17 septiembre, 2021

EL INDULTO: ¿RECICLAJE DE LA FIESTA?

Sin duda, una gran polémica levanta cada indulto concedido. Unos a favor, otros en contra. Pero siempre hay una opinión. Desde esa que versa: “Toda gran faena debe ser refrendada con una gran estocada” y pasando por aquella que cuestiona:

Sin duda, una gran polémica levanta cada indulto concedido. Unos a favor, otros en contra. Pero siempre hay una opinión. Desde esa que versa: “Toda gran faena debe ser refrendada con una gran estocada” y pasando por aquella que cuestiona: ¿”El toro se indulta por su bravura o lo indulta el matador tras la faena?”. Para nosotros los aficionados que gustamos ver lidiarse toros bravos, es difícil ponernos de acuerdo si el día es caluroso o es templado, cuanto más debatible será afirmar sí se le perdona la vida a un toro o se le mata en el ruedo. Y eso de matar en el ruedo sin considerar los toros indultados y apuntillados posteriormente en los chiqueros porque al juicio del ganadero, no demostró lo que lo que el busca en los sementales que cubren sus vacas (otro aspecto que el neo aficionado a veces desconoce). Indulto y bravura en teoría deben ir mano con mano. Un toro bravo se indulta por ende de dicha característica. ¿Y se al matador el toro “se le va” y no hay la gran faena? ¿Los tendidos verán la bravura del toro y ondearan sus pañuelos solicitando al juez el indulto? Para empezar debemos definir bravura y ahí mis amigos, es en donde las cosas se vuelven confusas porque hay quien afirma que consiste en el juego que dé el animal en el primer tercio desde su salida, rematando debajo de cada burladero al que acude y el número de puyazos que reciba; por otro lado dicen que es necesario verlo desde donde se arranca a los caballos y si mete los riñones a la hora del encuentro sin dolerse y otros más que afirman acertadamente que no toda la bravura es buena; ejemplo un toro que toma tres varas pero en la muleta arrea y no embiste o le que es lo mismo atropella, no sigue la muleta buscando alcanzarla con buen son. Normal y a veces confuso resulta ver si las embestidas son producto de genio o de raza de la buena. De esa que muestra las cualidades necesarias precisamente para lograr las grandes faenas. Las de correr ochenta muletazos con la mano baja, que tanto nos gustan sobre todo en México, sin considerar que muchos matadores usan el indulto cómo argumento para no entrar a matar y tal vez perder los honores de una faena por un pinchazo. Creo que todos criterios de bravura tienen razón, en parte. La cosa es sumar todas esas cualidades para formar un toro que cumpla las expectativas de bravo y que al amparo de dicho compendio pueda pensarse que dará crías con ese mismo comportamiento. Y viendo las cosas desde afuera de lo taurino: ¿No será el indulto la justificación del existir de la fiesta de toros en tiempos modernos demostrando su benevolencia antes sus detractores? Quizás el indulto sea la forma en que la fiesta se recicla y purga sus pecados.

Deja un comentario