21 junio, 2021

LO DE SALTILLO CON “EL CEJAS”… NO ERA DE INDULTO “BUFANDAS II”.

Pues vaya tardecita la que vivimos en Saltillo, creo que nunca la vamos a olvidar. Vayamos por partes…

Pues vaya tardecita la que vivimos en Saltillo, creo que nunca la vamos a olvidar. Vayamos por partes… Antes de enumerar los hechos tenemos que resaltar la actitud y buena disponibilidad de Arturo Macias, el único espada de la tarde, la de su primera encerrona, posterior a eso… En primer lugar; nula la organización que desgraciadamente se notó con la mala entrada registrada, menos de media plaza para ver al torero de moda. 21 de junio, día del padre, casi finales de quincena, más publicidad de la corrida en Aguascalientes que en la ciudad sede del festejo… En el tendido caro ni pizca de sombra, el sol picante como lava, lo impredecible, las fuertes ráfagas de aire, “Eolo” no sabe de toros, una amenaza leve de lluvia que termino en un verdadero vendaval y comentamos lo sucedido en el ruedo… Toros muy bien presentados de “Jesús Cabrera”, muy desiguales en el juego ofrecido. Oreja en el del inicio, 508 kilos, ovaciones en el siguiente de 510 kilogramos, palmas y aviso en el tercero con 474 kilos, la lluvia comenzaba y salió “Bufandas II”, el del indulto, negro bragado jirón, numero 13, increíble la forma de llover, la velocidad del viento, el coso fijo pero con estructura portátil, por momentos pareciera se iba abajo, esta instalado en un lugar casi despoblado y es imaginable que en momentos semejaba un huracán, que quienes estábamos en las gradas hubimos de huir buscando refugio de maneras vanas, repito que por ser “portátil”, el diluvio se daba “más y mejor” bajo el esqueleto de las gradas… Nada que ver con el quehacer de Arturo que se le vio muy centrado en lo suyo, haciendo un toreo serio aunque muy falto de variedad. El piso del ruedo era un lodazal y para decir verdad, a “Bufandas II” se le perdono la vida de manera incorrecta, el asistente estaba de fiesta y deseaba divertirse, quería ser participe de “algo increíble” y lo logró, tan así lo fue que contagió a la autoridad. Muy bien el subalterno Kingston y el varilarguero Nacho Carmona, presentó examen el aspirante a banderillero Héctor Rojas.

Deja un comentario