO DE LA ÉPOCA, 1848, CÁDIZ, PRIMERO DE LA HISTORIA.

“El Comercio.” núm 2104. Cádiz.- Viérnes 9 de Junio de 1848 Cinco ctos… Cádiz: 1848. Imprenta de don M.J. de Uclés, editor responsable Calle de la Zanja, núm.12…

“El Comercio.” núm 2104. Cádiz.- Viérnes 9 de Junio de 1848 Cinco ctos… Cádiz: 1848. Imprenta de don M.J. de Uclés, editor responsable Calle de la Zanja, núm.12… “Reglamento para las funciones de toros que se han de celebrar en esta ciudad… De la empresa… Artículo 1º No se venderán más entradas que para el número de personas que cómodamente puedan caber en la plaza, á las que no quepan y presenten sus billetes, se les devolverá el valor de ellos y además pagará la empresa 1000 rs. de multa… Art. 2º Se reservará en los tendidos de sombrados sitios suficientes para colocar 200 hombres de la tropa destinada a la conservación del orden público. Los Guardias Civiles, municipales y empleado de Seguridad pública tendrán entrada franca… Art. 3º Habrá para el servicio de plaza el número suficiente de mozos con una señal muy marcada que los distinga, cuidando que los que den a la mano las banderillas (que serán tres al menos) y los demás que se ocupen en el servicio interior, estén vestidos con decencia é igualdad y con chaqueta puesta; lo contrario será castigado con 20 reales de multa a la empresa por cada uno y dos días de cárcel al mozo infractor… Art. 4º El día anterior de cada función existirán en la cuadra al menos 30 caballos con siete cuartas ó más de alzada, y la fuerza suficiente al objeto a que se destinan. Si practicado el reconocimiento de ellos por la autoridad competente, resultaren algunos inútiles, deberá la empresa presentar otros, antes del día siguiente, y en su defecto pagar la multa de 1000 rs. por cada uno que dejase de presentar. Las monturas y demás arreos deberán estar en buen estado de uso y con la decencia correspondiente… Art. 5º Cuarenta y ocho horas, lo menos, antes de cada función se presentarán a la autoridad para su reconocimiento, 40 pares de banderillas comunes y 20 de fuego, según el modelo que se dará al efecto: 20 garrochas y dos medias lunas, cuidando de que todo esté en el mejor estado, especialmente las garrochas, con las pullas arregladas a la marca que pida la estación, con punta aguda y filo solo al tercio, con tope de papel de estraza, cubierto de cuerda doble y acuñado a martillo, para evitar los entorpecimientos que en otro caso pudieran originarse, y que la empresa está obligada á allanar… Art. 6º Los toros que han de lidiarse deberán tener los hierros y marcas de las ganaderías a que pertenezcan según el anuncio: no bajarán de cinco años ni pasarán de ocho: no serán tuertos, hormigones de ambos cuernos ni tan defectuosos de cabeza que deban ser desechados á juicio de la autoridad. Las faltas de estas condiciones serán penadas cada una con la multa de 500 rs… Art. 7º Si se justifica que la empresa no ha tomado los toros de la primera clase de la casta anunciada, pagarán por cada uno 500 rs. de multa… Art. 8º Habrá en el toril un celador destinado a evitar que se maltrate el ganado, pues si se justifica que algún toro ha recibido golpe de tablón, ú otro daño para debilitar sus fuerzas, pagará la empresa 500 rs. de multa… Art. 9º Un cuarto de hora antes de empezar la función estará el pavimento completamente regado, y sin baches ni piedras que puedan molestar a los lidiadores en su ejercicio… Art. 10 Durante la función habrá en cada uno de los cuatro ángulos de la plaza dos hombres con seis espuertas llenas de tierra y una vacía, con el objeto, las primeras, de cubrir en el momento la sangre que arrojen los caballos y los toros, y la segunda para recoger los despojos de aquellos. Ambas operaciones se verificarán sin pérdida de momento, tan luego como lo permita la posición del toro; el mozo que desempeñe con morosidad este servicio sufrirá dos días de cárcel. Habrá además otro mozo en cada uno de dichos puestos, destinados solo á recoger los caballos heridos, dar estribos o garrochas y servir para enlazar los toros y caballos muertos, procurando que el servicio de arrastre sea con la mayor velocidad, de modo que al caer el toro muerto entren las mulillas en la plaza, sacando primero los caballos y después el toro. Si hubiese demora en ello, ó en volver cuantas veces sea necesario, pagará la empresa por cada detención 100 rs. de multa… Art. 11 Hasta que se corra el último toro habrá en el patio de la cuadra constantemente seis caballos ensillados y con brida, de manera que al llegar el picador no encuentre entorpecimiento para volver a salir: las faltas á esta prevención serán castigadas con 300 reales de multa… Art. 12 Se cuidará eficazmente de que el botiquín esté surtido de los medicamentos indispensables a su objeto, así como de que el médico y sangrador asistan puntualmente, y con los títulos de su profesión, a la hora de empezar la lidia, y permanezcan hasta que se retire la autoridad. Cualquiera falta en la observancia de este artículo será castigada severamente según la gravedad del caso… De los lidiadores a caballo… Art. 13 Los picadores deben obligar al toro para que entre á la suerte las más veces posibles, y por cada vez que falten á éste deber sufrirán la multa de 100 rs., ú 8 días de cárcel… Art. 14 Están obligados á salir hasta los tercios de la plaza, en busca del toro, cuando la suerte lo requiera; faltado á esto pagarán 200 rs. de multa ó sufrirán 15 días de cárcel… Art. 15 Picarán por turno riguroso una sola vez, y solo en el caso de recargar el toro podrán darle uno ó más puyazos… Art. 16 Cuando por ser el toro boyante y blando se empeñen en picarlo fuera de turno, como sucede frecuentemente, sufrirán multa de 40 rs. por cada vara que pongan sin corresponderle… Art. 17 Cualquiera que con intención conocida despaldille a un toro, pagará 100 rs. o sufrirá 8 días de cárcel… Art. 19 Igual pena sufrirá el que vaya a picar al toro estando haciendo turno… Art. 19 Ningún picador hará desmontar a otro en el redondel para usar de su caballo, pues todos deben salir montados de la cuadra: en su defecto serán penados con 40 rs. de multa… Art. 20 Inmediato a la puerta de la salida de caballos estará el primer picador de reserva montado, y el segundo en el patio de la cuadra donde habrá preparado seis caballos con silla y brida, para que en el momento de perder el suyo cualquiera de los que estén de turno, pueda salir el primero á ocupar su lugar, hasta que aquel vuelva. Si fuesen dos los picadores desmontados saldrá al momento el segundo de reserva. Cualquiera morosidad en este servicio será castigada con 8 días de cárcel ó 100 rs. de multa… De los lidiadores de a pie… Art. 21 El primer espada cuidará de que en la plaza haya constantemente tres picadores, así como que estén asistidos por un chulo que debe ir siempre al estribo, pero sin permitir que le tienda el capote al toro hasta que concluya la suerte o llegue al caballo… Art. 22. No se permitirá capear los toros mientras estén picando, á menos que la autoridad lo permita, ni que los coleen, cuarteen a lo largo, den recortes ni galleos, para quebrarlos ó cortarles las piernas á no ser en casos muy precisos. El que falte á estas prevenciones sufrirá la multa de 100 rs… Art. 23 Igual se le exigirá al primer espada por cada vez que a la salida del toro, haya a la derecha del toril cualquier persona, corresponda o no a la cuadrilla que pueda viciar la salida natural de aquel… Art. 24 También cuidará dicho primer espada de que al poner las banderillas se observe el orden de antigüedad o mérito establecido, sin permitir que el segundo de la pareja que esté en turno se anticipe al primero, excepto en el caso de que este haya hecho una salida falsa… Art. 25 Tampoco permitirá que se usen de las banderillas de fuego, mientras no vea ondear por la autoridad que presida un pañuelo encarnado. Las faltas de cumplimiento a esos artículos serán castigadas con arreglo a los casos… Art. 26 En los actos de matar los toros se cumplirá lo ofrecido en los carteles de anuncio, sin permitirse cambios de turno entre la espadas, ni pedir estos autorización para que mate ningún chulo ni menos persona ajena a la cuadrilla, sufriendo los contraventores la multa de 200 rs., o 15 días de cárcel, por cualquiera de las infracciones cuya pena se agravará según las consecuencias que pueda tener la falta de cumplimiento de estas prevenciones. Cádiz 2 de junio de 1848… Nota de www.noticierotaurino.com: ¡Pa´los restos, historia pura!.

Deja un comentario