5 agosto, 2021

CERTAMEN INTERNACIONAL DE ESCUELAS TAURINAS, CARLOS ARANDA DE DAIMIEL GRAN TRIUNFADOR.

Se celebro ayer en Málaga la primera becerrada del Certamen organizado por la Escuela Taurina de Málaga y la Federación internacional de Escuelas Taurinas, una lástima, que los tendidos no estuvieran a reventar para ver a estas promesas del toreo, más si cabe, que la entrada era totalmente gratuita, aun así, un fuerte aplauso para la organización de estos espectáculos que son muy importantes para el futuro de la fiesta y su fomento.

Se celebro ayer en Málaga la primera becerrada del Certamen organizado por la Escuela Taurina de Málaga y la Federación internacional de Escuelas Taurinas, una lástima, que los tendidos no estuvieran a reventar para ver a estas promesas del toreo, más si cabe, que la entrada era totalmente gratuita, aun así, un fuerte aplauso para la organización de estos espectáculos que son muy importantes para el futuro de la fiesta y su fomento.
Actuó en primer lugar Filiberto Martínez, de la Escuela de Albacete, que topo con un muy flojo añojo, al cual exprimió todo lo que pudo, saludo al animal con verónicas para posteriormente y tras un único par de banderillas tomar la muleta, dejando muestra de su saber y arte, tanto con la mano izquierda como con la derecha, aunque la faena no logro llegar a los tendidos. Mato de estocada entera tardando en caer el animal, saludando una ovación.
En segundo lugar actuó Cristian Ponce, de la Escuela Taurina de Salamanca. Recibió al animal, un añojo negro algo más grande que el primero, con lances denotando su conocimiento para tras dos pares de banderillas y brindar al público, comenzar la faena de muleta con la mano derecha, destacando algunos muletazos sueltos que consiguieron sacar los aplausos del frio publico que ayer se encontraba en la Malagueta. Aprovecho todas las envestidas del animal, para cuadrar y matar al animal de una estocada entera, recibiendo tras su petición, una oreja, dando la vuelta al ruedo.
Robert Beltrán, actuó en tercer lugar, destacando de su actuación las ganas que mostro en todo momento y su disposición, y dejando algún que otro lance suelto, además de recibir al animal con una larga cambiada de rodillas. Destacar en este tercer añojo el quite que realizo Carlos Aranda a la salida de un par de banderillas al subalterno correspondiente, demostrando que en todo momento que este si sabe estar en su sitio en todo momento, muestra de que además de todos los valores que atesora, tiene uno muy importante que le funciona muy bien, y que es muy importante, “la cabeza”, y así lo demostró.
En cuarto lugar, se dio lo mejor de la becerrada, salió un añojo mas hecho, que se encontró con Carlos Aranda, este novillero, todavía casi un niño con 15 años, de la Escuela Taurina de Baeza, aunque natural de Daimiel, demostró estar a un nivel excepcional. Con el capote recibió al añojo con dos largas cambiadas en el tercio y aunque el animal salía suelto y mostraba su querencia, le receto un buen ramillete de verónicas para rematar con una media de cartel de toros. Recibió el animal una mala brega durante el quite y banderillas llevándose por delante a Cesar Valencia y posteriormente al subalterno que se encontraba bregando. Brindó Carlos a D. Eduardo Ordoñez y D. Antonio Lozano comenzando la faena en el tercio con la mano derecha para ir sacándose al añojo para fuera rematando con un profundo pase de pecho a la vez que se escuchaba en la Malagueta los acordes del pasodoble “Carlos Aranda” momento histórico, por primera vez era interpretado en una Plaza de Toros dicho pasodoble. Continuo Carlos con la mano derecha arrancando los oles del público y esta vez sí, el público se metió en la faena haciendo crecer en intensidad la misma, consiguió Carlos momento de toreo del bueno, cargando la suerte, y demostrando que no quiere ser uno más en esto del toreo. Exprimió al animal con la mano derecha continuando con la mano izquierda, consiguiendo una tanda de naturales de preciosa estampa, termino nuevamente con la mano derecha para tras varias chicuelinas, matar de más de media estocada arriba y tras caer el animal conseguir meritoriamente las dos orejas las cuales paseo orgullosamente en su primer paseíllo en una plaza de primera categoría.
Señalar que a este novillo se le concedió la vuelta al ruedo, considerando excesivo semejante premio, tras lo demostrado por el animal en la primera mitad de la faena tanto con capote como muleta.
Salió Cesar Valencia, en el quinto, a por todas, y se fue a chiqueros, para recibir al añojo a “porta gayola” y coger los palos para banderillear, poniéndole ganas aunque falto acierto, cayendo los palos muy bajos, salvo el tercer par. Demostró su técnica adquirida en la Escuela de Madrid, aunque falto todavía de actuaciones, no consiguiendo llegar al tendido. En último lugar, salió Andy, del Centro Francés de Tauromaquia, que mostró ganas pero que topó con un animal que no le puso fácil el templarlo, siendo silenciado en su actuación.
En resumen, becerrada entretenida, con el triunfador de la Escuelas Andaluzas, Carlos Aranda, otra vez, llamando la atención, y realizando lo más destacado con diferencia del festejo.
Y por último, mención especial para esa Banda que es la envidia de todas la plazas de toros, un 10.

Deja un comentario