1 agosto, 2021

DE LOS TOROS… CON VERDAD… UN MUY BRAVO ALCURRUCÉN; ADAME ESTUVO A LA ALTURA.

Madrid, España. Las Ventas matritense. Corrida de la Prensa.
Cartel internacional alternando con un español, un francés y un mexicano. Viva la competición…
Y no, no cabía un alfiler en tarde por demás bochornosa y la presencia del rey Don Juan Carlos en barrera debajo de mi delantera del tendido uno. Muy querido fue aplaudido y amable como es correspondió. Le he visto muy delgado y con cierta cojera, contraste del hombrón alto, fuerte y sonriente que tradicionalmente es.

Madrid, España. Las Ventas matritense. Corrida de la Prensa.
Cartel internacional alternando con un español, un francés y un mexicano. Viva la competición…
Y no, no cabía un alfiler en tarde por demás bochornosa y la presencia del rey Don Juan Carlos en barrera debajo de mi delantera del tendido uno. Muy querido fue aplaudido y amable como es correspondió. Le he visto muy delgado y con cierta cojera, contraste del hombrón alto, fuerte y sonriente que tradicionalmente es.
Conociendo la ganadería de Alcurrucén y la afición y esmero que en ella desbordan los hermanos Lozano, principalmente Pablo que es quien la lleva, siempre me resulta interesante ver los ejemplares lidiar en la plaza. Los de ayer tuvieron desigual presentación, aunque fieles al fenotipo de su origen con algunos de gran belleza de lámina y muy bien armados con astifinas defensas.
Destacaron dos, el que abrió y confirmó la alternativa del aguascalentense Joselito Adame, y el segundo, verdaderamente de excepción, que aunque empleándose poco en el castigo, llegó a la muleta bravo en verdad; toro muy demandante que exigió todo a su matador Sebastián Castella. Ejemplar entregado de continuo, rápido y con fehaciente potencia en las embestidas y su permanente repetir. El torero debió de aguantarlo, estando y quedándose allí con valor cabal, auténtico, de verdad e, importantísimo, cogerle el ritmo y templarlo, — templarlo, el gran mérito que sí –, sin que el engaño fuese alcanzado y trompicado empleándose en la ligazón. Faena trascendentemente espectacular de series largas, llegué a contar hasta seis muletazos en una para intercalar cambios de mano, el molinete y remate de pecho de pitón a rabo.
Recibió un aviso antes aún del primer envite, cobrando estocada defectuosa con derrame que demeritó ganándose solo un apéndice, — el toro era de dos y con ello de Puerta Grande –, y petición de vuelta al bravo alcurruceleño que no se dio toda vez que aquí cuenta y con mucho, el comportamiento en el caballo y las puyas, y ahí, pues…
El paisano Joselito Adame se ha ganado el aprecio y el respeto de la afición madrileña, cuando salió con la consigna de triunfar al coste que fuere. Actitud, determinación, absoluta entrega, decisión y un claro concepto de resolución fincado en su pisar fuerte, con la seguridad que da el oficio bien aprendido en un asimilada técnica.
De inicio de faena tras de un achuchón, perdió el ayudado; no podía perder ni oportunidad ni tiempo, empleándose con la muleta sola en series de naturales tanto con la diestra como con la zurda corriendo la mano a un astado con noble y fijo, con son y buen recorrido, rematando con pases de costadillo y alguno de pecho vaciando más. Cerró con ceñidas bernadinas para estoquear traserillo de colocación saliendo a saludar al tercio.
Con el sexto que cerró tarde, Joselito aprovechó cierta nobleza, pero con el corto acometer y el poco fondo del burel, no remontó la faena despenando con brevedad para escuchar palmas.
No veo bien a Perera… Aprecio a Miguel Ángel empeñoso y con voluntad pero… Pero apurado, descompasado, sin encontrar sitio ni distancia al peor lote de la tarde que resultó deslucido con cornúpetas muy agresivos de cuerna y de acusada mansedumbre, para con el acero estar mal; muy mal, sin aprovechar su elevada estatura y largueza de brazos, saliéndose de la suerte desde perfilarse, para ejecutar estocadas muy defectuosas siendo despedido entre música de viento. Tendrá que afinarse con los estoques que valor, sin duda alguna, lo tiene y ha mostrado de sobra.
Correo electrónico: francisco@baruqui.com

Deja un comentario