22 septiembre, 2021

EL MILAGRO SE HACE PRESENTE EN PUEBLA DE LOS ÁNGELES CON LOS ÁNGELES DE BATA BLANCA.

A la ciudad de Puebla se le conoce como “Puebla de los Ángeles”, hoy comprobamos que una buena cantidad de ellos, de los Ángeles, se hicieron presentes en el quirófano del sanatorio “Betania” y guiaron al equipo medico que intervino quirúrgicamente a Enrique Espinosa, “El Cuate”

A la ciudad de Puebla se le conoce como “Puebla de los Ángeles”, hoy comprobamos que una buena cantidad de ellos, de los Ángeles, se hicieron presentes en el quirófano del sanatorio “Betania” y guiaron al equipo medico que intervino quirúrgicamente a Enrique Espinosa, “El Cuate”, de la espantosa cornada sufrida el pasado viernes… Les recuerdo el primer parte expedido por los médicos que le operaron… Herida por asta de toro en la región inguinal derecha penetrante de abdomen y retroperitoneo. Choque hipovolémico. Grado 4, fase II. Y síndrome compartamental de miembro pélvico derecho… Procedimiento Quirúrgico: Exploración de muslo derecho; exploración de canal inguinal derecho; laparatomía exploradora; exploración de retroperitoneo; colocación de injerto vascular de Gorotex de arteria iliaca externa a arteria femoral común derecha; colocación de injerto vascular de Gorotex de vena iliaca a vena femoral derecha. Y fasciotomía de pierna derecha… Hallazgos: arteria femoral derecha dos lesiones parciales; arteria iliaca externa derecha con sección completa; vena femoral derecha con sección completa; a nivel abdominal sin lesiones. Y hematoma retroperitoneal, sin lesión renal ni uretral… Por ultimo, actualmente se encuentra el paciente en la Unidad de Cuidados intensivos, hemodinámicamente estable, sin apoyo mecánico ventilatorio, continúa con apoyo a órganos, a nivel de miembro pélvico derecho, se encuentra con adecuado llenado capilar distal y pulso presentes, con remisión de síndrome compartamental. Al momento sin compromiso abdominal… Hoy lunes 8 de junio el panorama se vive con cierto optimismo, con más esperanza de que “El Cuate” deje el nosocomio dentro de 30 días, largo plazo pero lo hará vivo, lo hará con sus miembros completos e imaginamos que por su mente ya “papalotea” la duda sobre la fecha de la reaparición. Algo de esto ayudo a Ángeles y galenos, las ganas de vivir del espada, la ilusión de ser un torero importante, de sobresalir en su profesión… Enrique esta grave todavía, el temor de la infección es alto y por eso continua en terapia intensiva, los cuidados son continuos, sus familiares están brindándole el apoyo requerido e indispensable para que no decaiga, para que no reculé, hablando con léxico taurino, sabemos que ya comienza a articular palabras, su estado era tan delicado hace pocas horas que ni hablar podía, fue muchísima la sangre que perdió y era “normal” ese agonizante estado en el que llegó a la enfermería, la misma donde encontró a sus salvadores… Viene a mi mente recuerdos muy negros, el de mi queridísimo amigo Alfredo Alonso, que en la plaza “México” fuera herido por un novillo de “La Punta” y días mas tarde hubieran de amputarle parte de su pie derecho y acabar con la carrera de un muy buen prospecto, hoy reconocido pintor taurino… Viejas crónicas nos hacen ver que los milagros también se han dado en otros lugares, veamos lo que rescatamos de esas tragedias… El 21 de agosto de 1960. Corrida de toros en “El Toreo de Cuatro Caminos”, con Carlos Vera, “Cañitas”, Juan Estrada y Luís Briones, con una corrida muy seria de “Ayala”. El cuarto de la tarde, que hacía honor a su nombre de “Buen Mozo”, al final del trasteo le infirió la tremenda cornada que lesionó la arteria femoral profunda que le llevó a perder su pierna aun cuando se dice perdió la vida en varias ocasiones durante la intervención quirúrgica, como quiera que sea el milagro se da salvándole la existencia… Una más. Es la del 28 de abril de 1940 cuando, en la antigua plaza “El Toreo”, de la ciudad de México, un burel de nombre “Cazador”, con la divisa de “Rancho Seco”, dio monstruosa cornada en el muslo izquierdo a Román “El Chato” Guzmán. Es la más grande inferida en los cosos de nuestro país, con tres trayectorias y una extensión de cincuenta centímetros, desde la rodilla hasta la ingle. El herido estuvo tres semanas en la enfermería de la plaza, para luego ser trasladado a una clínica donde permaneció treinta días más. Los destrozos causados por el pitón del burel obligaron a los eminentes cirujanos, José Rojo de la Vega y Javier Ibarra, a desbridar hasta descubrir el fémur y poner las debidas canalizaciones. La salud y fortaleza del atlético banderillero, hombre sin vicios y notable jugador de frontón, le permitieron resistir y superar el percance. Imaginemos el martirio de don Román, 22 días en la enfermería ante la imposibilidad de moverlo por la gravedad del percance… Caso raro el que un norteamericano viviera algo similar, Rocky Moody, el 20 de julio de 1958, en la plaza “Alberto Balderas”, de Cuidad Juárez, Chihuahua, alternando con Jorge Rosas, “El Tacuba”, y Raúl García, como consecuencia de la seria cornada sufrida en ese coso, hubo de perder la pierna derecha. Rocky, taurinamente hablando, se hizo en Aguascalientes, posterior a la amputación regresó a esta ciudad y ante el asombro de todos, seguido nos decía… “Seré el primer torero que se hace figura con una pata solamente, la de palo no me estorba”. ¡Bendita locura!. Por supuesto que nunca volvió a vestirse de torero, tengo entendido que murió en su país por el año de 1991 de causas ajenas al percance… Ni modo, no podemos sustraernos de estos casos, ahí están, ahí quedan como fiel testimonio que los toros no solo dan triunfos, que los toreros con dignidad le salen… “al pinto y al colorao”, que afortunadamente en México se cuenta con ángeles capaces y estos visten de bata blanca, que lo digan sobrevivientes como Armando Mora, Gerardo Montejano y Juan Pablo Llaguno, que vieron cercenada su femoral… Desde aquí hacemos votos porque Enrique pronto vuelva a los ruedos y que logre hacerse el torero que vislumbraba su primer maestro… ¡Manolo Martínez!… Nos Vemos. Correo electrónico, pedrojuliojmzv@hotmail.com

Deja un comentario