18 junio, 2021

MEJORA HUMBERTO FLORES.

Llegamos a la habitación 223 del sanatorio ubicado en la calle Emiliano Zapata acompañados por el ex matador Paco Olivera

Llegamos a la habitación 223 del sanatorio ubicado en la calle Emiliano Zapata acompañados por el ex matador Paco Olivera, “Bombita”, ya que conocíamos de su antigua amistad con Humberto Flores, a quien visitábamos a dos días de caer herido en las goteras de esta ciudad de Aguascalientes, no en la ganadería de “Santa Fe del Campo” como se pensó en su oportunidad, aunque efectivamente es de la misma propiedad de la familia mandamás de la dehesa en cuestión y a donde a manera de preparación se le brindaba el que toreara seis vacas y dos sementales, uno de ellos, el mas fuerte, le hirió en el muslo izquierdo… Por supuesto que desde que nos enteramos del percance hicimos una llamada al celular del herido y después de ser informados del estado de salud del torero quedamos de vernos posteriormente, no somos partidarios “de ganar noticias” y molestar en esos momentos de incertidumbre física, no estorbar es la prioridad… Al entrar saludamos a Luís, su señor padre, en sus rostros denotaban que van saliendo ya del mal rato y que la recuperación es cosa del tiempo normal en estos casos, tanto así que quiere reaparecer el 6 de agosto en la cercana población de Lagos de Moreno, Jalisco… A los pocos minutos de nuestra visita llegó el doctor Luís Miguel Chávez, le revisó, le hizo varias preguntas obvias y programó para hoy por la mañana un estudio de ultrasonido en la enorme herida que va de la rodilla hasta cerca de la cintura, de inmediato la pregunta surgió de parte del herido… ¿Y duele mucho eso doctor?… Nos reímos con ganas, casi 40 centímetros, 52 puntadas, tiene la huella de la operación, consecuencia del fuerte ramalazo y le teme a algo superficial, tema poco tocado, para los toreros existe un temor enorme, increíble pero real… ¡las inyecciones!, que van de la mano de las desgastantes curaciones y Humberto es un torero que pasa esos miedos aunque no deja de preguntar datos de Lagos de Moreno, la población en donde piensa reaparecer el ya próximo 6 de agosto… Tocamos temas de todo tipo, el nativo de Ocotlan, Jalisco, tiene buena memoria, recuerda con cariño y respeto a don Heriberto García Espejel, el de Singuilucan, Hidalgo, su maestro, el que le guió desde becerrista, quien le enseño la técnica que hoy le conocemos y que lo ha dejado como uno de los espadas consentidos de la “México” a la que llama “mí plaza”… Ya le ha cansado la inmovilidad de su mano derecha que es por donde el suero le esta pasando desde el momento en que se internó, pregunta si le es posible le sea retirado y tener libertad de movimientos, Luís Miguel Chávez, el destacado medico que le revisa le hace la observación que eso es lo ultimo en retirarse, por ahí le proporcionan medicamentos y antibióticos, esto le evita las temidas inyecciones y por supuesto que de inmediato lo acepta, no mas piquetes… Es modesto al hablar de su persona pero conocemos que fuera de los ruedos es Humberto un excelente pintor y escultor, muy independiente a que comparte sus conocimientos taurinos con varios novilleros, fue él quien preparó a Elizabeth Moreno para que debutara en la plaza mas grande del mundo y muchos la vimos triunfar gracias a la técnica aprendida bajo su supervisión a la sombra de los arbolados “Viveros de Coyoacan”, no lo dice pero he aquí una muestra mas de la falta que hacen los empresarios con visión, con ojo clínico ya que no supieron llevar la carrera de esta guapa mujer torera y la tienen en el olvido… La noche se acercaba rápidamente, preferimos despedirnos y dejar para mejor ocasión la sabrosa platica, los recuerdos puesto que su servidor lo conoce desde esos tiempos en que no se le despegaba a don Heriberto, al parecer será dado de alta en aproximadamente 24 horas, todo depende de los resultados de la “dolorosa” prueba del ultrasonido, nos retiramos deseándole que sea en el lienzo “Santa Maria” de Lagos de Moreno una reaparición exitosa y prometiéndole que ahí estaremos presentes… Nos Vemos.

Deja un comentario