CIUDAD REAL, 3ª DE FERIA. LLENAZO PARA AGUA, BOSTEZOS, Y CHISPAZO DE MANZANARES.

Ficha del festejo de rejones.
Plaza de toros de Ciudad Real. Toros de El Quintanar bien presentados y juego desigual el mejor el sexto. Lleno en los tendidos y lluvia intermitente que no impidió para nada la lidia.
Fermín Bohórquez: división de opiniones y ovación.
Noelia Mota: vuelta al ruedo y orejita.
Manuel Manzanares: ovación y oreja con petición de la segunda no atendida y gran bronca a la presidencia.
Se presumía el lleno por aquello de los regalos del abono para quien no interesa y así fue, gente a pasarlo bien y a veces como ocurrió hoy pedir por pedir y la presidencia que se excedió en el trofeo concedido a Noelia Mota fue cicatero con Manzanares en el sexto y para su salvedad el bajonazo fue de escándalo pero antes premio con una a Mota por tres pinchazos y ya se sabe aguantar que para eso está.
Fermín Bohórquez pasó tan triste y afligido que algunos no se enteraron que estuvo por allí, su apatía y lo pulcro y antiguo de su toreo más que emocionar adormece a cualquiera, se salvo en los pares de banderillas a dos manos de segundo en terreno de chiqueros clavando al estribo y en todo lo alto el resto para olvidar.
Noelia Mota progresa en el favor de los públicos poco habituales y levanta simpatías allá por donde va y hoy no iba a ser menos sonrisas y complicidad máxima con el respetable a base de ademanes y guiños, pero toreo más bien poco, todo con prisas y a grupas pasadas así como los intentos de trazar muletazos en la cara del toro, la doma en gran mejoría, pero a la hora de matar no remata, pero ahí está la petición y la simpatía dio una vuelta al ruedo por su cuenta y se llevo una oreja del quinto por una petición minoritaria tras una labor agotadora para matar de tres pinchazos y rejón bajo calamitoso para el usía.
Manuel Manzanares perdió el trofeo de su primero por el rejón de muerte claramente, antes había pasado en falso para el rejón de castigo aunque enmendó la plana después sobre todo con su caballo “Garibaldi” tres pares de banderillas al estribo y al quiebro levantaron la tarde pero después ya quedo relatado su fallo a la hora de matar. Su segundo fue otro cantar un zambombo tan precioso como noble le hicieron dibujar auténticos muletazos subido en “Talismán” ambos caballos tuvieron nota alta y cuando todo a favor incluida la banda de música un rejón infame acababa con la vida del toro se pidió la segunda oreja con mucha fuerza pero el error del usía venía de atrás no había remedio los tres toreros a caballo salían del coso a pie y en justicia a lo visto no pertenecía otra cosa.

Deja un comentario