CURIOSA ANÉCDOTA…

Me cuentan que en el sorteo de la segunda tarde en Chota sucedió una anécdota con los Roca Rey que no tiene desperdicio. Y aquí te la dejo para que te diviertas… Resulta que llegó al sorteo el padre del torero se le acercó el ex alcalde de Chota al que le llaman “Carioco”, también se acercó el subalterno “Tachuela” quienes le mostraron un acta de nacimiento de un niño nacido en Chota que tendría, le dijeron, 4 años y que sería hijo de Fernando, el torero. El supuesto “abuelo” leyó el acta y efectivamente decía: nombre del niño, Fernando Roca Rey. Con lógica sorpresa no dudó en releerlo y sin salir del susto, “Tachuela” le apunta que no era así y que lo lea nuevamente con tranquilidad, es entonces cuando el padre del torero vuelve a leer y se entera que el niño en verdad tenía por apellidos: “Idrogo” por el padre y “Ramos” por la madre, con el nombre de pila y legal, inscrito como manda la ley, y puesto por la madre, “Fernando Roca Rey”. Nombre que el niño a propósito se ufana de llevar: Me llamo Fernando Roca Rey, el torero… En Chota, Fernando Roca Rey, el torero, es un auténtico ídolo, como hemos constatado en otros muchos pueblos y provincias del Perú. La gente lo detiene por la calle para saludarlo y tomarse fotos y a todos, niños y adultos, hombres y mujeres, atiende con cordialidad. Así se hace fiesta. Con ídolos nacionales. Si el fútbol no vale, los toros sí. Uyyyyyyyyyyy cuando llegue “El Andi”.

Deja un comentario