17 septiembre, 2021

AHORA ES EL MOMENTO.

Debo reconocer con toda honestidad que poco conozco sobre el rejoneo. Salvo algunas suertes básicas, mi conocimiento es nulo

Debo reconocer con toda honestidad que poco conozco sobre el rejoneo. Salvo algunas suertes básicas, mi conocimiento es nulo; pero lo que si les puedo confirmar es que Gastón Santos está pasando por el mejor momento de su carrera cómo “Caballero en Plaza”, y en mi opinión está listo para darle pelea al que sea. Claro, incluyo al navarro Pablo Hermoso de Mendoza, quien ha hecho de México su segunda casa y quien realiza presentaciones en estas tierras durante el invierno. De seguir por esa senda, Gastón creo que va de manera directa a un enfrentamiento mano a mano con Hermoso de Mendoza y quien tenga la sapiencia (y también hay que decirlo, “la plata” que pediría Pablo) empresarial de unirlos, creo que sentará un precedente quizás no visto desde Paco Camino y Joselito Huerta, hablando de toreros mexicanos y españoles en mano a mano. El toreo a caballo cuando es bien realizado une criterios de aficionados y no aficionados a esta manera tan ancestral de torear y qué antecede al toreo a pie; desde la bellas jacas enjaezadas con listones multicolores, los caballeros elegantemente ataviados a la usanza de su preferencia, hasta las demostraciones en el ruedo de doma a la alta escuela, el rejoneo llama mucho la atención. Ha dejado de ser en México “el numerito del caballito” que sólo lograba que los asistentes ubicaran sus asientos y cómo preludio a lidia a pie para convertirse en una manera de expresión artística repleta de emoción y sentimiento, gracias a toreros cómo el propio Gastón, Rodrigo Santos y Jorge Hernández Gárate, por nombrar algunos mexicanos que torean a caballo. Empresas ahora es el momento, aprovechen esta inercia de triunfos y bien torear.

Deja un comentario