17 septiembre, 2021

DEL FESTIVAL DE SAN MIGUEL DE ALLENDE.

PUES DE buena gana aceptamos la “incitación” de varios amigos para viajar a San Miguel de Allende, Guanajuato, al festival con la presencia de de los hermanos Joselito, matador de toros, y David Adame, becerrista.

PUES DE buena gana aceptamos la “incitación” de varios amigos para viajar a San Miguel de Allende, Guanajuato, al festival con la presencia de de los hermanos Joselito, matador de toros, y David Adame, becerrista. Antes de comenzar debo de hacer la aclaración que erróneamente escribí anteriormente que David saldría como “matador” y no lo fue así, solo ayudo en repetidas veces.
SU PARTICIPACIÓN fue en una fiesta familiar, partieron plaza aficionados prácticos y varios matadores de toros por lo que creo no es conveniente dar datos y meternos en la privacidad de esas personas que festejaban algún acontecimiento social.
LOS PRIMEROS en actuar fueron tres aficionados, ahí es donde el penúltimo de la familia Adame aprovechó para auxiliar y se le diera el correspondiente permiso de hacer un quite en cada turno. Desde luego que eran novillos, con un peso promedio de 300 kilos, demasiados para un incipiente becerrista y sin embargo su actitud nos hace escribir hoy que en este jovencito hay un prospecto al que no hay que perder de vista, sobre todo de darle toros, me refiero a que le lleven a tientas y cuanto festejo se pueda, que no se hagan tontos los directivos a donde estudia lo básico del toreo y se cuelguen logros que no merecen, en este festejo “ni las manos metieron” y así muchas de las criaturas logran pegar pases fuera de la tutoría de muchas de las escuelas que tanto “se paran el cuello” presumiendo lo que no se debe, ni se vale, y todos lo sabemos… menos ellos.
DAVID ME gustó, sobre todo su actitud, siempre en el ruedo, bien colocado, noté jamás volteó hacia donde estaba el hermano esperando consejo alguno, en sus intervenciones nos mostró una desmedida afición, queriendo hacer de todo ante la complacencia de los espectadores. En el tendido había no menos de una decena de reconocidos ganaderos, bueno es que notaran la actitud de la que hablo y a la memoria le aterrice que los toreros se hacen toreando y ellos son los más indicados para ofrecer esa preparación. MI MÁS sincera enhorabuena a este imberbe torero, no hay que perderlo de vista.
Joselito debió de abordar un avión rumbo a Quito, Ecuador, hoy lunes a las 5.45 de la mañana, en aquella ciudad torea un festival el día dos de diciembre, el 6 una corrida de toros.
DE PASADITA. Quiero agradecer a Pepe Mier nos acompañara en esta tarde, tenía tiempo de no saludarlo y siempre da gusto ver a los amigos… Nos Vemos.

Deja un comentario