21 septiembre, 2021

NI PROSPECTOS, NI PÚBLICO, NI EMPRESAS, NI APODERADOS… Y NI VÍAS DEL TREN…

Vivimos tiempos muy diferentes a hace varias décadas, los tiempos cambian, el Distrito Federal es desde hace años una marabunta que crece cual lirio que invade sin control una laguna

Vivimos tiempos muy diferentes a hace varias décadas, los tiempos cambian, el Distrito Federal es desde hace años una marabunta que crece cual lirio que invade sin control una laguna, casas por aquí, casas por allá, gente por todos lados, plazas de toros que desparecen para dar paso y lugar a centros comerciales, todo crece, todo se multiplica… menos lo taurino, este tema es lo contrario, se acorta… Alejandro García, que en santa paz esté mi estimado “Prieto Panzón”, no perdía el tiempo, estaba listo a que la plaza “México” cerrara entre los intervalos de temporadas, y de inmediato los aprovechaba para organizar festejos por los rumbos de Naucalpan, a un paso de la capital nacional, y montar novilladitas económicas. ¿Qué cuántas?… Pues exactamente la misma cantidad de domingos que el coso grande tenía las puertas cerradas… Hoy, definitivamente ya a nadie le interesa hacer empresa y aprovechar esos huecos, ni aun con que los anunciados vendan boletos, o que “palmen”, ni así es ya negocio, ni que la mancha humana cubra kilómetros y kilómetros y por ende se pudiera pensar que por lo mismo hay “mas clientes”, el desinterés de los aficionados en asistir a esos festejos va de la mano con el crecimiento de la ciudad mas poblada del mundo… Urgen caras nuevas, toreros con corazón, con pasta, no confundir la palabra “pasta” del caló taurino que significa dinero, pasta de ídolos, un joven, tampoco niño como creen ahora las estériles y caras escuelitas que han proliferado por todos lados y nomás nada de nada, un “puntero” que a su anuncio cause el poder de convocatoria de los antiguos llena plazas, ya no los hay, ya “no los saben fabricar”… Mi eterno reclamo-duda. ¿Y las empresas con visión?. ¿Y los apoderados con intuición?. ¿Y los novilleros con hambre de ser alguien en esta vida?… Todo esto me recuerda algo no taurino… ¿Donde quedaron las vías de ferrocarril?. Todos sabemos que Ferrocarriles Nacionales de México no existe ya desde hace años, se borró de un plumazo, talleres, sindicato, oficinas, trenes de pasajeros, por lo mismo es que saco cuentas alegres… Aproximadamente son 180 kilómetros de Aguascalientes a San Luís Potosí, las vías era paralelas y esto suma 360 kilómetros de un muy buen acero, de calidad indudable, de valor ni hablemos, menos sacamos cuentas de los kilómetros de la red nacional, una montaña de metal y un Everest de dinero… ¿Dónde quedaron?… ¡Viva México cabrones!… No, no se vale burlarse así de un pueblo que se esta muriendo de hambre, ¡que poca…! … Nos Vemos.

Deja un comentario