17 septiembre, 2021

RECORDANDO LA FERIA DE ABRIL DE SEVILLA DEL 2009: POCOS TRIUNFOS Y UN FRACASO GANADERO.

LOS TOROS. 4ª parte… El fracaso ganadero en las corridas de toros lidiadas en el ciclo ferial ha sido sonado, ya que en las quince corridas solamente los encierros de “El Ventorillo” y “El Pilar” han merecido una nota de notable, o tal vez no más de un aprobado alto.

LOS TOROS. 4ª parte… El fracaso ganadero en las corridas de toros lidiadas en el ciclo ferial ha sido sonado, ya que en las quince corridas solamente los encierros de “El Ventorillo” y “El Pilar” han merecido una nota de notable, o tal vez no más de un aprobado alto. Los restantes encierros, tantos los duros como los más comerciales, se han ganado la nota de suspenso, ya que de los seis toros de cada hierro solamente uno o dos astados han permitido un mínimo de lucimiento de los toreros. En general, los toros de esos encierros han sido descastados, sosos, faltos de fuerza y movilidad, haciendo a menudo que la labor de los diestros fuera anodina y tuviera poco eco en los tendidos. Incluso los cornúpetas más manejables o más bravos, salvo raras excepciones, han tenido la tendencia a variar radicalmente durante la lidia, bien rajándose a mediados de una buena faena para ir a buscar refugio en las tablas, o por el contrario se han tomado su buen tiempo para definirse y entregarse al torero, haciendo que una labor lucida se tornara en opaca antes de llegar a su cenit. Así que esta clase de irregular bravura ha motivado que algunas de las orejas de las catorce otorgadas no fueran consecuencia de una rotunda faena sino más bien un premio a la tenacidad, entrega y valor del torero… Por otro lado, la presentación de algunos encierros ha dejado mucho que desear haciendo que a última hora en el reconocimiento se hayan tenido que cambiar toros por otros de los mismos ganaderos o remendar los encierros con astados de otros hierros. También en varias corridas han tenido que devolverse toros por falta de presencia, por caerse o por inutilizase durante la lidia. O lo que aun fue peor, un par de toros a mediados de la faena se han echado en la arena y ha sido necesario apuntillarlos por no volverse a levantar para continuar la lidia. He aquí algunas de estas irregularidades: -En los encierros del Conde de la Maza, Victorino Martín y Juan Pedro Domecq todos los toros se fueron al desolladero con las orejas intactas y sus restos fueron pitados en el arrastre mientras que las actuaciones de casi todos los toreros que los lidiaron fueron silenciados al rematar a sus toros… -El tercer toro de “Jandilla”, lidiado por Castella, se echó en la arena a mitad de faena y al resistirse a levantarse tuvo que ser apuntillado. Lo mismo pasó con el primer toro de “El Fandi”, un astado de Gavira, que también en el ultimo tercio se cansó de embestir y dijo “de aquí no me mueve nadie”. Ese toro era un sobrero, 1º bis, que sustituyó a un manso de “Torrealta”, y el segundo de este mismo hierro también fue retirado por falta de presencia y fuerza. Además un toro de Juan Pedro tuvo que ser retirado por cojera… -También, una anomalía ha sucedido en los reconocimientos de los encierros, ya que no se aprobaron completos varios de los lotes originales que enviaron los ganaderos y estos tuvieron que traer más toros del mismo hierro, o se tuvo que remendar los encierros con astados de otras ganaderías. Este baile de corrales ha puesto en evidencia a veterinarios y veedores de la empresa y toreros por seleccionar en el campo un ganado que no era apropiado para lidiarse en la Maestranza. Ejemplos: hubo que reconocer 11 toros de “Peñajara” para completar el encierro; hubo que esperar hasta la mañana del mismo día de los festejos para completar los encierros de Victorino Martín y de Fuente Ymbro; y el encierro de Daniel Ruiz tuvo que ser remendando con dos toros de Gavira. Y a pesar de estos rechazos, en el ruedo varios de los toros fueron retirados a los corrales y muchos protestados por falta de presencia… Continuara.

Deja un comentario