21 junio, 2021

TRIUNFA “EL CONDE” EN TIJUANA.

Ante unos cinco mil aficionados se celebró la tercera corrida de la actual temporada en la “Plaza Monumental de Playas”, de Tijuana.

Ante unos cinco mil aficionados se celebró la tercera corrida de la actual temporada en la “Plaza Monumental de Playas”, de Tijuana. Se lidiaron toros de “Los Cues”, manejables en general destacando el tercero y quinto. Manolo Mejía al tercio y oreja con petición de una segunda, Alfredo Ríos “El Conde” oreja e indulto y César Castañeda pitos y silencio. Michelito Lagravere lidió un eral de “Campo Real” demostrando mucho sitio y buenas maneras. “El Conde” realizó dos trasteos ante toros de características casi opuestas y en ambas labores dejó ver lo que los años y la madurez que han provocado en la tauromaquia del torero tapatío, quien aun conserva su gran condición atlética para cubrir el segundo tercio, colocando el par de la “Moviola” en dos ocasiones. Su primero tuvo poca clase pero “El Conde” estuvo arriba de él ajustándose mucho en largos y templados naturales. Deja una estocada hasta las cintas y se le concede una muy merecida oreja. Desde que se abrió de capa con “Don”, el segundo de su lote, ya se presagiaba la gran faena pues Alfredo lo recibió con una serie de verónicas y una media que hizo que los aficionados se pararan de sus localidades para sonarle las palmas. Tras un espectacular segundo tercio que él mismo cubrió, vino una sinfonía de muletazos de todos colores y sabores; igual remataba las tandas con afarolados que por debajo de la pala del pitón o largo pases de pecho. Y todo untándose de toro en cada pase. La petición mayoritaria del indulto no se hizo esperar y al noble toro de “Los Cues” se le perdonó la vida. Manolo Mejía está pasando por un momento muy especial en su carrera taurina. Se ve a gusto y muy fácil frente a la cara del toro. Con el que abrió plaza que traía el pitón roto y que por ende de pronto se dolía, dio todo una cátedra de poder haciendo que el toro que poco valía se viera potable por el lado izquierdo, saludando al tercio por su esfuerzo. Y con “Limonero”, un toro bajito de manos que tendía a buscar las tablas, logró pararlo y fijarlo para quitarle lo mirón bordando tandas con la mano izquierda con arte y sentimiento. El toro rodó sin puntilla y los tendidos solicitaban premios para el torero de Tacuba, pero el juez sólo concedió un apéndice. El torero de la tierra, César Castañeda, está pasando por un bache y su público parece impaciente con él. Su primer toro era bravo y fue castigado duro en el primer tercio. Tenía cualidades en su embestida pero César no logró acomodarse, retirándose entre pitos. El corrido en sexto lugar no tenía fuerza y no transmitía. Poco se pudo hacer… Michelito Lagravere estuvo muy bien con su eral. El niño sabe torear y lo demuestra en cada lance y en cada muletazo. Hacia el final de su trasteo tomó el estoque para intentar matar al eral de “Campo Real” hasta que el juez accedió al clamor popular y le concedió el indulto.

Deja un comentario