EL ESPACIO DE ALFREDO FLOREZ… NOVILLADA EN ARROYO.

Los Forcados Mexicanos pusieron el ambiente en Arroyo… Se dio apertura a la temporada de novilladas en la placita de Tlalpan, D. F., propiedad de la familia Arroyo, donde hubo lleno para ver la actuación de dos novilleros triunfadores de seriales anteriores en este ruedo, el capitalino Luís Conrado y el colombiano Juan Solanilla además del rejoneador debutante Julián Viveros que salió acompañado por los Forcados Mexicanos, ante cinco novillos de la ganadería de Marrón, todo por cierto muy bien presentados pero de juegos disparejo, habiéndosele premiado exageradamente con vuelta al ruedo al corrido en tercer lugar que si acaso merecía arrastre lento por sus embestidas claras, pero no más… El rejoneador Julián Viveros mostró un par de caballos, uno muy torero con el que abrió plaza y coloco rejones de castigo fallando en el primero y con banderillas desigual, con su segundo caballo se le vio con mayores defectos al no controlarlo debidamente y fallo con la espada teniendo que despacharlo el sobresaliente Jorge Rizo que se dejo ver en un buen quite, pero mal con la espada habiéndole sonado dos avisos. Lo mejor corrió a cargo de los Forcados mexicanos, aunque tuvieron que intervenir en dos ocasiones ya que la primera pega el cabo no fue debidamente apoyado por sus compañeros y el novillo se los llevo por delante, en la segunda pega ahora muy en corto se lucieron tanto a la cara como el rabillador. A la cara fue Tonatihu Laison y de rabillador Carlos Álamo. Al término de la actuación el público dejo dar la vuelta al forcado y echo para atrás al rejoneador… En la lidia a pie Luís Conrado no tuvo afortunada actuación con su primero que fue complicadillo y su falta de técnica lo hizo ver mal, recurrió a pases temerarios como en sus inicio y fue feamente volteado, terminando por pincharle. Con su segundo un buen novillo de Marrón, dejo ver que va para atrás y que aquel valor y carisma lo ha perdido entre intentar el toreo fino y no poder llegarle al público, algunos intentos de toreo valiente y mal con la espada para recibir un aviso… El colombiano Juan Solanilla tuvo buenos momentos con el capote tanto de recibo como en un quite ajustado, con la muleta series cortas de buenos pases aunque sin ajustarse pero dejando buen ambiente con el público que aquí les aplaude todo. A este novillo fue al que le dieron exagerada vuelta al ruedo a sus despojos y el novillero tuvo petición de oreja… Con su segundo también estuvo bien, mejor con capote en verónicas rodilla en tierra y otro quite y con la franela su labor fue dispareja hasta el final que se empleo a fondo y logro buenos momentos ante un novillo que se le quería imponer y finalmente fue aplaudido al terminar de media y descabello saliendo entre la ovación. Afuera cayó un fuerte aguacero que solo salpico a quienes estaban en las últimas filas de las cinco que tiene la placita… Saludos, Alfredo FLOREZ. “El toreo, es arte efímero que se lleva en el alma.”

Deja un comentario