18 junio, 2021

LAS ENTRADAS EN LOS COSOS DE PERÚ.

Tengo más de 50 años viendo toros y es hasta últimas fechas que reparé en algo que me asombró, son las entradas en un país al que se dice es de los más pobres de América, Perú. ¿Qué es lo que sucede por allá?…

Tengo más de 50 años viendo toros y es hasta últimas fechas que reparé en algo que me asombró, son las entradas en un país al que se dice es de los más pobres de América, Perú. ¿Qué es lo que sucede por allá?… En tiempos del internet, de esta maravilla que ya nos invadió afortunadamente, ya podemos decir que no hay nada escondido bajo el cielo y hay de aquel que cuente una mentira, que dude de algo y esto es por lo siguiente… Seguidamente he estado en contacto con Magaly Zapata, corresponsal de www.noticierotaurino.com, desde esas tierras, y es por ella, que me ha mandado gráficas y videos de corridas por plazas en su país que efectivamente noto que muchos de los cosos son semi improvisados, algunos portátiles, otros edificados con vigas, entre los cerros, pero absolutamente todos llenos hasta “la bandera”. He visto otro tipo de fiesta, mucho toro criollo, toreros guerreros, toreros que le van alegremente a “chon lagañas” y esto hace que mi asombro se multiplique, que mis dudas crezcan y por ende me obligan a reflexionar y he llegado a la siguiente conclusión… En primer lugar la inocencia y/o nobleza de sus humildes habitantes que han encontrado en la fiesta brava un escaparate para olvidar sus penurias y acuden a ver lo que provoca estos entradones, van por diversión y por ver… ¡¡¡A sus ídolos!!! … Por supuesto que va de plazas a plazas, tengo entendido que Chota, Chiclayo, alguna otra de la provincia y por supuesto Lima, su capital, son plazas muy diferentes a las anteriores, pero las de los pueblos humildes son las que más me han llamado de sobremanera mí atención, 1500, 2000, 3000, personas es su capacidad y en las fotografías se ven a reventar. Y a no hago comparaciones con nuestra sufrida fiesta, para nada, pero que bonito es ver una plaza llena, llena en todos los aspectos, llenas las gradas, lleno el ruedo de hombres que atiborran con su afición el espacio, mal vestidos, sin casacas, corriendo para salvarse de los arteros derrotes de las reses de media casta, es su fiesta, son sus costumbres, son respetables, estos toreros a la antigüita que corren la legua son los que provocan esos llenos… En México se perdieron los novenarios, verdaderas escuelas y hacedoras de un gran puñado de toreros que llegaron a destacar, nada parecido a las escuelas actuales que están proliferando por estas tierras y que esperamos pronto vuelvan a tener la ilusión de regresar a los cosos… Puede ser que por la enorme distancia con el país inca omita algún dato, no me importa esta columna no es un censo, ni una critica, estos escritos es solo para rendir un sincero reconocimiento a los hoy desaparecidos “maletillas”, no busco otro fin, el ejemplo con los muchachos de Perú se me hizo muy correcto, creo que es atinado y adecuado… ¡¡¡Que bonito es lo bonito y es bonito ver una plaza a reventar!!!… Nos Vemos.

Deja un comentario