19 junio, 2021

EL INDULTO.

La Ordenanza Taurina dispone: “Por vía de excepción o por razones biológicas, para ser utilizado como semental, cuando una res por su trapío, bravura, prontitud, fijeza, recorrido y nobleza demostrada en su comportamiento en los tres tercios de la lidia, independientemente de la calidad de la faena a que haya sido sometida, sea merecedora del indulto, el Presidente podrá concederlo, para lo cual ordenará un toque de clarín y exhibirá un pañuelo anaranjado”

La Ordenanza Taurina dispone: “Por vía de excepción o por razones biológicas, para ser utilizado como semental, cuando una res por su trapío, bravura, prontitud, fijeza, recorrido y nobleza demostrada en su comportamiento en los tres tercios de la lidia, independientemente de la calidad de la faena a que haya sido sometida, sea merecedora del indulto, el Presidente podrá concederlo, para lo cual ordenará un toque de clarín y exhibirá un pañuelo anaranjado”.
TRAPÍO.- Se refiere a la armonía de las hechuras del toro, bien proporcionado y fuerte, de buen peso, cuernos bien colocados, puntiagudos, de regular tamaño, seriedad, presencia.
BRAVURA.- Acometer con fiereza a todos los sitios en que se le cite, se crece al castigo, que no busque las tablas, que repita la embestida, y cuando se remate la tanda, se quede en el lugar donde le dejó el lidiador, preferiblemente en los medios.
PRONTITUD.- Al citarle, embiste al engaño. No es necesario insistir para que acometa. Nótese cuando se le cita desde lejos.
FIJEZA.- Su mirada está puesta en la pañosa o en el torero, no se distrae mirando a otro lugar, es decir, no desparrama la vista.
RECORRIDO.- En el pase, embiste sin parar hasta donde le manda el lidiador, no se para a medio pase.
NOBLEZA.- Embestida suave y dulce, obedece al engaño, arrastrando el morro, va con la cabeza baja, sin derrotar, su caminar es rítmico, acompasado.
Este comportamiento debe tenerlo en los tres tercios de la lidia. Cuando sale al ruedo rematando en todos los burladeros con galope armónico, al ser recibido con el capote, al acudir al caballo desde lejos, cargando contra el caballo, empleándose y creciéndose ante el puyazo una y otra vez. En el tercio de banderillas, embestida contra el banderillero apenas le vea o se le cite. Igualmente se debe comportar en el tercio de muleta, tan pronto se le cite vaya con hocico por la arena.
Un toro que cumpla estas condiciones merece que se dedique a la reproducción como semental en su ganadería, para que tenga descendencia semejantes en su bravura, encaste y nobleza.
Esta es la razón biológica, presente en todas las reglamentaciones taurinas. No debe indultarse un toro para proteger al torero, evitando que falle con la espada.

Deja un comentario