17 septiembre, 2021

RECORDANDO LA FERIA DE ABRIL DE SEVILLA DEL 2009: POCOS TRIUNFOS Y UN FRACASO GANADERO…

8ª parte… “Curro” Díaz… El sábado 18 de abril el veterano diestro linerense “Curro” Díaz fue el primer matador que pisó el albero sevillano en el ciclo ferial del 2009 y el primero en llevarse una oreja.

8ª parte… “Curro” Díaz… El sábado 18 de abril el veterano diestro linerense “Curro” Díaz fue el primer matador que pisó el albero sevillano en el ciclo ferial del 2009 y el primero en llevarse una oreja. Era una tarde desapacible con mucho viento y con lloviznas intermitentes, “Curro”, ignorando los elementos, se enfrentó con dos serios toros que llevaban el hierro de la “Dehesilla”. Con el primero solamente tuvo detalles artísticos con capote y muleta, pero lo atractivo de su toreo lo empañó con la espada, al pinchar dos veces antes de cobrar un bajonazo. Silencio. Lo bueno llegó en el cuarto astado, con el que sintió toreo y se gustó toreando, dando ocasión a los sevillanos de ver al artista que en sus anteriores actuaciones en este ruedo nunca se había visto. La faena la comenzó doblándose por bajo con unos bellísimos muletazos que predispusieron al público a degustar lo mejor que luego seguiría. Lo que siguió fue pura artesanía, definida con unas fantásticas cortas series de derechazos, rematadas con trincherazas o recortes. El público ya estaba con él, y los olés se volvieron en un angustiado ay de, ya que cuando al iniciar un natural, había sido prendido y volteado espectacularmente. Aterrizó sobre su cuello, dando la impresión de estar lesionado gravemente… Afortunadamente el golpe solo le causó una ligera conmoción y un susto. Así que el maestro volvió a la cara del toro con gran decisión para seguir creando pases clásicos muy ajustados y adornos de pellizco. Mató de pinchazo y estocada, ganándose la oreja a ley. La ovación duró desde que recogió la montera del centro del ruedo, donde había brindado al público, hasta que se retiró al burladero después de completar la vuelta al ruedo… Salvador Cortés… Tres días después del triunfo de “Curro”, Cortés cosechó la segunda oreja otorgada a un matador en las corridas de abono. Le tocó en suerte el único toro medio bueno de la corrida de “Palha”, un animal bien formado y bien armado, que fue manejable a ratos, embistiendo con suavidad y nobleza siguiendo los engaños, y en otros momentos se quedaba corto y apretaba hacia las adentros. El sevillano dio la primera nota alta componiendo unos elegantes lances. Luego con la muleta, tal vez equivocadamente, empezó la faena con pases de castigo, y al notar que no eran necesarios, se llevó el toro a los medios para allí, dándole sitio, continuar con pases más templados. La cosa iba bien cuando un par de achuchones y un desarme bajaron el tono de la faena. De nuevo el sevillano le cogió el son al animal y le cuajó un par de series de derechazos que fueron los momentos más álgidos de su hacer, siendo entonces fuertemente aplaudido. Un estoconazo ayudó a la concesión del trofeo. Por otro lado, su segundo toro no tardó en rajarse, como lo hicieron los otros cuatro “palhas”, y a pesar del torero estar voluntarioso, su labor fue silenciada, como las fueron una de “El Fundi” y las dos de Sergio Aguilar, quienes completaban la terna… Luís Bolívar… Los silencios siguieron imperando en los tendidos en la corridas del día siguiente, pues esto fue los que oyeron el sevillano Antonio Barrera y el francés Juan Bautista al completar la lidia de los acochinados, mansos y escasos de poder cuatro toros de “Peñajara”. El silencio se convirtió en ovaciones para acompasar las intervenciones del diestro caleño Luís Bolívar en su primer toro, oto ejemplar no mucho mejor que los otros, pero al que el diestro caleño, con sapiencia, firmeza y torera le exprimió algo que el toro parecía no tener, para luego lucirse en algunos momentos. Ahora bien cuando el colombiano hizo gala del buen momento por el que atraviesa, fue en la lidia del sexto toro. También el animal era manso, pero más manejable, y aunque se resistía a cooperar con Bolívar, este se enfrentó con él en las tablas, en donde el animal se refugiaba, y poco a poco lo mimó y lo templó para meterlo en la muleta. Luego, unas veces bajando las manos y otras a media altura le completo una faena con series cortas pero profundas con ambas manos. Firmó su hacer con unos torerisimos trincherazos y un bonito cambio de mano antes de cobrar una estocada algo trasera, que le hizo ganarse una oreja de peso. Bolívar siempre ha sido un tenaz torero pero en esta corrida ha mostrado ser un consagrado maestro, probablemente a consecuencia de la confianza ganada durante su excelente campaña invernal en Colombia…. Matías Téjela… Aun más silencios fueron los premios o castigos en la corrida primera del mes de mayo. Cinco en total, promovidos por los inconsecuentes finales de faenas de Antonio Ferera, Salvador Vega y Matías Téjela, hechas a toros serios y complicados de “Fuente Ymbros”. Y de nuevo, como ocurrió con Luque en la corrida del 24 de abril, la lidia de Téjela al sexto convirtió el aburrido espectáculo en un entretenido y animado fin de fiesta. El madrileño no tuvo fácil su tarea, pues el toro de construcción robusta y armado con dos púnales no tenía buena casta, pero sí un temperamento que le hacía ser agresivo. Téjela se impuso con valentía para hacer una faena emocionante, pero construida un poco a la deriva, ya que los momentos vibrantes se intercalaban con otros momentos de dudas e indecisiones, lo que le restaba brillantez a la faena, pero no emoción. Ahora bien el peligro era patente y era obvio que el madrileño hacía un gran esfuerzo por imponerse al toro, por el deseo de triunfar en Sevilla. El público así lo entendió y, al veterano torero deshacerse del animal de una estocada, pidió el trofeo para el torero que el presidente atendió… En uno de los achuchones el torero fue levemente herido en la cara, siendo curado en la enfermería de la plaza , en donde el doctor Ramón Vila Jiménez emitió este parte facultativo: Matías Téjela recibió durante la faena al sexto una herida inciso contusa en el mentón, que interesa piel y tejido celular. Fue suturada bajo anestesia local, de pronóstico leve, salvo complicaciones… Continuara.

Deja un comentario