28 julio, 2021

DE NUEVO JOSÉ TOMÁS VUELVE A INYECTARLE AL MEDIO LA DINÁMICA REACTIVA QUE MUY POCOS LEN HAN PODIDO DAR.

ARRSTRE LENTO… (Por ser en verdad histórica la trayectoria de José Tomás, un personaje de literatura que en vida sencillamente resulta inagotable, abusando de la amabilidad del lector intentaré reflexionar públicamente en un artículo que, por las limitantes del espacio, tendría una extensión inapropiada para un diario, razón por la cual lo realizaré en dos entregas).

ARRSTRE LENTO… (Por ser en verdad histórica la trayectoria de José Tomás, un personaje de literatura que en vida sencillamente resulta inagotable, abusando de la amabilidad del lector intentaré reflexionar públicamente en un artículo que, por las limitantes del espacio, tendría una extensión inapropiada para un diario, razón por la cual lo realizaré en dos entregas).
PRIMERA PARTE.
Aunque es obvio que una vez más la sociedad internacional taurina, y de manera muy significativa la de Aguascalientes, vuelve la vista al fenómeno de Galapagar llamado José Tomás, me queda la sospecha de que el taurino de cualquier lugar del mundo nunca dejó de tenerle presente. Lo cierto es el anuncio de su regreso a la actividad profesional le viene a inyectar una dinámica influyente al medio poco frecuente por fresca e intensa.
El influjo de la mística del genial diestro, al que la afición de Aguascalientes conoció en su faceta de novillero, ha obligado al taurino, concretamente al profesional que se viste de seda y oro, a ampliar los horizontes de realización en los ruedos toda vez que, como ejemplo, el madrileño ha conducido a muchas conciencias al recto camino de la entrega a cabalidad. ¿Habíase visto genialidad parecida en estos tiempos de espanto y abandono espiritual?
Queda demostrado entonces que a cualquier taurino con mediana comprensión de la Fiesta moderna José Tomás no les puede ser indiferente. Hoy, luego del anuncio formal de su reaparición, el afamado diestro vuelve a ser un referente obligado en cualquier tertulia, inclusive en las que se podrían reunir aquellos gratuitos enemigos suyos que se empeñan en robarle luz y perspectiva encuadrándolo en un marco prosaico, tosco y grosero, catalogándolo como un vulgar trapeador de sangre. Otros ¡vaya ceguera! lo identifican como el Tancredo de luces.
¿Por qué ciertos taurinos argumentan que la tesis de José Tomás es fría, rígida, acartonada, sin vuelos en la imaginación, y sin galas poéticas? ¿Por qué….? ¡Pues no lo sé!
Con permiso de Usted, amable lector, voy a hablar en primera persona. Desde que lo vi actuar en la plaza San Marcos como novillero José Tomás ha hablado con palabras cortas y breves, pero muy intensas, y ha expuesto su teoría con rasgos bien delineados y concisos. Se ha expresado por lo regular con cifras menudas y diáfanas. Ha sido esa su tendencia natural.
Desde que lo vi aquí, me quedé con la impresión, confirmada a través de subsecuentes actuaciones, que “El es así”: sin escatimar nada da su verdad, y la da toda entera olvidándose de galas, de floreos y de lindezas: no las desprecia, ¡no!, pero… no tiene tiempo para prestarles atención. Su objetivo ha sido la esencia nada más.
José Tomás, el que parece nunca reír, vive abstraído en su mundo de ideas y concepciones, lleno de un sinfín de sombras densas, todas ellas preñadas de revelaciones angustiosas. Y su diálogo lo establece luego de la fecundación de sus profundos silencios y espacios interiores. Y su lenguaje, el que todos escuchamos en cualquier ruedo donde dialoga, queda como el eco del revuelo de las alas imaginarias que lo han elevado a la cúspide que sólo los privilegiados han podido conocer.
Tan singular es la actitud –conocida aquí desde su presentación – que no dudo que ya esté inscrito en el selecto grupo de los toreros ejemplares que ingresan a la elite de los “clásicos”.
CONTINUARÁ MAÑANA.
arratrelento@gmail.com

Deja un comentario