15 junio, 2021

HISTORIA DOS FORCADOS EN ESPAÑOL.

Algunos reyes de la Península Ibérica tuvieron acciones decisivas en el toreo que se practica actualmente… Carlos II de España, último rey de la Casa de Austria, no tuvo hijos en sus dos matrimonios. Dejando el legado de la corona de España a Filipe de Anjou, su sobrino-nieto…

Algunos reyes de la Península Ibérica tuvieron acciones decisivas en el toreo que se practica actualmente… Carlos II de España, último rey de la Casa de Austria, no tuvo hijos en sus dos matrimonios. Dejando el legado de la corona de España a Filipe de Anjou, su sobrino-nieto… Filipe de Anjou, nieto de Luís XIV de Francia, al pretender ser rey de España, sumergió al país en una guerra civil denominada “Guerra de Suseción” en disputa con otro pretendiente, el Archiduque Carlos de Austria, Guerra que duró 13 años… Por la “Paz de Ultreque”, Filipe de Anjou fue reconocido en 1714 como Felipe V de España. Este rey de hábitos afrancesados y sin respeto por las tradiciones españolas, resolvió la prohibicion de que los nobles torearan a caballo… Así, el toreo a caballo quedo casi en el olvido en España y en Portugal continuó su evolución. Algunos reyes en Portugal fueron aficionados a la fiesta brava, destacando João IV (1604-1656), Pedro II (1648-1706), João V (1689-1750) e Miguel I (1802-1866). La referencia más antigua es en el reinado de Duarte I, con corridas de toros realizadas en Evora en los años 1431 y 1432… En el reinado de Maria II, por decreto régio, pasó a ser prohibida la muerte de los toros en la Plaza, que era practicada por los cavaleiros utilizando los rejones. Así, para remate de la lidia “os manteiros passaramn a pegar os toiros”… Los monteiros o alabardeiros, eran mozos que habían dejado las alabardas para que no hirieran al toro, éstas fueron substituidas por los forcados (elemento de madera con una punta de metal en forma de “U”) y así defendían en la arena el acceso al palco real, siendo comandados por un cabo. Siendo por lo tanto, una fuerza militarizada. Consta que en 1656 existió un grupo constituido por una selección echa de los alabarderos de la Guardia Real de Alfonso VI. Que pegaban los toros de caras y de cernella… Los monteiros y alabardeiros que pegaban toros, pasaron a ser llamados “moços de forcado” y en 1837 fue el año donde aparecieron formal y regularmente los grupos de forcados en las arenas portuguesas… Fue en Ribatejo e y en Alentejo donde se formarían los primeros grupos de forcados. Resaltando el célebre Grupo de Riachos que estuvo presente en las inauguraciones es de las plazas de toros de Évora y de Lisboa (Campo Pequeño)… En la región de Alentejo existieron diversos grupos de forcados, siendo conocido como uno de los mas antiguos uno de Évora, comandado por Paulo Barbas en 1915… También en 1915 fue fundado el Grupo de Forcados Amadores de Santarém, teniendo por cabo António Gomes de Abreu. Grupo que hasta hoy existe y siempre ha tenido continuidad lo largo de los años, siendo actualmente el más antiguo de Portugal… Anteriormente, a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, existió un excelente Grupo de Forcados Amadores do Real Club Tauromáquico, que estuvo comandado por cabos de enorme valor sobre todo Eugenio Monteiro y Carlos d’Avelar Pereira… Después se constituyó el Grupo de Forcados Amadores do Ribatejo, teniendo por cabo Jayme Godinho, más duró pocos años, dando origen al Grupo de Forcados Amadores de Santarém… En Portugal, durante mucho tiempo, para muchos aficionados y cronistas taurinos tenían más interés en la corrida a la Española, la pega era incomoda y no se consideraba en las corridas porque para muchos esta impedía la preparación del toro para la muerte… Más la pega tuvo una enorme evolución en las plazas de toros portuguesas, que hoy ya no hay la misma obstinación con la que los aficionados a la corrida española atacaban a la corrida portuguesa, la “toreada” como les gustaba denominarla… En los grupos de forcados no se perdieron completamente algunas de las características militarizadas de los anteriores monteiros o alabardeiros. Así, el jefe o comandante del grupo continúa siendo denominado “cabo”, y el traje continúa llamándose “farda” y la “antigüedad” de los forcados continúa a ser respetada… Partiendo plaza los forcados a la derecha del cabo, se forman por antigüedad el último elemento a la izquierda es el forcado mas nuevo. Si el cabo se ausentara por algún motivo que no le permita estar presente en alguna corrida, el forcado más antiguo toma el mando, no el que tenga más edad si no el que tenga más antigüedad en el grupo… El forcado mantiene la antigüedad, aún saliendo del grupo, esa antigüedad será respetada en caso de que vuelva a fardarse en el mismo grupo… Al igual fuera de los ruedos, cuando se tengan cenas, eventos o reuniones del grupo tendrán su asiento junto al cabo los forcados más antiguos y retirados… La nominación de un cabo nuevo no tiene que ver con la antigüedad, más si con el reconocimiento de las cualidades que tenga y aceptación de la mayoría… El cabo deberá garantizar los valores del forcado amador, dentro y fuera de la plaza, es el responsable de todas las actitudes y comportamiento de su Grupo. El cabo no debe de faltar en el Grupo, principalmente en los peores momentos. El cabo también tiene la responsabilidad de preservar las tradiciones. El será el responsable de mantener el contacto entre los forcados actuales y los forcados antiguos del su Grupo. De forma que la historia sea una referencia en el presente y para el futuro… En la plaza, cuando actúan más de un grupo, el grupo más antiguo parte plaza del lado derecho y pega el primer toro… La antigüedad de un grupo se pierde cuando el grupo no tenga o interrumpa su actividad secuencial a lo largo de los años… Así, no será legítimo que un grupo se anuncie como más antiguo, cuando estuvo sin actuaciones por más de una temporada. Para ser considerada la antigüedad, no es suficiente usar el nombre de otro grupo que hubiere existido en el pasado, porque es necesario tener actuaciones secuenciales a los largo de los años… La chaquetilla y el bárrete, tienen un valor especial para el Forcado. Son piezas de la farda de mucha estimación y valor… La chaquetilla representa al Grupo que pertenece. La chaquetilla deberá ser entregada al cabo cuando el Forcado deje de fardarse. El bárrete es la pieza de la farda más querida del forcado y se guarda como una reliquia para ser pasado a algún hijo o nieto que continúe la tradición de pegar toros… Texto traducido original en portugués, Manuel Peralta Godinho é Cunha.

Deja un comentario