ALBERTO BALDERAS REYES, “EL TORERO DE MÉXICO”.

“El Torero de México”, el virtuoso del violín, Alberto Balderas Reyes, el mismo del que Juan Belmonte dijo le vio la faena perfecta, que fue en Sevilla un 18 de mayo de 1929, dejó entre los aficionados su firma de toreo artista, fino y valiente, toreaba con él ese día con Jesús Solórzano y lidiaron ganado de “Guadalest”.
Muere en la plaza de “La Condesa” de la ciudad de México, estando en su apogeo como matador de toros y durante la llamada “Época de Oro” del toreo, tanto en México como en España. Nació en la ciudad de México, Distrito Federal, el 8 octubre de 1910. La fecha del fatal acontecimiento se recuerda en este día 29 de diciembre. Algo de su vida.
Balderas se inició como niño torero en 1927 y contaba con 30 años al morir, debuta en público el 10 de enero de 1926, en Mixcoac, dentro del perímetro de la capital azteca, su padre fue uno de los más reconocidos directores de orquesta de México.
En la temporada de 1929 viaja a España, debutando como novillero el 23 de junio en Vistalegre, con un éxito rotundo. Debut en Madrid: 15 de agosto de 1929. En la temporada 1930 torea 27 novilladas en España.
Recibe la alternativa el 19 de septiembre de 1930, en Morón de la Frontera, Sevilla, de manos de Manuel Mejías, “Bienvenida”, que le cedió la muerte de “Hocicudo”, y Andrés Mérida de testigo. La confirma en Madrid un mes más tarde de manos de Cayetano Ordóñez, “El Niño de la Palma”.
Fue “Cobijero”, de la ganadería de “Piedras Negras”, con 516 kilos de peso, corniapretado, de pinta negra y meano, el causante de la cornada mortal, el 29 de diciembre de 1940. Esa tarde recibía la alternativa Andrés Blando, la tragedia ocurrió cuando José González, “Carnicerito de México”, solicitaba permiso a la H. Autoridad, “Cobijero” le embistió intempestivamente y “El Chato”, como también se le conocía a Balderas, y que se le zurcía la taleguilla en el callejón en esos momentos, se dio cuenta que su alternante corría peligro al estar distraído, reacciona de forma rápida, brinca las tablas y al intentar llamar a “Cobijero”, este le atropella y le parte el hígado.
México entero le lloró, por algo fue bautizado como “El Torero de México”, hoy le recordamos después de 69 años de la tragedia.
¡Que en paz este!.

Deja un comentario