ECOS DE LA SÉPTIMA TARDE EN LA COLONIA NOCHE BUENA.

SIETE TARDES ya en la temporada grande de la plaza “México”, ciclo de regresos inútiles que no han dejado nada bueno o nuevo, a no ser de los puestos perdidos para los jóvenes. Ahora los años le cobran factura a Guillermo Capetillo y ayer armó una bronca de órdago, el aire, la debilidad de sus enemigos, la falta de preparación y agreguémosle que nunca ha sido un dechado de valor, dieron lo que nos temíamos, la mentada bronca. Y ha eso se exponen con los regresos injustificados, dijeron en la transmisión que Miguel Espinosa no regresa a cumplir con su segunda tarde firmada, yo casi aseguro que ni a esa ni a las que ya se habían hablado, no es justo para la fiesta ni para los mismos toreros, lo logrado en muchos años de carrera lo tiran a la basura en dos horas. Bastara solo imaginar con que desilusión salen los aficionados nuevos, los que los ven por primera vez, como para no regresar a los cosos. Guillermo Capetillo se suma a esos maduros coletudos, él permite se le digan las cosas como las vimos y esto no es faltarle al respeto, él se lo faltó a si mismo, a su profesión y al aficionado que pago un boleto por ver una corrida de toros con “toreros en activo”, no de toreros resucitados de ultimo momento. Duele decirlo, duele ver como la plaza “México” es sede para pagar facturas sociales, una empresa privada que vive del público, el mismo que ya de forma más que notoria le ha dado la espalda.
Y TAMBIÉN duele ver como se desperdician novillos, oportunidades, así las hayan comprado. El pasado sábado fuimos testigos de la falta de… todo, de un veterano, o maduro, hombre nativo de Zacatecas, aquí muy cerca, en un lienzo charro y ante un ejemplar de Claudio Huerta, vimos como se hacen las cosas que no se deben de hacer, creo que Miguel Jaén tiene que ponerse a pensar muy seriamente sobre su futuro taurino, aseguro que la cornada en “Arroyo” le dejo muy disminuido y no es justo se exponga a un nuevo golpe o a vivir una tarde mas en igualdad de circunstancias como la relatada. Quienes le acompañaban espero sean verdaderamente sus amigos y le digan las cosas sin equivocaciones.
NO SE dieron las cosas como esperábamos con Daniel Luque, a los de “Julián Handam” se les pasó la mano en presentación, les pesaron los kilos, quizás esto deje en claro que el toro bravo mexicano no es corpulento, no es un “peso completo”, las víboras para ser mortales no miden muchos metros, perdón por la estupída comparación pero “culebras” que escriben si las hay y quieren hacer creer a los aficionados lo que no es en el toro mexicano. Hay que esperar al año entrante para conocer al verdadero Luque, por esta tarde no se pudo, además poco le faltó para irse a la enfermería vía una descomposición que pudo ser estomacal, de presión, de la altura o de la llamada “venganza de Moctezuma”, bastante volvió el estomago a mediados de la lidia de sus segundo y en pleno burladero de matadores.
LO DE José Luís Angelino no lo entiendo, con el quinto de la tarde, el menos pesado, cortaba las tandas para hacer la horrible cosa esa de salirse de la distancia donde podría ligar y que su faena explotara, no lo hacia, dejaba “huecos emocionales” de los asistentes, cortó un apéndice a pesar de mis exigencias pero ya le hace falta que salga del coso con un triunfo fuerte, es buen torero el tlaxcalteca.
LA MATERIA prima… quedo a deber bastante, una cosa es el peso y otra muy diferente la bravura, la entrada… fatal, como ya es una costumbre, no más de cinco mil personas.
POR CIERTO que tengo una inquietante dudad… ¿Se han fijado que todas las autoridades de ese coso se “uniforman” con tejanas?. Sí, con sombreros agringados, bueno fuera con tejanas de las otras, de las que usan falda, no entiendo el porque a proliferado esa moda, ni nacional ni española, puede ser que así disfracen una personalidad muy insegura, tal como lo hacen quienes lucen enormes gafas oscuras, para el sol, y no se las quitan ni por las noches, cada quien… Nos Vemos.

Deja un comentario