14 junio, 2021

LO DE TIJUANA

Ante una buena entrada se celebró la cuarta corrida de la actual temporada en honor al 120 aniversario de la fundación de la ciudad fronteriza de Tijuana en la Plaza Monumental de “Playas” de Tijuana.

Ante una buena entrada se celebró la cuarta corrida de la actual temporada en honor al 120 aniversario de la fundación de la ciudad fronteriza de Tijuana en la Plaza Monumental de “Playas” de Tijuana. Se lidiaron reses de “La Estancia y un sexto bis de “Marrón” que sustituyó al sexto de lidia ordinaria que se rompió un pitón al rematar en tablas. Todos bien presentados destacando por su bravura el primero de la tarde y quinto al que le dieron vuelta al ruedo. José Luís Angelino palmas y palmas, “Pepehillo” palmas y dos orejas y José Mauricio palmas y silencio. Michelito Lagravere lidió a muerte dos erales de “Campo Real”… José Rodríguez “Pepehillo” parece que hizo caso de los consejos y estuvo mucho más asentado que en su comparecencia anterior, menos eléctrico. Con el segundo de su lote “Teniente Guerrero” lució mucho en quietes sobre todo por faroles invertidos y cubriendo el segundo tercio emocionó al público con bellos pares de cortas al violín; y si bien el toro no se desbordaba de clase su repetitividad y suavidad a la muleta lo hacían ver mucho mejor de lo que era. “Pepehillo” entendió que había que engancharlo desde adelante y traerlo muy toreado, logrando buenas tandas por la derecha. Una estocada entera en todo lo alto le valió las dos orejas y vuelta al ruedo a los despojos del toro. “Aniversario” se llamó el primero de su lote que tenía una marcada debilidad que lo hacía rodar en cuanto su matador le baja la mano con la muleta, pero nuevamente, mostró buenos procedimiento y sin prisas… José Angelino se topó con el primero de lidia ordinaria, un animal que le pedía el carnet al que sea. Bien en varas Pedro López que dejó un puyazo en todo lo alto y sostuvo una interesante pelea con el burel. El toro portaba una bravura seca con algo de genio e iba y venía con gran displicencia entre pase y pase. Angelino estuvo ahí con él dando la cara y si bien el toro era pudo haber sido para más, el matador tlaxcalteca demostró que pudo resolver el acertijo al que se enfrentó. “Minarete” se llamó su segundo con el qué realizó un vistoso quite por navarras. Cubrió el segundo tercio sobresaliendo el tercer par que fue por dentro. Pero en la muleta el toro perdió movilidad y no se prestó al lucimiento. Palmas para Angelino al doblar el toro por su valiente labor… José Mauricio es sin duda alguna uno de los toreros que está funcionando mejor en nuestro país, y con el jugado en tercer lugar de la lidia ordinaria y primero de su lote de nombre “Tía Juano” realizó una tanda de verónicas que emocionó a los tendidos. Cómo inicio de faena con la muleta vino dos cambios por la espalda al hilo de las tablas. Todo parecía que la faena vendría a más pero a pesar de la clase del burel, la debilidad le ganó la partida, recibiendo palmas el matador. Lástima que el segundo de su lote que se rompió un pitón al rematar, pues al ser regresado a los corrales tras ser tocado en la puerta de toriles, el toro acometió de largo con mucha alegría lo que hace pensar que quizás era el toro bueno de su lote. Vino una débil reserva de “Marrón” con el que José Mauricio intentó lograr la faena sin éxito, dadas las características del toro. Hace poco dediqué un artículo a Michelito Lagravere en donde menciono la importancia de que él mismo guarde lo que marquen lo cánones de la profesión a la que aspira. Y también dije que los mismos matadores con los que comparte cartel deben hacer valer su rango de profesionales y avalar que el chaval, por más atracción que tenga para los públicos, se ubique en el sitio que por lo pronto le corresponde. Y aunque no se contempla esta situación dentro del reglamento vigente para la ciudad de Tijuana, no creo correcto que Michelito haya abierto plaza lidiando al primer eral de su lote. Pero lo cierto es que el niño sensación estuvo muy bien con sus dos colaboradores aunque se puso pesado con el acero en ambos. El segundo de su lote fue muy andarín y le costó trabajo someterlo a los engaños. Con que el abrió plaza, fue mucho más claro en su comportamiento, estando bien de capa y también de muleta entendiendo en todo momento que la medida justa para que animal no doblara las manos era toreándolo a media altura.

Deja un comentario