14 junio, 2021

FAENA DE LUJO DE VANESSA MONTOYA Y VALIENTE DE LUPITA LÓPEZ FRUSTRADAS POR LAS ESPADAS.

La décima novillada de la temporada ha dejado gratos recuerdos en la memoria de quienes estuvieron presentes en la Plaza México, al presenciar el arte, el valor y la belleza de las tres toreras que esta ocasión formo la empresa con Elizabeth Moreno, Lupita López y la sevillana nacida en México Vanessa Montoya

La décima novillada de la temporada ha dejado gratos recuerdos en la memoria de quienes estuvieron presentes en la Plaza México, al presenciar el arte, el valor y la belleza de las tres toreras que esta ocasión formo la empresa con Elizabeth Moreno, Lupita López y la sevillana nacida en México Vanessa Montoya, quienes se las entendieron con tres Novillos de don Salvador Rojas Salgado y tres de La Muralla de don Enrique Fernández Pérez, de los cuales sobresalieron el corrido en tercer lugar de La Muralla y el que cerró plaza de Salvador Rojas que recibió el premio de la vuelta al ruedo cuando tuvo petición de indulto que no se concede atinadamente. Las tres bellas torearas tuvieron el gran problema de no saber matar a sus enemigos, fallando con las espadas las tres, habiéndoles escapado por lo menos a Lupita López una si no es que dos orejas, y a la sevillana Vanessa Montoya incluso pudo ser el rabo del noble novillo que cerró el festejo, pero todo se concreto en una vuelta al ruedo para Lupita con ciertas protestas y otra vuelta al ruedo clamorosa para Vanessa al final del festejo y Elizabeth se tuvo que conformar con recibir leves palmas en esta ocasión. Las tres novilleras estuvieron valientes y toreras sobe todo con la muleta Elizabeth, que ahora solo pudo engranar algunos pases por el lado derecho a su segundo enemigo de Salvador Rojas pero mal con la espada recibiendo un aviso. Antes a su primero de La Muralla entre el viento y la falta de confianza, no dejo ver al novillo y se fue en blanco recibiendo un aviso al pinchar cinco veces. Lupita López toreo mejor con el capote al primero de La Muralla con dos buenas verónicas y cierre con revolera y Brionesa y, de muleta estuvo valiente sacando algunos pases aislados buenos, recibió tremenda voltereta y siguió en la cara del novillo con el mismo valor, pero igual fallo con la espada y hasta dos avisos se llevo por tardarse en matar. Y en su segundo vino lo bueno con un buen novillo que le dejo explayarse en buenas tandas por el lado derecho, dejando ver temple y mando, además de valor mostrado de nuevo cuando se llevo un arropón sin consecuencias, pero… vino lo malo que le quito por lo menos una oreja a Lupita, al fallar con la espada tirándose cuatro veces y teniendo que usar el descabello. Salió al tercio siendo ovacionada y algunos despistados que no sabían que estaban en la Plaza México le pidieron diera vuelta al ruedo, la que le resulto entre división de opiniones. La Sevillana nacida en la capital mexicana (por casualidad), pero de familia y vida realizada en “su” Sevilla, cayo de pie ante esta afición, ya que dejo ver que además de valor, tiene también el don del mando y temple, lo que le favoreció para ser ovacionada en el tercio en su primero que fue de La Muralla al que le ligo por lo menos una tercia de pases templados a media faena y otros asilados buenos, pero vino la debacle con la espada y le sonaron dos avisos. Lo mejor vendría con su segundo de Salvador Rojas “Brillante” No. 57 que siendo débil de remos, aprovecho sobre todo su nobleza y recorrido, sacándole varias series de pases muy buenos tanto del lado derecho como por el lado de cobrar, tandas de tres y hasta cinco pases que le fueron coreados con fuerza. Bien que estuvo Vanessa con este novillo al que aprovecho todos los pases que le pudo sacar, bien rematadas las tandas y saboreando los momentos que proyecto a las alturas, todo iba bien, incluso se solicitó por un buen número de aficionados el indulto del novillo, pero al no ser concedido atinadamente por el juez de plaza, tuvo que tirarse a matar, donde se le cayó todo lo realizado con la muleta, pinchando tres veces antes de meter media y descabellar, para dar vuelta al ruedo entre la ovación y al novillo también se le dio vuelta al ruedo a sus despojos, con vítores al ganadero.

Deja un comentario