21 septiembre, 2021

“PINCHES GORRONES”… SABIAS PALABRAS DE “EL PADRINO”.

Hacer empresa taurina cuesta muchas cosas, máxime que cuando quien organiza no tiene detrás de él a un rico socio, a un banco que le abastezca de dinero sin restricción alguna

Hacer empresa taurina cuesta muchas cosas, máxime que cuando quien organiza no tiene detrás de él a un rico socio, a un banco que le abastezca de dinero sin restricción alguna, a un político o a un padrino que por lo general lo que mas busca es dejarse ver. Viene al caso de maneras muy frescas y un ejemplo fehaciente de los riesgos que se corren sucedió apenas hace unos minutos, en la corrida de Jesús María, Aguascalientes, veamos el porque de estos escritos… Sucede “que sucedió” un accidente, se descornó uno de los de “Matancillas”, fue de manera involuntaria, dado que las corridas en ese lugar se dan en un lienzo charro y estos están catalogados como “plazas” de tercera, el reglamento taurino no exige que se tengan reses de reserva en estos cosos y casos. Por una de esas casualidades que suelen darse y dado que los toros estaban siendo “desentorilados”, o desencajonados, desde el camión que los transportaba, por no haber corrales que garantizaran la seguridad requerida en el entorno al festejo, como una medida, muy acertada por cierto, y temiendo y previendo un desaguisado en el trayecto ganadería-lienzo, SÍ HABÍA UN SEPTIMO, mas nunca se transportó como reserva, repito, iba como preventivo, por si sucedía algo negativo en el transporte, terminado el festejo el toro regresaba a sus potreros… La entrada fue muy raquítica, entre 500 y 600 personas, aparecieron por el tendido dos o tres retrasados mentales, iban borrachos o drogados, de nacimiento son escasos de vista y a la hora del accidente, en el cuarto de la tarde, el que se estrelló y perdió uno de sus pitones, todo mundo lo entendió y vio así, un accidente y no había porque exigir saliera un reserva, hasta mis mencionados amigos enfermitos lo entendieron así… Lo peor es que los únicos que exigieron, de inmediato y a gritos, fueron el grupito de pendejetes que andan de coso en coso colándose cual rastreros vividores, los mismos a los que la empresa, José Luís Ramírez, “El Padrino”, les llama de la manera como titulamos la columna… “PINCHES GORRONES”… Luévano y Spinola se vieron muy toreros, Antonio García lastimosamente estuvo en “El Chihuahua”… No hay la menor duda, el mayor enemigo de la fiesta esta dentro, enfrente de nosotros, al lado, codo a codo y una muestra más son las actitudes del doctor Rafael Herrerías que ha decidido cancelar la temporada chica al no estar de acuerdo con el palco de la autoridad en la plaza que tiene en renta, la “México”… El cachondeo con este cómico y caricaturesco imitador de Hitler debe de terminar y ahora si me late que las autoridades le pararan, ya es mucho, ya es una burla para afición, toreros, gobernantes, no se puede ser “juez y parte”… Ayer se quedaron sin vender, nada más 46,000 boletos de los 47,000 de la capacidad de los asientos en el coso mas grande del mundo, la soledad bien debe de verse como un reclamo de lo mal que se lleva la fiesta en ese coso, ya no lo quieren, no van como protesta… Nos Vemos.

Deja un comentario