25 julio, 2021

VALDEPEÑAS; PADILLA Y “RAFAELILLO” A HOMBROS.

VALDEPEÑAS, Ciudad Real. 2ª de Feria. Un quinto de plaza. Toros de “El Serrano”, 3º bis, y uno de “Osborne”, 2º, bien presentados, muy descastados y sin clase alguna. Juan José Padilla, dos orejas y oreja. “Rafaelillo”, oreja en ambos. Sergio Marín, palmas y oreja.

VALDEPEÑAS, Ciudad Real. 2ª de Feria. Un quinto de plaza. Toros de “El Serrano”, 3º bis, y uno de “Osborne”, 2º, bien presentados, muy descastados y sin clase alguna. Juan José Padilla, dos orejas y oreja. “Rafaelillo”, oreja en ambos. Sergio Marín, palmas y oreja. JUAN JOSE PADILLA de fusia con cabos negros, se llevó dos orejas de su primero por una labor aseada en todos los tercios cumplió con el capote sin apreturas y en banderillas estuvo bullidor y variado muy al hilo del pitón y con las reservas típicas de las complicaciones de su enemigo, al natural se perfilaba tanto que se descubría y el toro hacia por él, lo mejor en redondo aunque demasiado agarrado a los lomos del toro, estocada entera tendida. En el cuarto un toro mas parado y que desparramaba la vista de nuevo estuvo bien en banderillas muy del agrado del publico, su comienzo de faena de rodillas presagiaba algo mas el toro a menos y el torero se justifico simplemente por estar allí delante, estocada y otra oreja… “RAFAELILLO” de burdeos y oro, se presentaba en la mancha y cumplió con creces el murciano, dos faenas del mismo corte poder y saber estar y ligar lo que se dejaban sus oponentes, lo mejor los naturales para adentro, limpios y llenos de toreria, siempre se puso en su sitio y el publico lo agradeció y entendió, las estocadas del mismo corte arriba una un pelin caída y otra tendida, oreja y oreja sin aspavientos, brindo su segundo toro a María Carrasco, fotógrafa de Valdepeñas que recibió también el trofeo… SERGIO MARÍN, de blanco y oro, no fue su día y lo vimos muy poco placeado y a veces con reservas lógicas de esa situación, además su primero bis un desrazado de “El Serrano” no se dejo en ningún tercio y además se echo a tierra y costo levantarlo, una vez levantado el diestro pincho, volvió a echarse y se tuvo que apuntillar en el ruedo. En el sexto otro descastado, desclasado y aburrido hasta la saciedad Marín apoyado por el paisanaje de Castellar de Santiago, estuvo tratando de agradar sin llegar la cosa a tomar vuelos altos tanto a nivel artístico ni tampoco en las formas, si encima falla a espadas dos pinchazos uno hondo y descabello para oreja de paisanaje que esperemos le valga de algo, hoy no tuvo suerte en el lote, fueron los que menos se dejaron, brindo a su tío.

Deja un comentario