13 junio, 2021

GASTON SANTOS Y “PEPEHILLO”, DOS OREJAS CADA UNO.

Ante la mejor entrada en los últimos años, 7,000 personas en una plaza con aforo para 22,000, se celebró la primera corrida de la Temporada 2009 en la fronteriza ciudad de Tijuana

Ante la mejor entrada en los últimos años, 7,000 personas en una plaza con aforo para 22,000, se celebró la primera corrida de la Temporada 2009 en la fronteriza ciudad de Tijuana. Se lidiaron cinco toros de “Montecristi” parejos en hechuras, limitados de fuerza y complicados en su juego que desarrollaron sentido en su mayoría. Hubo palmas para los restos del lidiado en tercer lugar. El sexto fue devuelto a los corrales por la autoridad por su marcada debilidad y fue sustituido por uno de “Marrón”. Gastón Santos vuelta y dos orejas, Fermín Spínola aviso y dos avisos, y el de la tierra José Rodríguez “Pepehillo” palmas y dos orejas…El “Caballero en Plaza”, Gastón Santos dio todo una cátedra de clase y pundonor tanto arriba cómo desmontado de sus bellas jacas. El primero de su lote fue muy codicioso de inicio pues hacia el final de la lidia tomó la posición defensiva de emplazarse en los medios. Pares de banderillas ofreciendo el pecho de caballo y toreó a la grupa muy templado. Su segundo fácil rebasaba los cinco años y portaba seiscientos kilos en sus lomos. Por ende el toro duró muy poco y Santos tuvo que hacer gala de sus recursos cómo jinete de alta escuela para entusiasmar a los tendidos. Mata al segundo intento y la gente pide la oreja que a fin de cuentas se convierte en dos. Pero Santos enmienda rápidamente entregando un auricular a cabo de pega de los “Forcados de Mazatlán” que tuvieron dos valientes intervenciones en los toros de rejones. “Pepehillo” se vio eléctrico con su primero que quizás merecía más castigo y qué a fin de cuentas mostró una bravura cruda que atemperada con una puya adicional pudo haber marcado la diferencia en la faena del de Tijuana. Palmas al toro al arrastre y palmas al matador. El corrido en sexto lugar fue sustituido por ser muy débil de manos y rodar por la arena a su salida. Al ser castigado por el picador al recibo el toro se desmoronó bajo el peto y fue entonces cuando la autoridad decidió cambiarlo por el primer reserva procedente la ganadería de “Marrón”, un toro montado de cuerna de feas hechuras con el que “Pepehillo” logró acomodarse en momentos aislados sin confiarse en ningún momento. Mata de una estocada entera y se le conceden dos orejas. Fermín Spínola no tuvo suerte ni en el sorteo ni con el estoque de muerte. Su primero fue muy complicado y desarrolló mucho sentido. El que complementó su lote tenía calidad pero la falta de fuerza no le permitió demostrarla en su totalidad…Antes del inicio del festejo se dieron minutos de aplausos para los matadores finados Pepe López Hurtado dueño del coso de “Playas de Tijuana”, Manuel Capetillo y para José Luís “El Cabo” Pajón, gran benefactor de la fiesta de toros en Tijuana quien ayudó a formar a los matadores locales Ismael Gómez “Mayito” y César Castañeda, entre otros.

Deja un comentario