A PROPÓSITO DE LAS NOVILLADAS… LOS RABOS MADRILEÑOS.

NO HAY fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla. Poco habrá de vivir aquel al que ahorquen el lunes. Y si le dan mastuerzo este mencionado lunes, cuando menos ya vivió la novillada que el día anterior inaugura la temporada local con una tercia que promete, Gerardo Adame, Jorge Didier y Frausto con novillos de Real de Saltillo. A otros temas.
ALGUNOS DATOS interesantes… Francisco Montes, “Paquiro”, fue quien implementó la orden de que los toreros usaran la montera, el atavío que se lleva en la cabeza y se monta a ras de las cejas del espada. Don Luís Mazzantini hizo fueran obligatorios los sorteos para no favorecer a ningún participante en todo tipo de festejo. Los petos que protegen a las cabalgaduras los obligan a usar desde la orden dispuesta en los años del mandato de Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, 1930. La primera oreja concedida fue en Madrid, al matador de Algeciras José Lara, “Chicorro”, se la cortó al toro “Medias Negras”, de Benjumea, el 29 de octubre de 1876, con Alfonso XII en el palco real. La segunda oreja se concedió el 2 de octubre de 1910 a Vicente Pastor, fue la del toro “Carbonero”, de Concha y Sierra. En Sevilla se da la primera oreja en el año 1915 y fue para Joselito, el 30 de septiembre que se encerró en la Maestranza con seis de Santa Coloma, “Cantinero” fue el nombre del toro desorejado por el célebre torero.
EN MADRID solo se han cortado 10 rabos, los tres con los que se inicia la lista fueron en su plaza vieja y ya desaparecida. El primero se lo llevó José Roger, “Valencia I”, el logro fue a un novillo de Pablo Romero el 11 de agosto de 1918. Para Joselito fue el segundo, a un toro de Guadalest el 10 de octubre de ese mismo año. Matías Lara, “Larita”, cortó el tercer rabo un toro de Palha el 8 mayo de 1921.
EN LA tarde inaugural de Las Ventas, 24 de octubre de 1934, se vio como don Juan Belmonte obtenía el cuarto de la lista madrileña, fue a un ejemplar de Carmen de Federico. Él mismo repite la hazaña llevándose el quinto, esto sucede un 22 de septiembre del 35 a un ejemplar de Coquilla. Ese año fue histórico, se cortaron tres rabos más en el transcurso de solo siete días, entre el 22 y 29 de septiembre de 1935. Alfredo Corrochano el mismo día 22, a un toro de la misma ganadería, y el 29 de septiembre de “Curro” Caro y Lorenzo Garza a dos toros de la ganadería de Emilia Mejías. El noveno rabo fue para Manolo Bienvenida el 4 de junio de 1936 a un toro de Sánchez Fabrés, Marcial Lalanda el 18 de octubre de 1942 a un toro de Antonio Pérez Tabernero.
HASTA AQUÍ todo iba de maneras muy correctas, y enérgicas, tan lo fue así que durante cuatro décadas ese apéndice no apareció en manos de ningún espada, sin embargo el 22 de mayo de 1972 anunciaban, en plena feria de San Isidro, a Andrés Vázquez, a Sebastián Palomo Linares y a Francisco, “Curro”, Rivera con un encierro de Atanasio Fernández. “Curro” obtuvo en esa fecha cuatro orejas y siendo la H. Autoridad muy nacionalista, dio a Palomo el rabo de “Cigarrón”. Así por este hecho salieron por la puerta grande los dos últimos espadas y el juez de plaza no salió, entro derecho a su casa, perdió el puesto por el absurdo obsequio a su paisano.
Y SI bien es cierto que estamos escribiendo de apéndices, les recuerdo que soy abstemio, que jamás he ingerido, inyectado, calado, olido, aspirado o fumado droga alguna, esto lo saben todos los que me conocen. Hago esta aclaración ya que lo que les presentare el día de mañana pudiera parecerles causa de una intoxicación cerebral causada por algo no normal, alucinaciones de un desahuciado y/o deshuesado mental. Es algo insólito, algo que solo una vez se ha visto en la historia de la tauromaquia y muy poco divulgado, sucedió en Valencia y esto lo verán avalado con una grafica que aunque borrosa, da fiel testimonio de que se les ocurrió hacer a los miembros de una peña bautizada como “Miura”. Les adelanto que se trata del único toro que ha ganado un trofeo y este fue un (¿?)… Nos Vemos.

Deja un comentario