21 junio, 2021

SEGUN EL CRISTAL CON QUE SE MIRE.

Recién terminada la corrida 24 de Abril en Aguascalientes y ante la imposibilidad de estar presente en la corrida tanto por logística cómo por economía, me di a la tarea de leer las crónicas de diversos portales taurinos (incluyendo el de casa, www.noticierotaurino.com) para conocer el resultado.

Recién terminada la corrida 24 de Abril en Aguascalientes y ante la imposibilidad de estar presente en la corrida tanto por logística cómo por economía, me di a la tarea de leer las crónicas de diversos portales taurinos (incluyendo el de casa, www.noticierotaurino.com) para conocer el resultado. Y para mi sorpresa ninguna de las tres crónicas coincidía en cuanto al juego y la presencia de los toros. Versa un dicho que “cada quien ve su corrida”, pero siempre hay parámetros en los cuales los comentaristas concordamos. Una manera muy sencilla de lastimar o promover los intereses taurinos de alguien es a través de la pluma; por eso siempre he insistido en la imparcialidad de quien se atreve a narrar lo sucedido en una corrida de toros o disertar sobre el tema. No voy a mencionar sobre la cabalidad de lo que Pedro Julio, dueño de éste portal escribe o comenta en sus artículos o crónicas. Eso lo sabe de sobra quien lo hemos tratado o conocemos. Ni tampoco sería justo de mi parte evaluar la moralidad o capacidad de alguien para decir u opinar sobre un tema. Pero si me llama la atención tantas discrepancias en los comentarios, sobre todo del encierro. Cómo lector me pregunto: ¿Dieron buen juego los toros? ¿Tenían o no tenían presencia? Ni la bravura ni el trapío son negociables. Hace algunos años aquí en Tijuana, un “cronista” de un diario de la localidad escribió con orgullo: “Y se colocaron los tres pares de banderillas en todo lo alto de los belfos”, es decir se los colocaron al toro en el hocico. Claro, tampoco se acaba el mundo con este tipo de detalles pero sí estamos de acuerdo que mal informan y confunden al nuevo aficionado (que no son muchos y por lo mismo hay que cuidarlos). Un grave problema que en ocasiones noto en quien escribimos de toros es que nos cuesta trabajo narrar o describir de manera corta y concreta lo sucedido. Otras veces (cómo el compañero de los belfos) no conocemos lo suficiente del tema para escribir sobre él. Y en otras ocasiones, nos encontramos con personas que en honor a la verdad no saben escribir sobre el tema taurino o cualquier otro. Pero con todos estos errores, no dañan tanto a la fiesta cómo quien escribe a favor o en contra de manera tendenciosa. Es aceptable que quieras matar el gusano de querer escribir y estés dispuesto a aprender pero hacerlo sin saber y para joder, eso no se vale. Hay que ser selectivos en lo que leemos y sobre todo, a quien le creemos lo que escribe… Nota de P.J.J.V… Manuel, quisiera agregar algo. Saliendo de la corrida a la que te refieres, he de compartirte que no por casualidad, lo hice a prepósito, encendí el televisor de mi recamara y escuche cierto programa taurino, “X”, y atento lo termine de ver y oír. A la mañana siguiente grande fue mi sorpresa al leer, también en “X´s” periódicos, a donde mandan sus notas los mismos que hacia solo unas horas daban “su cátedra” por la TV, y esta cambiaba totalmente a la opinión vertida solo unas horas antes. Por lo mismo es que coincido contigo en que no todos vemos el verde con el mismo tono, hay verde limón, verde esmeralda, verde claro y pa´mi es un verde simple, ellos agregan la tonalidad con el verde dólar y es muy respetable, no uso anteojos a pesar de mi edad y por lo mismo al no tener el cristal que llevan los anteojos, solo veo la fiesta de un solo verde. Un abrazo, Manuel.

Deja un comentario