5 agosto, 2021

ADAME UNA DE CAL OTRA DE ARENA; DOS OREJAS.

Frausto verde y con “rajita…”.
Magnifica ha sido la inauguración de la temporada novilleril bautizada en honor del extinto José María Luévano

Frausto verde y con “rajita…”.
Magnifica ha sido la inauguración de la temporada novilleril bautizada en honor del extinto José María Luévano, a idea e impulso de mi estimado amigo periodista televisivo Arq. Jesús Rangel y el empresario José Luis Ramírez, en cuyo honor se brindo un minuto de aplausos al termino del despeje, y dos de los novilleros le brindaron simbólicamente la muerte de uno de sus novillos, y decimos que ha sido magnifica la tarde, porque se ha lidiado un encierro de Real de Saltillo, de comportamiento irregular, recibiendo el premio del arrastre lento los novillos lidiados en cuarto y quinto lugares.
El bello y añejo coso de la calle Democracia, registro casi el lleno en sombra y más de media entrada en sol, en una tarde de temperatura agradable y algunas ráfagas de viento, que por momentos pusieron en riesgo a los toreros, viviéndose diversos pasajes durante el festejo, yendo desde los momentos de peligro que pasaron Adame, pero sobre todo Frausto, hasta la aparición de un muchacho no tan jovencito que se lanzo de espontaneo sin la actitud y arrojo propio de esta imagen en total extinción desde hace algunos ayeres. Al parecer es hijo del finado matador Rubén Salazar.
El cartel compuesto por una tercia de acalitanos Gerardo Adame (tabaco y oro), a la postre el triunfador al cortar las orejas de su segundo, Jorge Didier (azul y oro) e hizo su presentación como novillero Ricardo Frausto (grana y oro).
El de mayor antigüedad y primo de Joselito Adame, a quien le brindaron un novillo, Gerardo, con su primero, un novillo bravo que desarrollo temperamento y violencia, realmente no tuvo los argumentos para salvar la asignatura, viviendo su trasteos etapas de total desconcierto y hasta cierto punto, nerviosismo, incluso torpeza, pero con su segundo, un estupendo novillo de muy diferente tipo a sus hermanos, bravo con los montados, termino por acudir a la tela con mucha calidad y templanza, débil ciertamente, Adame más sereno y reposado, fue cimentando una bella actuación, al permitirle el buen novillo, que el muchacho se expresara intensamente con cadencia, con temple y empaque, con una perezosa despaciosidad, cuajando series en redondo sobre ambas manos muy completas, al entender con prefectura las condiciones de novillo, metiéndolo en la canasta para romperse el torero por completo con la sarga. Y como matara al primer viaje, sin con su primero saludo en los tercios, a este le corto las orejas ante la absoluta petición del público, ganándose no solo el capote y la muleta en disputa, también la repetición para el domingo próximo.
Jorge Didier ha tenido una tarde de la que tiene mucho que reflexionar, de repasar para corregir actitudes, defectos y decisión. En su primero naufrago con rotundidad, acusando una absoluta falta de sitio, y un retroceso por la misma causa. En su esbozo de faena, fue notorio como anduvo a la deriva. Saludo en el tercio, gracias a qué?, no lo sé. Pero las cosas no fueron muy distintas, no obstante de caer en sus manos un novillo con buen fondo, con la dificultad única de ser bravo, y al que había que hacerle las cosas muy bien, y tomarle la distancia para engarzar los pases y fundirse en las tandas. Mas como no se pusiera en el sitio ni lo llevara sometido en la muleta, las cosas le pintaron desgraciadamente bastos, y el premio existente se lo acreditaron los restos del buen novillo, que se le escapo como agua, entre los dedos, al que se le concedió el arrastre lento, ante el desencanto de Didier que escucho un aviso muy pero muy perezoso.
En Ricardo Frausto, el público pudo ver las buenas cualidades y valor que atesora. Se trata de un joven espigado, y como decía el periodista potosino Manolo Herrera, con estampa de torero antiguo, recio, con un valor y hombría similar a esos diestros de antaño, verde, muy verde, pero verde esperanza por todo cuanto dejo ver durante su actuación.
Ante este agravante, con el tercero, un novillo con motor, que metió la cabeza con clase, solo se dejo ver en con intensidad en algunos destellos aislados, destacándose de sobre manera la serie de bernardinas muy ceñidas y temerarias con que abrocho propiamente su actuación. Mato de media y al tercer golpe del verduguillo. El público le reclamo su presencia en los tercios. Su segundo a punto estuvo de enviarlo a la enfermería para que le remendaran la piel y anexas, cuando a los primeros compases del ultimo tercio, el astifino novillo se lo prendió de forma espeluznante, romaneándolo y pasándoselo de un pitón al otro, y todavía, le levanto de la arena para volver a izarlo con inaudita saña, con tan mala intención, como mala fortuna para el novillo, porque una vez más La Divina Previdencia, patrona de los nobeles, estuvo presente, salvándolo de un percance muy serio, de tan milagrosa manera, que ni la ropa le destrozo. De los brazos de las asistencias, se soltó para encabritado irse en busca del causante del desaguisado, para imponerse a su enemigo, obligándole a volver sobre la muleta y no la humanidad del torero, reponiendo el terreno y saliendo adelante después de cada pase, teniendo siempre muy fijas las zapatillas en la arena, reaccionando sonoramente el publico a su favor. Al final fallo por su impericia y falta de preparación a la hora de oficiar con la toledana, cuya suerte deberá aprender a dominar, y como reconocimiento del populo escucho el grito de torero-torero, aunque sin mucho calado.
Se anuncio el adelanto para la segunda novillada, presentándose en la San Marcos los novilleros Christian Verdín, mexicano y el portugués Paquito Velázquez, y de acuerdo a la información vertida al termino de la primer novillada por el empresario Ricardo Sánchez, la tercia la completa Gerardo Adame, con novillos de Malpaso, de tan gratos recuerdos.

Deja un comentario