21 septiembre, 2021

EL TORO MEXICANO Y EL TORO ESPAÑOL.

Le echo valor a este escrito, me meto en terrenos “muy dificultosos”, mi desconocimiento técnico-real en la materia es mucho pero escribiré lo poco que intuyo del tema

Le echo valor a este escrito, me meto en terrenos “muy dificultosos”, mi desconocimiento técnico-real en la materia es mucho pero escribiré lo poco que intuyo del tema, espero alguien me corrija y dé una ayudadita, se que cuento con eso ya que tengo amigos ganaderos que son verdaderos sabios en su negocio, tocare el tema del toro mexicano y el toro español, la diferencia entre uno y el otro, lo que no desconozco es que entre México y España hay una distancia aproximada de diez mil kilómetros, la misma entre el toro de ellos y el nuestro, al final agregare algo indignante pero común.
La “corpulencia” entre uno y otro se semeja a los boxeadores nacionales con los de Estado Unidos. Nosotros tenemos excelentes peleadores en las categorías inferiores, ellos mandan en las altas, en las pesadas, ellos tienen un cuerpo aparatoso, rudo, basto, los de aquí un esqueleto mas propicio para moverse, para andar rítmicamente frente y alrededor de su contrincante, para hacer “el ballet” que gusta, que llena la pupila y se puede convertir en arte. Sin embargo ambos son boxeadores.
Creo que me explico, que me doy a entender, respetable es lo que hace un peso “gallo” o un mastodonte de peso “completo”, respetable es que los hispanos tengan un toro musculoso y nosotros un toro sin esa corpulencia pero con mas movilidad, mas propenso “al ballet” que gusta, son costumbres, son razas diferentes y sin embargo ambas son toros bravos. El toro mexicano con cuatro años, kilos que no sobrepasen de la media tonelada, es el que queremos ver, con las astas desarrolladas a la naturaleza de su encaste y sin “maniquiure”, solo eso, así estamos bien.
Hablo en general, allá hay bueno y malo, aquí hay bueno y malo, allá hay trucos, aquí no cantamos mal ese son, inclusive mejoramos “cualquier oferta”, pero el meollo de este asunto no creo salga del campo, sale de escritorios empresarios y agendas de apoderados, de toreros que quieren ir cómodos, y no negamos que mucho de esto se de también por culpa de la moderna cibernética y la electricidad que enciende los televisores.
Sí, la llamada pantalla chica nos deja ver, tontamente, que en España el toro tiene edad, peso, trapío y pitones que parecen largos rieles retorcidos, aquí en el país azteca nos lo creemos, tontamente, que ese es el único y verdadero toro y eso es una mentira de diez mil kilómetros. El toro mexicano “tiene su encanto propio”, suple esa musculatura con clase, con un recorrido mas propenso a que se le pueda lidiar con mas arte, con mas lentitud, con estético ballet taurino, no es el arrebato de la embestida del español, lo malo es que… Apoderados, empresarios y toreros lo hacen “montón” a los ganaderos pa´que sigan creando y criando al toro “light”, y de pasadita vetando al ganadero con los principios fundamentales de la crianza del toro auténticamente mexicano. En México también hay toros con edad, peso trapío y las cornamentas acordes a su estructura.
“Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. Toros buenos y malos los hay en todos lados.
En México hay aproximadamente 300 dehesas y basta y sobra, para avalar algo de lo mencionado sobre los “light”, que usemos nuestros dedos para contar las preferidas en plazas “de primera”, y nos sobraran para seguir chupándonoslos inocentemente, cuando el toro-toro mexicano regrese a los cosos, ese día retornara el viejo aficionado, el nuevo saboreara por vez primera lo que s una corrida con emoción y de pasadita se desfragmentarán varios toreros, españoles y nacionales, chinos, rusos y japoneses, torear a lo bueno es difícil, pegar pases cualquiera lo hace, estructurar la faena a un toro bravo da dinero y respeto, siempre y cuando las empresas pierdan el miedo a ganar como corresponde muy correctamente a quien hace las cosas… correctamente.
Y como un ejemplo mas, ya para terminar, de lo “made in México”.
Que ha llegado a “territoro” nacional el de añeja dinastía, Cayetano Rivera Ordóñez, “a´mo” a ver como corren tras él los ganaderos, becerras, vacas, novillos y toros a su entera disposición, lo que diga y mande, él les da “caché”, los prietitos apestan, ellos “no están preparados”… Una gran verdad, no están preparados, esperan milagrosamente “los preparen”… en “Sabanas y Colchas La Comodita”, (¿?), no será lo mas indicado pero no hay más… Nos Vemos.

Deja un comentario