20 junio, 2021

A SEIS AÑOS DE LA ULTIMA DECISIÓN DE DAVID SILVETI…

¡Ha muerto “El Rey”… pero “El Rey” vive!.

¡Ha muerto “El Rey”… pero “El Rey” vive!.
Todos lo sabemos, es feo decirlo pero una persona que decide dejar este mundo por su propia mano debe de estar pasando por momentos terribles, inimaginables, David, “El Rey”, debe de haberse sentido muerto en vida y su fuerte carácter lo hizo tomar una valiente decisión, la que el creyó correcta y la mano no le tembló, nos parezca o no, él lo decidió.
No juzgamos vidas y decisiones ajenas, menos personales, las respetamos enormemente y solo tenemos ojos y espacio para recordar a un hombre que se sobrepuso a casi medio centenar de intervenciones quirúrgicas para poder estar preparado, en lo que cabe, y volver a vestirse de luces, volver a sentirse torero “vivo”, de volver a vivir con plenitud, David vivió intensamente, vivió “a su manera” y “murió a su manera”, el ultimo gran ídolo de la afición mexicana, ni quien lo dude.
“El Rey” nació en la ciudad de México, Distrito Federal, el 3 de octubre de 1955 y falleció el 12 de noviembre de 2003 en Salamanca, Guanajuato.
El 20 de noviembre de 1977 toma la alternativa en la plaza “Revolución”, de Irapuato, Guanajuato, padrino “Curro” Rivera y testigo Manolo Arruza, la confirma el 7 de enero de 1979, en la “Monumental México”, ante el padrinazgo de Manolo Martínez y testimonio de Eloy Cavazos. Confirmación en Madrid, 24 de mayo de 1987, de manos de “Nimeño II” y testigo Tomás Campuzano.
Datos fríos, fríos números solamente que no nos dicen la alta temperatura que provocaba el verlo torear muy mermado de sus facultades físicas y que suplía con un aguante increíble, con solo el mando de una muleta poderosa, muy pequeña al lado de su gusto por estar delante de un toro y les compartiré algo que viví en su casa de la ciudad de Salamanca.
David estaba pasando una de las tantas recuperaciones que vivió, platicábamos en la amplia sala de su casa, solo un sillón muy grande, una pequeña mesita donde se encontraba el teléfono que en esos momentos repiqueteo, le llamaban desde el norte de los Estados Unidos avisándole el envío de un fino perro, David se dedicaba a importar esos animales con alto pedigrí y los comercializaba entre sus amistades y de mucho le aliviaba su economía.
Comentábamos mil y un cosas, bromeábamos, tomamos refresco, el calor apretaba, él llegaba del rancho paterno y su servidor buscaba el momento oportuno para formularle la pregunta que todos nos hacíamos, ¿volvería David Silveti a los ruedos?.
No me animaba a hacerla, me imponía estar frente a un hombre que sabia libraba una lucha interna muy difícil, las operaciones, el entrar y salir de los quirófanos, los viajes a Estados Unidos a esas intervenciones, los enormes gastos que todo eso implica me retenían a hacerle la pregunta, sin embargo buscando la rendija para hacerla, el milagro salio en mi auxilio y fue el mismo torero quien me dijo.
“Fíjate que esto de los perros me esta distrayendo mucho, me quita la presión de estar constantemente pensando si vuelvo a los toros, nunca lo haré si no estoy completamente seguro que no voy a causar lastimas o vergüenzas, si me llegas a ver anunciado tenlo por seguro que dentro de lo que cabe, estoy ya bien”.
Y meses después “El Capitán Calesero” me comento.
“Vaya afición de mi compadre. La semana pasada nos pasamos la noche platicando con un ganadero, a eso de las cinco y media de la mañana nos despedimos y al encaminarnos a nuestras habitaciones me solicito le acompañara a la de él para platicarme algo. No era cierto eso, quería solamente distraerse ya que diariamente hacia dos horas de pesas con las piernas y se aburría al hacerlo solo, no fallaba en sus ejercicios y la terapia, por eso fue un grande”.
“El Capi” tenía razón, la perseverancia de “El Rey” lo llevó a ocupar un envidiable puesto en el escalafón de la historia del toreo mexicano, David sigue presente en la memoria de los que lo vimos torear, su recuerdo es solo como torero, mañana se cumplen seis años de su partida y como un tonto consuelo nos conformamos viendo sus videos, se los recomendamos y les prometemos pronto se los compartiremos… Nos Vemos.

Deja un comentario