25 septiembre, 2021

LOS DESPROPÓSITOS DE DON BULL Y CIERTAS FIGURAS.

Creo que no es posible pasar por alto el asunto de los festejos taurinos que Pedro Haces –quien se complace en llevar el mote de don Bull- va a dar en Las Vegas.

Creo que no es posible pasar por alto el asunto de los festejos taurinos que Pedro Haces –quien se complace en llevar el mote de don Bull- va a dar en Las Vegas. Tampoco está bien minimizar el hecho de que esos espectáculos van a contar con figuras de la torería española actual… Para quien no lo sepa, el plan consiste en la lidia de algún tipo de bovino, sin puyazos, banderillas o suerte suprema, en espectáculos que poco o nada tienen qué ver ni siquiera con una becerrada. No obstante, los actuantes se vestirán de luces y habrá apuestas, puntuaciones, marcador y bellas edecanes semi-encueradas que amenizarán las mojigangas… Hasta aquí uno podría decirles a estas personas que hagan lo que les plazca, que embauquen a los gringos y a cualesquiera otros incautos que se los permitan, pero ese no es el problema. Para mi gusto, lo que va en contra de la Fiesta es el asunto de que toreros como “Juli”, Ponce, “Morante” y Pablo Hermoso se presten a este tipo de farsas… Creo que el aficionado debe analizar cuidadosamente lo que se pretende hacer en la meca de la cultura estadounidense (oximorón donde los haya) con algo tan serio como la Fiesta… Empecemos por recordar que no todos los toreros, los ganaderos, los revisteros o los empresarios son románticos. No, en la actualidad dichos estamentos del mundillo están plagados de gente ambiciosa y de espíritu asaz vulgar… ¡O tempora, o mores! decía Cicerón en alguna de sus catilinarias, refiriéndose a los tristes tiempos y costumbres que le tocó vivir. Pues por ahí andamos. Se me hace incomprensible que haya toreros ricos y famosos que estén dispuestos a deshonrar el traje de luces para ganarse unos dólares que no necesitan… ¿Por qué será? Pues mire, el maestro Ponce declaró en una entrevista concedida al diario español El Mundo, que va a Las Vegas para promocionar la Fiesta, para que en Estados Unidos tengan un concepto lo más parecido a lo que son las corridas en España. ¡Atiza! Es como si dijéramos que Rafael Nadal jugará unos partidos de exhibición con pelotas de playa enfrentándose a lisiados en silla de ruedas para que la gente se dé una idea de lo que es una final en el Roland Garros… No contento con eso, el figurón valenciano dice que los numeritos circenses de Pedro Haces serán algo muy similar a las corridas de Portugal, sin picar ni matar al toro. Esta es una falacia dómine, un sofisma de párvulos. Señor Enrique, en lo único que Las Vegas se asemejará al Portugal taurino es en que después de la capea matarán a los “toros” a traición, a la mala, hipócritamente, en secreto… Pedro Haces no se queda atrás en el rubro de las frases absurdas. Cito de burladero.com: “Haré unas corridas modernas, suprimiendo el tercio de varas y el tercio en el que muere el toro. Vamos a poner bellas mujeres ataviadas con los trajes de cada país y a caballo, habrá banderas y se tocarán himnos nacionales. Luego, saldrá el toro, se hará la lidia en el capote, como en cualquier país. Después vendrá el tercio de las banderillas y se hará con velcro, cambiando los rejones por una cinta adhesiva que tenemos probado que no se cae. El torero tendrá media hora y al terminar la lidia se le premiará con puntos”. ¡Sonamos! Si para este hombre eso es el arte de Cúchares, la iglesia católica debe estarle agradecida ya que no le ha dado por ser misionero en vez de empresario. Claro que a los negritos, indios y chinos podría parecerles más atractiva una catequización con bellas mujeres, apuestas, himnos y todo. Eso siempre ha sido un remedio eficaz contra lo que algunos se obstinan en tomar en serio… Otro aspecto curioso, por llamarlo de alguna manera, del caso Las Vegas, es que no han dicho –que yo sepa- el tipo y la procedencia del ganado a lidiarse en el serial. Únicamente se mencionan las ganaderías de Manuel Costa y Campo Real para septiembre. Una verdadera garantía ¿verdad? Si las corridas en suelo yanqui tienen previsto llevarse a cabo con (aunque sea) novillos de casta, quiero ver cómo se las arreglarán los diestros para lucirse frente a animales de lidia enteros… Para seguir con el tema de los malhadados tiempos que corren, no quiero imaginarme lo que pensarían los Bienvenida, el gran Ordóñez, o Armilla el Grande, de muchos de sus colegas actuales, especialmente de los que acudirán a la cita en Nevada. El toreo debería ser un arte reservado a personas leales, a hombres de bien y con una enorme dosis de orgullo… Cuesta trabajo creerlo, pero da la impresión de que tanto el empresario de marras como sus contratados se han decidido a, muertos de risa, traicionar toda la grandeza de la Fiesta. Para concluir, me permitiré citar a un mago de las películas de Harry Potter y relatarle a usted una anécdota… El mago en cuestión es el profesor Dumbledore, quien le dice a Harry: “No son nuestras habilidades las que demuestran quiénes somos, sino nuestras elecciones.” En esa tesitura, da vergüenza ajena el saber que un buen ramillete de ídolos del toreo actual han elegido estar del lado del señor Haces… La anécdota es la siguiente y me la contó el irrepetible aficionado don José Laris Iturbide. Resulta que un día que toreaba Garza, había un borrachito en el tendido que no dejaba de increpar a Lorenzo El Magnífico. Le gritaba incansable: ¡Bandido, sinvergüenza! Sin duda porque en la tarde anterior el regiomontano había estado mandanga y la bronca había sido fuerte. Pues bien, Garza comenzó a torear al natural como sólo él sabía. Entonces el etílico aficionado se desgañitaba, diciendo mientras lloraba de emoción: ¡Qué grande eres, bandido!… Si Pablo Hermoso, Morante, Ponce, Juli et al, no recapacitan y le rescinden el contrato a don Bull, espero que cuando toreen en cosos serios, la afición se los reclame como en la primera parte del cuento de don José.

Deja un comentario